2231269_500.jpg

Empresas & Mercados

Bernardo Larraín: "Más que cuántos MW están en construcción, hay que pensar cuáles son los proyectos que van a alimentar cuando se recupere el crecimiento"

J. T. Santa María y C. Valenzuela 12/05/2016

El empresario explica que su reflexión en la CEP buscó poner en el debate la necesaria modernización de las instituciones por donde pasa la inversión en Chile.

Fue una semana intensa la de Bernardo Larraín Matte, presidente de Colbún, la eléctrica del Grupo Matte. 

El miércoles pasado, el empresario se enfrentó en una comentada discusión con el ministro de Energía, Máximo Pacheco, en el marco de un encuentro organizado por el Centro de Estudio Públicos (CEP). Larraín Matte se refirió a la necesidad de abrir el debate sobre avanzar hacia la autonomía de la Comisión Nacional de Energía (CNE). La respuesta de Máximo Pacheco no se hizo esperar, y junto con contestar cada uno de los puntos, consideró que era una “falta de respeto” dudar de la capacidad técnica de la CNE. 

En conversación con PULSO, Larraín Matte aborda con mayor profundidad el sentido de su crítica. Eso sí, en esta entrevista no quiso abordar otros temas, como la colusión en el mercado del tissue que afecta a otra empresa ligada a su familia, la CMPC. 

¿A qué apunta con la crítica que le hizo al Ministro de Energía Máximo Pacheco?

-Me parece tremendamente oportuno poner en debate que instituciones como la CNE avancen hacia entidades autónomas del Estado. Eso no implica decir que el funcionamiento actual adolece de un criterio técnico. Básicamente el sentido es: identifiquemos los desafíos futuros. ¿Por qué hoy día? Porque en el mundo se está discutiendo y en Chile también sobre la mayor complejidad en la coordinación de los sistemas eléctricos, y los que cumplen ese rol en Chile son la CNE, el coordinador, los agentes privados y ese es el sentido del comentario que hice. Y más pertinente es la discusión en el caso Chileno, porque se está discutiendo un cambio regulatorio muy relevante, que entre otras materias, contempla que la CNE asuma nuevos roles, los que se relacionan con nuevos desafíos y complejidades.

El Ministro respondió con mucha vehemencia, dijo que le parecía una “falta de respeto” decir que la CNE no fuera técnica. ¿Cree que el Ministro sobrereaccionó?

-Siempre, creo yo, por muchos logros que existan, y sobre todo en una institución que como el CEP convoca al mundo público, académico, privado y a la sociedad civil a debatir, uno tiene que estar pensando en los desafíos futuros, y eso lleva a ver también el vaso medio vacío, vaso que aunque se esté llenando en materia energética, siempre crece.  Y la forma de visualizar los desafíos futuros es debatiendo y expresando diferencias.

¿Qué pasa si entidades como la CNE o los CDECs no son autónomas?, ¿cuál es el riesgo?

-Más que existir un riesgo, se desaprovecha una oportunidad, porque en un mundo más complejo es más relevante que estas instituciones tengan una mirada a largo plazo, que sus resoluciones y decisiones no dependan de las personas que las ocupan, sino que dependan de su fortaleza institucional. 

Esto no es una discusión ideología de más o menos Estado, es una discusión de qué tipo de Estado, en particular respecto de instituciones relevantes para la inversión en Chile, por eso hablo del SEA, de la institucionalidad de aguas y de la CNE. Esta independencia respecto a los ciclos políticos es relevante cuando uno piensa en decisiones y resoluciones que tienen horizontes de evaluación mucho más largo en entornos más complejos. Todo el mundo lo ha dicho: los gobierno duran cuatro años y las decisiones energéticas son para los próximos 20 años.

Y lo mismo se aplica para la institucionalidad de aguas, y el SEA. Es una discusión súper pertinente, además creo que en el marco de una discusión constitucional me parece un tema extremadamente importante discutir sobre qué instituciones del Estado deben ser autónomas y cuáles deben estar bajo el control gubernamental. Ese es el contexto de mi planteamiento.

¿El actual proyecto de ley que crea un nuevo organismo coordinador nacional le da ese carácter de autonomía?

