Bolsa de Santiago, BCS

Empresas & Mercados

BCS tramita inscripción como sociedad anónima para eliminar dudas sobre transacciones de sus acciones

B. Sifon y M. Villena 16/06/2017

El pasado lunes 12 de junio el mercado fue testigo de uno de los hitos más importantes de la Bolsa de Comercio en los últimos años. La principal plaza bursátil dio inicio a su desmutualización y desde ese día sus acciones quedaron a disposición de los accionistas a $1.680.

Ese día; sin embargo, no hubo propietarios dispuestos a vender, pero un día después los títulos del parqué fueron los que más escalaron en la jornada: más de un 90% hasta los $3.200. Sin embargo, la Bolsa y quienes decidieron transar sus acciones podrían sufrir un traspié.

Días antes de dar inicio a la desmutualización, la administración de la Bolsa habría enviado una consulta a la Superintendencia de Valores y Seguros (SVS) consultando si tenían o no que inscribirse en el registro de emisores de oferta pública que lleva el regulador.

Según la ley 18.045, en su artículo 40, “las acciones de las bolsas de valores se podrán transar en el mismo centro bursátil emisor o en otros”. Sin embargo, para la SVS esa norma no facultaría a las plazas a negociar sus acciones a través del telepregón, sino que exclusivamente en forma esporádica y a través de remates.

El hecho habría causado una discusión entre ambas entidades, ya que al interior de la Bolsa no consideraban inscribir sus acciones y de hecho, las transaron sin hacerlo.

Fuentes al interior de la BCS aseguran que durante esta semana se habrían enterado que la SVS les exigiría inscribirse en el registro.

Desde el lunes que PULSO ha consultado a la Superintendencia de Valores y Seguros sobre esta materia; sin embargo han declinado referirse al tema.

Con todo, tras las transacciones del martes que alcanzaron los $81 millones, el precio de las acciones no ha vuelto a variar, pero sí se han transado otros $51 millones.

SVS responde

Con todo este contexto, finalmente la Superintendencia de Valores y Seguros respondió a la Bolsa de Santiago a través un oficio confirmando el requisito previo de inscribirse en el registro antes de emitir una oferta pública.

“Para que la BCS u otra persona realice oferta pública de las acciones de la BCS, e incluso pueda efectuar propaganda respecto de dicha oferta, fuera de alguna de las bolsas de valores, es necesaria la inscripción previa de la BCS y de sus acciones en el Registro de Valores”, sostiene el regulador.

La SVS precisa que, según la norma señalada por la Bolsa en su requerimiento, la no inscripción en el registro sólo ocurre cuando la OPA se limite solo a los centros bursátiles especificados.

Por otro lado, y respecto a la consulta de la BCS sobre que sus acciones ya están inscritas en el registro de valores, la SVS les indicó que el regulador “no cuenta con un Registro de Bolsa de Valores en que la BCS figura inscrita, sino que, en su calidad de sociedad anónima especial, corresponde a este Servicio autorizar la existencia de esta entidad, de acuerdo a lo dispuesto en el artículo 126 de la Ley N°18.046 sobre Sociedades Anónimas”.

Por esto, estima la SVS, dicha autorización “no es suficiente para dar por cumplido el requisito establecido (respecto a) que las acciones se encuentren inscritas en el Registro de Valores, para así determinar que las mismas posean presencia bursátil”.