FNE

Empresas & Mercados

Banca en el radar de la FNE: monitorea a directores de sociedades relacionadas

M. Villena / M. Marusic 10/11/2017

El organismo envió un cuestionario a los directores de las sociedades de apoyo al giro bancario, buscando verificar que no estén vinculados con los bancos a través de otros directorios o cargos ejecutivos.

Transbank ha estado en la mira de la Fiscalía Nacional Económica (FNE) ya por varios años, pero ahora serían más las áreas relacionadas a la industria que están en el radar del organismo. De hecho, el Tribunal de Defensa de la Libre Competencia (TDLC) emitió en enero ocho recomendaciones para fomentar la competencia en el mercado de los medios de pago con tarjetas, en línea con planteamientos formulados por la FNE.

En su informe, la Fiscalía se enfocó en Transbank y la modificación de su propiedad. En enero pasado el TDLC también planteó que la Superintendencia de Bancos e Instituciones Financieras (SBIF) y la Ley General de Bancos (LGB) podrían hacer ajustes para mejorar las normativas sobre las Sociedades de Apoyo al Giro (SAG) bancario en su conjunto.

Fue así como la SBIF rápidamente acogió la recomendación y, menos de un mes después, emitió una circular: el 9 de febrero publicó normas generales para las SAG que modifica disposiciones sobre los directores de sociedades vinculadas a los sistemas de pago. Allí anunció que la misma restricción que tienen los empleados de un banco para ejercer el cargo de director en las sociedades que administren Cámaras de Compensación de Pagos de Alto Valor, regirían para todas las SAG que presten servicios vinculados a los sistemas de pago y que no tengan el carácter de filial de un banco.

Hasta hace dos meses, la preocupación de la FNE por estas entidades continuaba. Esto, considerando que el organismo ha enviado una serie de preguntas a los directores de distintas SAG para comprobar que estuviesen cumpliendo con la nueva normativa. En ese sentido, fuentes conocedoras de la situación señalan que el cuestionario habría llegado -aproximadamente entre junio y agosto- a todas las sociedades de este tipo.

¿En qué consistieron las preguntas que respondieron los directores? La Fiscalía solicitó los currículum de los ejecutivos, y pidió el listado de todos los otros directorios y sociedades en las que participan. Tras consultar a la FNE, señaló que el organismo no se refiere a investigaciones o eventuales investigaciones.

Según la legislación actual, los directores de cualquier sociedad anónima abierta tienen que informar estas relaciones, sin embargo, las SAG son sociedades anónimas cerradas. La situación cambió para el sector tras la normativa que comenzó a regir este año, ya que anteriormente este tipo de entidades estaban directamente vinculadas a los bancos mediante los directorios, donde incluso los mismos gerentes del sector actuaban en las mesas.

Con todo, los directores evalúan que gracias a las modificaciones que impulsó la FNE, las SAG ahora lograron mayor independencia y un mejor gobierno corporativo.

Fuentes cercanas a éstas compañías aseguran que los directorios se modificaron en las juntas de abril, permitiendo el ingreso de representantes independientes quienes han incrementando modificaciones a los gobiernos corporativos. Así, las mesas de trabajo conjuntas entre sociedades operadoras o procesadoras de tarjetas se redujeron a las áreas de seguridad y tecnología, eliminando por completo la participación de las áreas comerciales.

Pero los cambios han ocurrido más allá de los directorios: en noviembre de 2015, Banco de Chile, Santander y BBVA enviaron un plan a la FNE solicitando que el organismo lo evaluara. El objetivo de estos tres bancos era constituir y operar una SAG que se dedicaría a prestar servicios para la administración y operación centralizada de los cajeros automáticos que tienen fuera de sus sucursales.

Sin embargo, desistieron este año luego de someter la iniciativa al análisis de la Fiscalía. ¿La razón? A fines de septiembre del año pasado, el organismo informó a las compañías que, en caso de seguir adelante con la operación que tenían en mente, lo pertinente era que dieran inicio a un procedimiento de consulta ante el TDLC. De este modo, las partes resolvieron no seguir adelante, y luego de notificar a la Fiscalía sobre su decisión, el organismo cerró la investigación.

Las Sociedades de Apoyo al Giro no son la única área donde la FNE está observando los movimientos de la banca. Según la industria, el organismo también estaría atento a otro tipo de asociaciones donde participan. Ejemplo de ello, es la salida de Santander, Banco de Chile y BCI de la Asociación Chilena de Empresas de Factoring (ACHEF), ya que en 2016 los tres bancos más grandes del mercado local -medidos por colocaciones- abandonaron la que hasta ahora era tildada como la asociación del factoring bancario del país.

Y las razones de esa salida serían principalmente dos: consideran que no necesitan estar en más de un gremio, tomando en cuenta que también son parte de la Asociación de Bancos e Instituciones Financieras (ABIF); y no tendría sentido estar en la mira de la FNE en dos o tres de estas asociaciones, considerando que, en general, la Fiscalía miraría este tipo de reuniones.