-Es un desafío que hay que discutir. Uno ve distintos arreglos institucionales respecto a los coordinadores de un sistema eléctrico en el mundo, los hay privados controlados por los agentes del mercado, privados que no son controlados por los agentes del mercado, y tercero, los hay estatales. En los tres casos hay experiencias positivas y negativas, por lo tanto no es incompatible un coordinador estatal, como hoy se está planteando, con una gestión exitosa coordinando la operación del sistema.

¿Pero la hace más compleja?

-Lo que sería complejo es que por su independencia, que comparto, se transforme en una entidad muy académica, lejana de la operación del sistema. ¿Quién opera los distintos activos que componen el sistema eléctrico? Todos los agentes que tienen centrales de generación, líneas de transmisión y sistemas de distribución, agentes que van a ser mucho más diversos, con una mayor diversidad de tecnologías. El desafío es cómo lograr que esta institución mantenga en su gestión una debida coordinación con los agentes del mercado sin perder su independencia.

Dentro de los tres servicios que ha nombrado -CNE, CDEC y SEA-, pareciera que la más necesita una reforma es el SEA. ¿Comparte esta opinión?

-En mi concepto la discusión es más genérica. En el contexto de cambios regulatorios importantes en la regulación eléctrica y de aguas, de una discusión constitucional, y de un necesario mayor protagonismo al crecimiento,  es bueno abrir la discusión de la autonomía de instituciones fundamentales para la economía.  Así como cuando se estableció que el Banco Central debería ser autónomo. ¿Hoy en día alguien discute las enormes ventajas de tener una institución autónoma como el Banco Central, por donde pasa la política macroeconómica de Chile, que requiere decisiones técnicas fundadas, discernimiento profundo, visión de largo plazo? ¿Por qué no decir lo mismo respecto de las instituciones por donde pasan el flujo real de inversiones de Chile? Insisto, no es una crítica, veo como una oportunidad de poner esta discusión en la mesa.

¿A su modo de ver tanto la CNE como la Sistema de Evaluación Ambiental debieran ser autónomos como el Banco Central?

-El Banco Central tiene autonomía constitucional. Insisto, creo que hay distintas formas de implementar la autonomía. La constitución puede establecer un precepto general. Sería interesante decir “mire, hay una cierta preferencia por un Estado compuesto por instituciones autónomas  de los ciclos políticos”.

¿Por qué las mayores generadoras del país han expresado su preocupación ante la nueva regulación, y no los nuevos actores?

-No hablo desde el temor, hablo desde la oportunidad. ¿Alguien puede sostener que la discusión sobre el tipo de instituciones que queremos para el siglo XXI de la arquitectura económica de Chile no es relevante hoy? Es relevante, no estoy hablando desde el riesgo o del temor, estoy hablando de la oportunidad de hacer una discusión de modernización del Estado de Chile, en particular sobre aquellas instituciones que son relevantes para la economía. 

Ayer también mostró su parecer sobre las cifras del ministro Pacheco. ¿Cuál ha sido el real aporte de este Gobierno en el aumento en la construcción de centrales?

-Mi comentario fue que estos proyectos, en particular los que están en construcción, son proyectos que tienen largo tiempos de desarrollo y por lo tanto más que sacarle la foto a cuántos MW están en construcción, también es interesante, y fue lo que dije, pensar cuáles son los proyecto que van a alimentar lo que todos esperamos: la recuperación del crecimiento potencial del Chile de los próximos, digamos, 10 años. Cuando eso ocurra y cuando se reactive la minería, ¿cuál va ser el portafolio de proyecto que va a abastecer ese crecimiento?.  Una parte de la respuesta está: hay un gran cartera de proyectos de ERNC que han logrado un gran crecimiento por mérito propio, por su propia competitividad. Y apoyadas por buenas políticas públicas. Y que seguirán siendo protagonistas. ¿Pueden solas enfrentar el desafío? En el CEP hubo un consenso de los dos académicos que participaron: se requieren también centrales que además de aportar energía base y competitiva, tengan capacidad para gestionar la variabilidad de las fuentes ERNC.  Y se destacaron, entre otras, las centrales hidroeléctricas con regulación.

¿No cree, como otros en la industria, que el ministro ve más en vaso medio lleno que el medio vacío cuando analiza los resultados de su gestión?

