Santiago sin congestión en vacaciones

Empresas & Mercados

CEO extranjeros relatan cómo es trabajar en Chile y entran al debate migratorio

Gustavo Orellana 22/04/2018

Con la discusión sobre inmigración en pleno apogeo, PULSO consultó a cuatro altos ejecutivos extranjeros que ya llevan algunos años trabajando en el país cómo ha sido su experiencia y, además, qué lectura hacen de las visiones en disputa. En general, creen que este fenómeno, bastante más común en el mundo desarrollado, puede ser una oportunidad para que Chile enriquezca su cultura, potencie su economía y gane en atracción de talento.

“Chile tiene una enorme oportunidad de enriquecer su cultura”

Fernando Reitich, presidente del directorio de CAP: “Viví en la Argentina, donde crecí, y en los Estados Unidos, adonde emigré de muy joven. Mi experiencia ha sido muy variada y, de todas maneras, extremadamente enriquecedora. Llegué a una sociedad que, como era de esperar, tiene su propia idiosincrasia. Y, como en cada una en las que me tocara vivir, con sus grandes virtudes y defectos. Entre las virtudes destaco la cultura del trabajo y el compromiso por el desarrollo social y económico, especialmente en los últimos 40 años. Encuentro, sin embargo, que la sociedad chilena es más bien “cerrada” -probablemente por su propia historia- y un tanto jerárquica y autorreferente.

Mi impresión es que Chile tiene una enorme oportunidad de enriquecer su cultura, de avanzar en la diversidad y de atraer talento (en su más amplia acepción), a través de la inmigración. En esto, creo que hay mucho que aprender y poco por “inventar”: la historia está repleta de éxitos y fracasos sobre los que se puede construir. Y, nuevamente, más que un “problema”, considero que esto constituye una verdadera oportunidad para el trabajo conjunto de las autoridades y de la sociedad en general”.

“El país tiene todo el potencial para convertirse en ejemplo de integración”

Axel Leveque, CEO de Engie Energía Chile: “La primera vez que llegué a vivir a Chile fue en 1999, a la ciudad de Tocopilla, lugar donde estuve durante dos años. Luego, en 2002 nos mudamos a Concón y ya en 2014 regresé por tercera vez y nos radicamos junto a mi familia en la ciudad de Santiago, lugar donde vivo actualmente.

Chile es un país muy acogedor. Desde que llegué me ha sorprendido la calidez de su gente y la diversidad de sus paisajes. En general, ha sido una experiencia muy grata y algo que no deja de sorprenderme es el gran desarrollo económico que ha logrado en los últimos 20 años. Es un país que avanza a paso firme, y por mi lado estoy muy contento de contribuir, a través de mi trabajo, a ese desarrollo.

Hoy el debate está en cómo hacerse cargo de integrar a las personas que llegan, y en cómo hacerlos parte de la economía nacional. La inmigración supone muchos beneficios: por un lado, el intercambio intelectual y cultural, y por otro, la obtención de fuerza laboral. Creo que se está avanzando en llevar adelante un proceso migratorio eficiente y seguro para el país. Chile tiene todo el potencial para convertirse en un ejemplo en América Latina si logra establecer buenas políticas de integración”.

“Es muy importante definir un marco normativo de reglas claras”

Valter Moro, gerente general de Enel Generación Chile: “Este es mi cuarto año en Chile. Llegué a fines de 2014. Mi experiencia ha sido súper positiva. Llegué con mi familia, mi señora y dos hijos. Antes trabajé unos tres años en España.

Nos sentimos desde el primer momento en casa, tanto en el contexto laboral como en el contexto social. Además, Chile ofrece escenarios de naturaleza únicos al mundo.

La migración no es un fenómeno nuevo y no hay que olvidar los fenómenos migratorios del pasado que han generado muchas oportunidades tanto para los migrantes como para los países que los han recibido. Chile no es una excepción. Yo creo que hay que vivir los recientes fenómenos de migración como una oportunidad para el país y no como una amenaza.

Por supuesto es muy importante definir un marco normativo de reglas claras que ofrezcan garantías tanto a los migrantes como los países que los acogen. ¿Es Chile un país abierto a la migración? Ya lo ha sido en el pasado, creo que Chile tiene la fuerza para transformar estos recientes fenómenos en nuevas oportunidades”.

“Las migraciones son un factor de desarrollo y enriquecimiento social”

Jean-Michel Cabanes, ex CEO de GNL Mejillones: “Llegué en agosto de 2012, pero ya había vivido en Chile entre 1981 y 1983, cuando conocí a mi señora y nos casamos. Mi señora es chilena y francesa, nuestros tres hijos tienen la doble nacionalidad.

Como gerente general de GNL Mejillones durante cinco años y medio, me tocó liderar el final de la construcción del terminal de regasificación de Mejillones. Así, me tocó gestionar relaciones entre colaboradores y empresas chilenas con profesionales de múltiples procedencias: belgas, españoles, franceses, mexicanos, venezolanos, argentinos, peruanos, bolivianos, etc.

Construir sinergias en base a esta variedad de nacionalidades nunca ha sido un desafío, sino que un gusto intenso y una profunda satisfacción personal. No es siempre fácil entender y aceptar mentalidades, actitudes y esquemas mentales distintos. Necesita gran capacidad de escucha, de comunicación.

Estoy convencido que, de modo general, las migraciones son un factor de desarrollo, crecimiento y enriquecimiento social colectivo. Chile es un país de migrantes, y sigue atrayendo familias del mundo entero, en particular de América y de Europa. ¡Lo que valora el país y su gente!”.