Cadena de comida japonesa Sushihana se declara en quiebra

C. Iturriaga y C. Valenzuela 04/10/2017

Los trámites de incautación ya comenzaron. A la fecha, la sociedad mantiene una millonaria deuda, entre arriendos de locales y distintos proveedores.

A doce años de abrir sus puertas, la mítica cadena de comida japonesa, Sushihana, perteneciente a la sociedad Restorantes Arko Limitada, se acogió voluntariamente a liquidación luego que resultaran infructuosos los esfuerzos de los controladores por hacer frente a los altos costos operacionales.

Y es que el pasado viernes el restaurant que fuera fundado a mediados de los 90’ por Daniel Avayú -posterior fundador de Sakura-; Ronald y Alan Küpfer, y Roberto Reboni se le declaró la liquidación a petición de los propios dueños, quienes a mediados de agosto habrían ingresado una demanda solicitando el procedimiento.

La resolución dictada el pasado 29 de septiembre otorga el permiso al liquidador Javier Ruiz a decomisar todos los bienes declarados en los inventarios de los cinco locales que posee la sociedad representada por Rodolfo Küpfer Puyol.

Según se indica en el escrito ingresado en agosto al 19° Juzgado Civil de Santiago, dicho proceso se inició pese a “innumerables esfuerzos por conseguir nuevos negocios para la continuidad de la compañía”, entre las que se encuentra la renegociación con acreedores, aportes de capital y reducción de costos, la situación se volvió “insostenible”.

“Los niveles de venta no fueron los esperados para cubrir siquiera los costos que implica el desarrollo del giro sumándose a ello los altos costos operacionales”. Y sigue: “Tanto la situación país, como el excesivo aumento de los costos de los contratos, y otras razones económicas no hizo posible reflotar esta empresa”.

La firma que tenía locales de comida en La Dehesa, Alto Las Condes, Parque Arauco, Costanera Center y Florida Center, presentó deudas al mes de julio de este año por $981.748.431.

De este monto se desprenden cerca de $30 millones adeudados a Cencosud, por conceptos de arriendo, publicidad y administración.

El proceso al que se sometió la cadena, la liquidación voluntaria, tiene como objeto la liquidación rápida y eficiente de los bienes de una persona deudora para el pago de sus acreedores. Ahora, se espera que una de las primeras cadenas de comida japonesa en Chile desaparezca totalmente de los centros comerciales este mes, esto luego de que haya detenido sus actividades el 28 de julio pasado.