Criptomonedas

Empresas & Mercados

CEF monitorea impacto de criptomonedas en el mercado y analiza sus efectos tributarios

M. Villena / M. Marusic 15/02/2018

Cada vez son más los actores gubernamentales que se unen a la discusión de las divisas digitales. En la sesión de enero la instancia analizó los riesgos que introducen en términos de evasión tributaria, lavado de activos y financiamiento al terrorismo.

El año pasado fue histórico para el bitcoin: subió 1.403% y el 18 de diciembre registró su mayor nivel histórico al alcanzar los US$18.674,48. Sin embargo, desde entonces ha caído 50%.

Las criptomonedas, ya sea por sus subidas, bajadas o por el uso que se les ha dado, no dejan indiferente a nadie, ni siquiera al Consejo de Estabilidad Financiera (CEF), que en la sesión de enero analizó los potenciales impactos financieros.

Así lo refleja el acta del mes pasado, en la que se detalla que los miembros del CEF analizaron los potenciales efectos sobre la estabilidad financiera que podría gatillar el uso y la inversión en criptodivisas, “y los riesgos que estas introducen en términos de evasión tributaria, lavado de activos y financiamiento al terrorismo”, informa el acta de la sesión.

De hecho, hasta la reunión llegaron dos actores clave para hablar de lo anterior: Javier Cruz, director de la Unidad de Análisis Financiero (UAF), y Fernando Barraza, director del Servicio de Impuestos Internos (SII). Sin ir más lejos, el mes pasado Barraza dijo a revista Qué Pasa que desde el SII se encuentran analizando el mercado, y que próximamente instruirán las declaraciones juradas donde habrá que informar estas operaciones. “Por regla general, los intermediarios tienen la obligación de informar; los receptores, la de emitir los documentos correspondientes al recibir pagos con criptomonedas, y los inversionistas, la de declarar y pagar en sus impuestos el mayor valor a la renta”, dijo Barraza en la ocasión.

El CEF no sólo abarcó el funcionamiento de las criptomonedas, los actores involucrados en el mercado y los riesgos que enfrentan los inversionistas y usuarios de este tipo de activos no regulados, sino que además revisó algunas medidas que han aplicado otras jurisdicciones. Esto, “con el objetivo de protección de los inversionistas y prevención de ilícitos”, destaca el acta.

La mayor atención que está prestando el Gobierno a las criptodivisas ocurre en medio de la alarma que están haciendo sonar varios líderes mundiales ante el aumento del dinero virtual que puede ser sacado fácilmente de cualquier país. Algunos de los que se han manifestado son la primera ministra británica, Theresa May, y el primer ministro indio, Narendra Modi, mientras que el Congreso de EEUU ha dedicado sesiones para hablar del tema.

Antes de que el bitcoin comenzara a bajar en diciembre, llegaron numerosas alertas de entidades globales que advertían sobre una posible burbuja. Y Chile no fue la excepción. El 21 de noviembre, Banco de Chile publicó en la intranet una recomendación dirigida a sus trabajadores, en la que explicaba que las monedas digitales permiten hacer transacciones comerciales principalmente a través de internet, pero que “hoy es un producto no regulado, ideal para transacciones anónimas”. Por ello, sostenía, “aprovechando este anonimato, estas monedas digitales han sido usadas para fines ilícitos. Asimismo, dado que su valor no está relacionado al valor intrínseco de un determinado activo, es altamente especulativo y podría facilitar eventuales fraudes o estafas piramidales”.

En esa línea, la entidad controlada por Citi y el grupo Luksic invitó a sus trabajadores a guiarse por el código de ética y “efectuar transacciones personales con fines de inversión y no especulativos”. Al mismo tiempo, recomendó “abstenerse de operar, invertir o recomendar estos activos digitales”.

A la recomendación de Banco de Chile se suman los comentarios emitidos por el superintendente de Bancos, Eric Parrado, quien en noviembre del año pasado señaló que las criptomonedas “tienen problemas” y que el comportamiento de la divisa “suena” a que es una burbuja, “porque no hay un fundamento detrás”.

“Yo lo tomo con cuidado. Cuando una moneda crece 600% en 10 meses, es para hacerse las preguntas sobre si eso es especulación o no”, agregó el regulador en noviembre de 2017.

El CEO de JP Morgan, Jamie Dimon, ya había calificado en octubre del año pasado al bitcoin como “un fraude” y dijo que esta en una burbuja “peor” que la famosa burbuja de los tulipanes.

Con todo, a nivel local el consejo del CEF acordó “seguir estudiando los potenciales impactos en el mercado financiero de las criptomonedas”, indica el acta de la sesión.