Empresas & Mercados

BCE sale a comprar bonos de empresas. Parte con Telefónica España y la matriz italiana de PlanVital

Leonardo Ruiz 09/06/2016

Dado que el plan fue anunciado en marzo, los inversionistas han tenido tiempo para posicionarse ante esta agresiva intervención del Banco Central Europeo.

Tres meses después de que el presidente del Banco Central Europeo (BCE), Mario Draghi, prometiera que se embarcarían en la compra de bonos de empresas, ayer finalmente partió el plan, que se incluirá en el alivio cuantitativo de compras de deuda soberana de la zona euro.

Según los expertos, pese a la reciente entrada en vigor la medida, sus consecuencias eran visibles desde antes. “Los efectos benignos que se esperaban de las compras de bonos de empresas del BCE no están manifestándose todavía. En cambio, los inversionistas se están enfocando en el mercado de bonos de EEUU, ya que representa mayores oportunidades que Europa, en términos de rendimientos, dimensión y liquidez”, dijo a PULSO el economista Steven Santos, del Banco de Investimento Global. “De momento, las grandes empresas de Europa no tienen excusas para no levantar deuda y reducir sus costos de financiamiento, lo que debiera mejorar sus valorizaciones en mercados de valores de ahora en adelante”, agregó.

Según Bloomberg, algunas de las empresas escogidas por el BCE serían Anheuser-Busch InBev, la mayor cervecera global; Siemens, la mayor empresa de ingeniería de Europa; Assicurazioni Generali, la controladora de PlanVital; Telecom Italia, Renault, la francesa de servicios básicos Engie y la española Telefónica.

Efecto asumido. Santos reconoció que aunque las acciones de las empresas directamente por el BCE no tuvieron un rally en la bolsa, sí hubo un impacto positivo cuando Draghi anunció el plan en marzo, por lo que los inversionistas han tenido tiempo para posicionarse ante esta agresiva intervención del BCE.

“Todo esto es algo bastante convencional por el momento, ya que se están comprando bonos de grandes compañías, pero por lo que hemos visto parece que el BCE ya está intentando diversificar sectores para evitar una distorsión de precios”, dijo un inverionista a Reuters.

No obstante, la diversificación podría resultar difícil. Y es que el mercado de deuda de alto rating como la que puede ser objeto de compra tiene un valor de entre 500.000 millones de euros y 600.000 millones de euros, pero se limita mayormente a grandes empresas en Francia y Holanda. Estas entidades ya cuentan con fácil acceso al crédito, por lo que su interés por el dinero barato puede ser limitado.

“Creo que de todas formas la clave radica en si este programa alentará la inversión en la economía real”, dijo a Reuters Alberto Gallo, gestor de carteras y jefe de estrategias macro de Algebris Investments.

“Hasta ahora las empresas sólo están utilizando los bajos costos de endeudamiento para obtener un financiamiento más barato, pero la inversión y la creación de empleos están estancadas. Por ahora, creo que también necesitaremos más estímulos fiscales”, añadió.

Así, la efectividad a largo plazo de la iniciativa dependerá en buena parte de la capacidad del BCE de atraer a nuevos solicitantes de préstamos y de que los menores costos de endeudamiento lleguen a economías más débiles, como la italiana o la española, donde las rentabilidades siguen siendo elevadas.