2096108_500.jpg

Bancard apuesta a Perú y Colombia con inversiones directas por US$100 millones

Maximiliano Villena 29/06/2016

Cemex (US$12 millones), Avianca (US$8 millones), Terpel (US$10 millones), la Bolsa de Colombia (US$11 millones), Lindley (US$60 millones), Andino (US$2 millones), son algunas de las inversiones del family offices de Sebastián Piñera.

Por lejos el nombre mejor posicionado del pacto que reúne a la UDI, RN, PRI y Evópoli, el ex presidente Sebastián Piñera corre con ventaja para volver al Palacio de La Moneda. Sin embargo, su regreso podría reabrir una serie de flancos relacionados con el financiamiento de la política y situar, otra vez,  las dudas sobre los eventuales conflictos de interés con sus inversiones.

A mediados de mayo Cerc-Mori dio a conocer los resultados de su Barómetro de la Política, en el cual con resultados a abril la imagen de Piñera sobresalía con ventaja. Ante la pregunta “¿Quién le gustaría que fuera el próximo Presidente de Chile?”, un 11% respondió espontáneamente por el ex militante de RN, quien fue seguido por Marcos Enríquez-Ominami  con un 8% y por Ricardo Lagos con un 5%.

Mientras en la derecha  intentan definir a su candidato para las elecciones del próximo año, no pocos se preguntan cómo Piñera hará frente a las críticas sobre sus inversiones.  Hoy su family office, Bancard, administra un patrimonio cercano a los US$3.000 millones, los cuales, entre otros activos, están invertidos en bonos y acciones de empresas chilenas y extrajeras.

Fideicomiso ciego. Aprobada a principios de año, la Ley de Probidad de Funcionarios Públicos establece en su artículo 26 que el presidente, ministros, parlamentarios, contralor, entre otros funcionarios de la administración pública, que posean títulos de oferta pública representativos de capital o de deuda emitidos por entidades constituidas en Chile, y cuyo valor total supere las veinticinco mil unidades de fomento ($650 millones)  deberán enajenar los títulos o bien constituir un fideicomiso ciego.

Sin embargo, no hay requisitos respecto de aquellas participaciones en el extranjero. Si bien no es posible acceder a información previa, desde 2013 Mediterráneo Fondo de Inversión Privado, administrado por Bancard, aparece como accionista de una serie de sociedades abiertas en Colombia y Perú.

Desligado de la administración de su family office desde que es candidato, constituyó un fideicomiso ciego en 2009 -varios meses antes de asumir como presidente- para que se hiciera cargo de su cartera nacional de inversiones, la cual ascendía a cerca de US$400 millones, mientras los cerca de US$1.700 millones provenientes de la venta de Lan, Chilevisión y Colo Colo pasaron a Bancard, entidad que manejaba los recursos a través de fondos en el extranjero. No obstante, desde 2013 -su mandato terminó en 2014-, el FIP Mediterráneo aparecía, según información pública de Colombia, con  el 0,33% de la propiedad de Avianca Holding, un 0,15% de Empresa de Telecomunicaciones de Bogotá, y un 4,51% de Tablemac.

Para junio del mismo año, el vehículo alcanzaba el 1,37% de la Bolsa de Valores de Colombia, entidad que conforma junto a México, Perú y Chile el Mercado Integrado Latinoamericano, más conocido como MILA. Para mayo de este 2016, a través de Bancard International Investment Inc, filial internacional de Bancard, el family office del ex primer mandatario se mantiene como el mayor accionista de la bolsa colombiana con un 9,93%.

Si bien a marzo Bancard tenía el 0,23% (US$8 millones) de la generadora eléctrica colombiana Isagen, para mayo la posición se deshizo en medio de la OPA lanzada por los canadienses de Brookfield Asset Management, quienes adquirieron a principios de año el 57% de la compañía al Estado colombiano. 

Al 31 de diciembre Bancard aparecía como el tercer mayor accionista de Tablemac, con 5,25%, pero tras la OPA su participación desapareció. Su posición valía US$7,7 millones. 

A mediados de 2015 además, medios de dicho país informaban de la venta de Termocandelaria y Termobarranquilla a los inversionistas chilenos LarrainVial SCL, Moneda y Bancard International Investmen Inc. Sin embargo, no se informó el monto de la transacción ni las participaciones de cada uno.

Pero no sólo en Colombia apostó Bancard. Desde 2013 aparece como accionista con el 11,8% de las acciones de inversión de la corporación Lindley en Perú también a través del FIP Mediterráneo. La embotelladora peruana dueña de la marca Inkacola fue vendida a los mexicanos de Arca, transacción cuyos términos han sido fuertemente criticados por parte de otro family office chileno, Megeve, de la familia Solari Donaggio, quienes acusan que los términos económicos son perjudiciales para los minoritarios y han llevado el caso a los reguladores de Perú y México.

En Perú, Bancard mantiene el 6,49% de Andino Investment Holding, matriz que a través de 14 empresas participa en infraestructura Portuaria y Aeroportuaria, Servicios Marítimos y Servicios Logísticos en el país vecino.