Empresas & Mercados

Bancos bajan tono a polémica por gobierno corporativo de la SBIF

Maximiliano Villena 17/05/2016

Enrique Marshall y Claudio Melandri indicaron que lo importante es que Chile avance hacia los estándares internacionales.

Costos que podrían a llegar a US$4.600 millones tendría la aplicación de Basilea III propuesta por Hacienda. Pero si bien la reforma a la Ley General de Bancos (LGB) anunciada ha dejado a la industria tranquila al contemplar un período de adaptación de seis años, también ha desatado la polémica debido a que el proyecto no contempla un gobierno colegiado para el regulador del sector, sino mantener una autoridad unipersonal.

De hecho, en el marco del Chile Day, el presidente de la Asociación de Bancos, Segismundo Schulin-Zeuthen,  señaló que “lo positivo es que vamos a avanzar hacia Basilea III, pero lo que es realmente preocupante es que es una mala noticia para la banca el que se haya optado por una autoridad unipersonal”.

Sin embargo, ayer representantes de los bancos bajaron el tono a la polémica y resaltaron la importancia de avanzar en la reforma.

El vicepresidente de BancoEstado, Enrique Marshall, comentó que “lo principal es que se fortalece a la SBIF en varios aspectos, avanzamos hacia Basilea III y se hacen otros ajustes en los mecanismos de resolución. Respecto del gobierno corporativo, creo que es un asunto más bien secundario, lo importante es que la SBIF funcione bien como lo ha hecho a lo largo de la historia. Y creo que la propuesta apunta en la línea de fortalecer su accionar, en ese sentido quedo perfectamente tranquilo”.

Sobre el costo para la entidad estatal, detalló que “es un desafío importante, pero perfectamente superable. Tenemos que ver los detalles, ponderadores, deducciones, hemos dicho que una primera estimación arroja una cifra de cerca de US$1.000 millones, pero no es una cifra imposible para BancoEstado, sobre todo si se abre la posibilidad de emitir instrumentos de mercado”.

 

Por su parte, el gerente general de Santander, Claudio Melandri, señaló que es una buena noticia “porque Chile tiene un sistema financiero sólido, rentable, líquido, dentro de los mejores regulados del mundo, y nos estábamos quedando rezagados por no estar en Basilea III. Claro, si me preguntan qué prefiero, me hubiese gustado un gobierno colegiado porque para allá es hacia donde van todas las economías del mundo, tenemos un muy buen ejemplo de cómo funciona el Banco Central. A mí lo único que me hubiese gustado es andar más rápido, creo que seis años es mucho tiempo y me gustaría que la ley se despachara rápido para no generar incertidumbre”.

El subsecretario de Hacienda, Alejandro Micco, defendió el proyecto -a la salida de un seminario organizado por KPMG-, y explicó que lo planteado por el titular de la cartera vela por un sistema bancario con una regulación más independiente, “que tenga los chequeos necesarios para tener una buena ley de bancos”, y que el ministro de Hacienda también planteó la diferencia con otras instituciones, como la SVS, donde era importante tener un ente colegiado.

“En el caso de la LGB tenemos un Banco Central que tiene injerencia. El regulador bancario ya tiene y tendrá un contra peso importante con el consejo del Banco Central”, sostuvo el subsecretario.

Entre otros detalles, el ministro Valdés adelantó que el superintendente será nombrado por la Presidenta mediante el sistema de Alta Dirección Pública (ADP) por un período fijo; que tanto los trabajadores de primera como de segunda jerarquía estarán sujetos a restricciones luego de abandonar su cargo en la SBIF; y que se extenderá la protección legal a los funcionarios del regulador que enfrenten procesos sancionatorios.