-Siempre es positivo ver el vaso medio lleno, y creo que es muy destacable lo que  se ha hecho con el liderazgo de ministro en materia energética. Pero en la discusión pública hay que estar siempre identificando los desafíos pendientes. No hay que dar por cumplida la tarea. Esta holgura que estamos viviendo hoy día en materia de suministro eléctrico y precios, tiene que ver primero, por los proyectos en construcción y aquellos que se pusieron en marcha en los últimos dos o tres años como Angostura; segundo, porque la demanda está creciendo sustancialmente menos que en el pasado; y tercero por la baja en los precios de los combustibles.  La primera esperamos que se sostenga. Sobre la segunda, me imagino que todos esperamos que se recupere el crecimiento, y en particular la demanda de electricidad porque en Chile seguimos con consumos per-cápita muy lejanos de otros países desarrollados con altos estándares de eficiencia energética.  Y la tercera, que es exógena, no siempre nos va a acompañar. Por eso digo que la holgura por la que estamos pasando no nos haga bajar la guardia, los desafíos son permanentes y hay que estar siempre identificándolos con debates entre el mundo público, académico y privado.

“Nuestro desafíos más que remplazar a las ERNC es sumar nuestro expertise y viabilizar proyectos”

Mientras actores como Enersis y E-CL han anunciado que renunciarán al carbón, Colbún sigue apostando por él. En esa línea, Colbún se ha mantenido fiel al carbón, pero aún no ha tomado una decisión sobre la termoeléctrica San María II. ¿Ese proyecto sigue vigente? 

-En Colbún nunca hemos sido de anunciar planes de hitos precisos y fechas. Nuestro desafío es siempre tener una cartera de proyectos que probablemente va a ir más allá de lo que terminemos desarrollando. Nos gusta hablar más con hechos que con planes futuros. En el mundo de las ERNC por ejemplo, somos uno de los principales actores mini hidro del país, con 8 centrales de menos de 40 MW que suman 165 MW; estamos construyendo la central hidroeléctrica, La Mina, de 34 MW; recientemente se anunció la compra de dos proyectos de SunEdison que están por desarrollarse y que suman 202 MW; también en esa transacción compramos energía por 200 GW/año, que equivale a otros 100 MW; y además suscribimos un contrato de compra de energía eólica que ha permitido viabilizar un proyecto eólicos de 45 MW que está en operación. Todo este desarrollo suma más de 440 MW. Como hay tantos actores nuevos que han entrado al sector, y que tienen mucha experiencia en el desarrollo solar y eólico, nuestro desafío más que remplazarlos es sumar nuestro expertise al de ellos y viabilizar proyectos.

¿Hoy Colbún no tiene la expertise para desarrollar sus propias ERNC?

-Por supuesto que lo estamos desarrollando, pero en un mundo con tantos actores nuevos competentes y con experiencia, en esa arena también hay un modelo perfectamente posible e interesante de hacer cosas conjuntas o bien comprar energía para que de esa forma se viabilicen proyectos, además de desarrollar proyectos propios.

¿Van con los proyectos de SunEdison a la licitación?

-Las decisiones comerciales se toman en su momento, y no son decisiones asociadas a cada fuente de generación individualmente.  Lo que hacemos es combinar las centrales que tenemos en operación, las compras que hemos hecho, y eso es un portafolio que se comercializa.

¿Con los precios actuales de la licitación Santa María II es rentable?

-Las decisiones no hay que tomarlas en contingencia. Hay proyectos que son rentables, proyectos que dejan de ser rentables y son rentables en el futuro. Piensa que a principios del 2000 se pensaba que todo iba a ser gas natural y se paralizó totalmente el desarrollo de proyectos hidroeléctricos y de centrales a carbón, y luego vino un gran desarrollo de centrales de carbón que hay que decir, han sido un gran aporte al sistema, y han sido centrales con estándares ambientales. Y hoy hay un gran boom de ERNC que creo es sostenible y que tienen más potencial todavía, pero que debe complementarse con otras fuentes de generación. 

Cuando miro el sector eléctrico no veo el trimestre o el año, veo 10 años. 

Además, de San Pedro y Santa María II ¿trabajan en otro proyecto de envergadura?

-Estamos en etapas de factibilidad ambiental, técnica y económica de un conjunto de centrales en la cuenca del Maule, que le hemos llamado Guaiquivilo Melado. Estos son los proyectos que estamos avanzando, pero insisto, tienen largos tiempos de desarrollo y somos inversionistas pacientes. Además de nuestro interés de seguir prospectando oportunidades de inversión en otros países de la región.