Empresas & Mercados

Arauco da luz verde a su mayor inversión en el país en últimos cinco años

Constanza Valenzuela 14/09/2017

Con una inversión de US$185 millones, el directorio de la firma aprobó ayer el desarrollo de una fabrica de pulpa textil en su planta de Celulosa Valdivia.

Tras más de dos años de judicialización, y luego que Arauco llegara a acuerdo con los comunidades para terminar con las acciones en tribunales, el directorio finalmente pudo dar luz verde al proyecto Pulpa Textil, que busca emplazarse en la región de Los Ríos, en su planta de Valdivia.

La iniciativa – que contempla una inversión de US$185 millones y que será financiado con recursos propios de la empresa- proyecta una etapa de construcción de 24 meses, y permitirá a la compañía producir celulosa o pulpa de textil, siendo la primera en el país en desarrollar este tipo de producto y diversificar su oferta de mercado.

Esta es la primera inversión relevante de Arauco en Chile desde lo desembolsado por la planta de paneles de Teno, en la región del Maule, que inició sus operaciones en 2012, y para la que se invirtió unos US$110 millones. Es decir, es la mayor inversión del grupo en el país en cinco años.

Y es que los ojos de Arauco -ligada al grupo Angelini-, han estado puestos en la internacionalización. Así, el destino de la cartera de la empresa, ha estado enfocada en financiar sus iniciativas en Estados Unidos, Brasil y Europa.

“Las principales inversiones de este año de Arauco, desde un punto de vista industrial, han sido Grayling en Estados Unidos, con una inversión de US$400 millones y que comenzó su construcción este año; segundo, la inversión que hicimos en Europa el año pasado, Sonae Arauco; y Masisa en Brasil, de US$102 millones”, comentó Charles Kimber, gerente de Asuntos Corporativos y Comerciales de Arauco.

Pulpa Textil utilizará el mismo proceso e instalaciones existentes en la planta de Celulosa Valdivia de Arauco, y el proyecto sólo introduce algunos ajustes que permitirán la fabricación de la pulpa textil.

El nuevo mercado al que ingresará Arauco, una vez que se concrete la construcción de la iniciativa, se considera de “nicho”, y permite producir una variedad de productos tales como fibras textiles, papel celofán y filtros.

“Requiere de una comercialización más sofisticada, de un trabajo entre el productor y de quién utilizará la fibra, para lograr las calidades y consistencia adecuada en el tiempo. Y eso tiene un cierto premio en cuanto a precio”, comenta Kimber. Y agrega: “Nosotros ya tenemos establecido clientes en el mundo que están esperando que podamos ofrecer este producto, que será a partir de fibra de eucaliptos, una fibra muy deseada”.

Esta iniciativa no ha tenido un camino fácil, ya que si bien recibió la aprobación ambiental en 2015, este fue detenido por el ingreso de un recurso de protección de parte de un grupo de comunidades contra el proceso de evaluación llevado adelante por el Servicio de Evaluación Ambiental (SEA). Si bien, posteriormente la Corte Suprema rechazó la solicitud de anular la resolución de calificación ambiental (RCA), no fue hasta julio de este año que se despejó el camino luego que la empresa llegara a acuerdo con las comunidades y el máximo tribunal aceptara el retiro de las reclamaciones de la comunidad. La inversión fue aprobada finalmente ayer por el directorio.