FILE PHOTO: Pipes of Alto Maipo hydroelectric project are seen next to Colorado river, in a pre-mountain range area on the outskirts of Santiago

Empresas & Mercados

Bancos ven positivo el acuerdo entre AES y Strabag, pero estiman que se requerirá un socio

Maximiliano Villena 29/11/2017

Según el hecho esencial enviado el lunes pasado, la empresa suscribiría un acuerdo con Strabag para que éste toma las obras que hasta junio eran responsabilidad de Nuevo Maipo.

Con atención siguen en la banca lo que ocurre con Alto Maipo. El proyecto de AES ha gatillado una serie de dolores de cabeza a sus acreedores, quienes en los últimos meses han debido realizar provisiones extraordinarias por los retrasos y renegociaciones.

Según el hecho esencial enviado por AES Gener el lunes pasado, la empresa suscribiría un acuerdo con su socio minoritario Strabag para que éste tome las obras que hasta junio eran responsabilidad de Constructora Nuevo Maipo (CNM, consorcio integrado por las constructoras Hochtief y CMC di Ravenna). La relación entre este último y Alto Maipo se quebró a mediados de año, lo que llevó a AES Gener a anunciar nuevos sobrecostos y retrasos, lo cual finalmente llevó a la empresa a un default técnico.

El acuerdo incluye que el minoritario ejecute las obras bajo la modalidad de suma alzada con un precio fijo, obligando a la constructora a asumir los riesgos geológicos del proyecto. Adicionalmente se incluirán fechas de término de la construcción, que serán respaldadas por garantías financieras. A ello se suma la construcción de los sistemas El Volcán y El Yeso, contrato que también había sido originalmente ejercido por CNM.

En la banca respiran un poco más tranquilo, pero lo cierto es que la construcción del mega proyecto hidroeléctrico Alto Maipo (531 MW) sigue siendo un problema. Al interior de las entidades financieras indican que la noticia es positiva para la operación, pero aclaran que eventualmente en un mediano plazo se podría requerir de un nuevo socio que ingrese a través de un aumento de capital, esto con el fin de que el controlador reduzca sus riesgos,

Con todo, el ingreso de Strabag es bueno porque ellos conocen el terreno en el que se está realizando la construcción, indican en la industria, pero restan una serie de puntos por resolver para definir los nuevos plazos que entregarán los bancos a la compañía para cumplir con sus compromisos financieros.

En la última reestructuración financiera se amplió el costo originalmente informado y se comprometió una inyección adicional por US$460 millones (25% proveniente de los financistas), con lo que el proyecto ya está valorizado en US$2.400 millones. Los bancos, sin embargo, no están dispuestos a que estos se encumbren nuevamente.

Actualmente la deuda total del proyecto asciende a unos US$1.300 millones, de los cuales 24% fue aportado por Itaú; 20% por la Corporación de Inversiones Privadas en el Extranjero (Opic) -hoy investigada por el otorgamiento de préstamos por US$1.000 millones a proyectos renovables, entre ellos Alto Maipo-; un 12% por IFC y la chilena BCI; 10% recae en IDB; 8% en DNB y Banco Estados, y 6% en la alemana KfW.