2171950_500.jpg

Empresas & Mercados

China elimina el mecanismo de suspensión automática de operaciones tras desplome de bolsas

EFE 07/01/2016

Esto luego de que el mecanismo que entró en funcionamiento esta misma semana, haya causado el cierre anticipado de las bolsas chinas en dos ocasiones en sólo cuatro jornadas de aplicación.

Las autoridades chinas anunciaron la suspensión a partir de este vierenes del mecanismo automático de suspensión de las bolsas en caso de movimientos bruscos, que ya ha cerrado los mercados en dos ocasiones esta semana causando turbulencias en todo el mundo. 

La decisión fue anunciada a última hora de la noche del jueves en China, luego de que el mecanismo causara el cierre de las bolsas el lunes y hoy mismo.

“Actualmente, los efectos negativos del mecanismo son mayores que los efectos positivos. Por tanto, la Comisión Reguladora del Mercado de Valores de China decide suspender el mecanismo interruptor, para mantener la estabilidad del mercado”, afirmó un portavoz del organismo, Deng Ken, en un comunicado divulgado por la agencia oficial Xinhua. 

El mecanismo entró en vigor con el nuevo año y estaba operativo a partir del lunes pasado, en la primera sesión de este ejercicio, dentro de una serie de medidas aplicadas por las autoridades para evitar los fuertes desplomes de julio y agosto pasados, que conmocionaron a las bolsas chinas y contagiaron a los mercados mundiales. 

El sistema de interrupción establece que cuando el índice conjunto CSI 300 (que agrupa a 300 valores cotizados en las dos bolsas chinas, las de Shanghái y Shenzhen) baja o sube un 5%, se produce una parada automática de 15 minutos. 

Si tras la reanudación los movimientos fuertes continúan y se alcanza una variación del 7%, se suspende la sesión hasta el día siguiente. 

Sin embargo, la buena intención de las autoridades no contó con el temor de los inversores individuales, de los que en China hay unos 90 millones, y que vendieron acciones de forma masiva esta semana ante el temor a una oleada vendedora la próxima semana, lo que causó una auténtica debacle en las cotizaciones.