Empresas & Mercados

30 empresas participarían en licitación de fichas clínicas digitales

Paula Núñez 24/05/2016

Con un aumento significativo de actores en la industria, queda poco más de dos semanas para que se cierre la licitación Sidra 2, con la que se busca robustecer el sistema de salud en materia digital, además de mejorar la calidad de vida de las personas y optimizar la toma de decisiones por parte del cuerpo médico, que podrá tener a acceso al historial completo de los pacientes.

EL 9 de junio finaliza el plazo para participar de la licitación de la segunda fase del Sistema de Información de la Red Asistencial -conocido como Sidra2- del Ministerio de Salud. Mientras que en la primera etapa sólo participaron tres empresas, en el concurso actual se espera que más de 30 lo hagan, lo que da cuenta no sólo del interés por hacer crecer el área de la salud, sino también que el mercado TIC se expande de forma sustantiva.

El Sistema de Información de la Red Asistencial y Ficha Médica Electrónica es considerado como el primer paso al historial clínico compartido, una etapa más en la estrategia de Salud Conectada, que a su vez es uno de los pilares en agenda digital con miras al 2020. Ésta además contempla monitoreo a distancia de personas con enfermedades crónicas complejas; plan de mejoramiento de la plataforma tecnológica de Fonasa; Sistema Integral de Información y Atención Ciudadana (SIAC); sistema de vigilancia en salud pública y alertas sanitarias, y el sistema de información para la gestión de emergencia y desastre. Con la ficha médica electrónica lo que se busca es que los antecedentes de cada paciente estén digitalizados. De este modo se asegura la continuidad de atención, sin importar el nivel asistencial y mejorando la toma de decisiones clínicas.

“Sidra es un importante paso para avanzar a una salud conectada, estandarizando así los procesos de la información de los servicios asistenciales del país. Con esta segunda etapa se permitirá otorgar la continuidad del cuidado del paciente, con una historia clínica compartida a nivel nacional, reducir listas de espera, entre otros aspectos, que contribuyan al empoderamiento y la mejora de la calidad de vida de las personas”, dice Carlos Nogueira, group director and managing director Latam de InterSystems.

La clave: ficha médica única

Este tipo de documento digital permite al paciente manejar sus antecedentes con la libertad de exhibirlos al profesional que prefiera, cambiándose de médico tratante, de ciudad o de país sin perder los datos de su historial. Según detalla Nogueira, actualmente, en Chile se encuentra presente en ocho servicios de salud, 55 hospitales, 144 centros de asistencia primaria.  Además,  cuenta con 17 mil usuarios activos, entre médicos, enfermeras, y administrativos. “Gracias a estos avances a los usuarios se les facilita óptimamente la atención, ya que permiten al doctor acceder a toda la información, historial de exámenes y un resumen de todas las atenciones médicas que han tenido los pacientes”, enfatiza. 

En el ámbito privado, si bien muchas clínicas y centros médicos ya cuentan con sistemas de información, estos no tienen la capacidad aún de alimentar un registro clínico electrónico que esté disponible para sus pacientes una vez que han sido atendidos. “Es importante la contribución que puedan hacer para lograr tener un registro clínico unificado para que todas las personas aseguren su continuidad asistencial, independizándose del lugar donde se atienden”, dice  Francisco Becker, responsable Health Everis Chile. Él señala que en el ámbito público, desde hace años se está trabajando en lograr que las redes asistenciales cuenten con sistemas de información para todos los niveles de atención.

¿Qué es lo que viene?

Una de las tendencias más fuertes tiene que ver con la interoperabilidad entre los diversos actores que trabajan en TICs para el sector salud. Esto permitirá tener acceso a la información clínica de manera unificada. “Es apasionante pensar que no importando en el lugar que te atiendas el registro clínico, la evolución y tratamiento médico, estarán disponible para que sea utilizada por los profesionales asistenciales, cuando la requieran”, manifiesta Becker. A su vez, esto se ha configurado como un gran desafío para el mundo de la salud pero, sobre todo, para el mundo tecnológico. Para lograr que los prestadores de salud, tanto del ámbito público como privado, tengan la capacidad de interoperar entre ellos, ya hay iniciativas importantes del Ministerio de Salud que buscan la normalización y  homologación de la información que se utiliza para el registro clínico, donde todos los actores asistenciales y administrativos serán partícipes.

Uno de los casos de éxito es lo que ocurre con los Servicios de Salud de Talcahuano y Concepción, que son capaces de intercambiar electrónicamente información clínica de sus pacientes, aún cuando sus sistemas informáticos son diferentes. Así, los profesionales clínicos del Hospital Guillermo Grant Benavente, de Concepción, pueden acceder al historial médico de pacientes que se atienden en el Hospital Las Higueras de Talcahuano. De esta forma, los establecimientos de la Red Asistencial del SST cuentan con acceso a las contra-referencias de los pacientes atendidos en el HGGB.

Otro desafío no menor, es lograr que los pacientes tengan acceso a su información clínica y que esté disponible en cualquier momento que la requieran, permitiendo mejorar la atención médica. “Los actuales desafíos en el área de la salud, han hecho que las compañías de tecnología estén desarrollando fuertemente iniciativas en torno a telemedicina, imagen digital, recetas electrónicas e historia de salud electrónica”, expresa Federico Burgos, gerente de sanidad de Indra.

Si bien, la oportunidad que presenta la implementación de estas plataformas es muy importante, cabe señalar que los derechos del paciente respecto a  privacidad de datos son materia en que se ha profundizado en lugares donde están presente.