2122088_500.jpg

Empresas & Mercados

Asociación de Isapres: Hasta 330 mil pacientes de Fonasa podrían migrar a isapres si se elimina declaración de salud

PULSO 07/09/2015

La asociación detalló que este traspaso de pacientes generaría un costo para los actuales cotizantes de hasta $833.000 millones en el primer año, monto equivalente al 40% de los ingresos totales de la industria.

La Asociación de Isapres de Chile cifró entre 100 mil y 300 mil personas las que podrían migrar del sistema Fonasa a las isapres si se concreta la eliminación de la declaración de salud incluida en el proyecto de ley que prepara el Gobierno para perfeccionar el sistema asegurador de salud privado.

La asociación detalló que esta salida de afiliados de Fonasa podría provocar costos que podrían fluctuar entre los $270.000 millones y los $833.000 millones, sólo en el primer año tras la aplicación de la medida. “Este monto que equivale al 40% de los ingresos totales de la industria”, informó la asociación gremial.

De acuerdo a Rafael Caviedes, presidente de la Asociación de Isapres, “con este estudio podemos demostrar que la eliminación de la declaración de salud no es inocua, lo que pondría en juego el acceso a atención oportuna de los actuales afiliados del sistema isapre como de quienes quieran ingresar a él”.

Luego, Caviedes reiteró que “la eliminación de la declaración de salud, es decir asegurar la libre movilidad entre Fonasa e Isapres, sólo sería factible si la atención en ambos sistemas fuera similar o si se permitiera que la población pudiese utilizar una compensación ajustada por riesgo, financiada con subsidios en el caso de las personas más pobres, sin importar si es afiliado a Fonasa o a una isapre”.

Otro punto preocupante para las Isapres es la creación del fondo mancomunado, al cual se destinaría casi el 6% de la renta de los cotizantes de Isapres. “Esto, junto a la eliminación de la declaración de salud, no resuelven ningún problema de los cotizantes de Isapres, más bien buscan intentar resolver las limitaciones de atención y calidad que existen en el sector público de salud, sin que éste participe del financiamiento necesario”, agrega Rafael Caviedes.