Economía & Dinero

Valdés y negativa de CPC por acuerdo laboral: "Uno no puede estar obligado a tener a todos los actores"

Ú. Schüler y J. P. Palacios 28/01/2016

Ministro de Hacienda reconoció las gestiones del Ejecutivo para llegar a consenso también con gremios. Despacho de proyectos prioritarios para La Moneda obligó también a posponer para marzo conversaciones para protocolo de acuerdo.

El martes el empresariado, representado por el timonel de la Confederación de la Producción y del Comercio (CPC), Alberto Salas, insistió en sus reparos a la Reforma Laboral en la reservada reunión que sostuvo con la ministra del Trabajo, Ximena Rincón, y el articulador del debate en el Senado, el legislador PS Juan Pablo Letelier.

Tras la cita, que fue vista como una señal para acercar posiciones con los privados en medio de las presiones que han manifestado cinco senadores de la DC para moderar el proyecto, Salas precisó que “sólo fueron informados” de la tramitación de la reforma en el Congreso, y que la CPC “no será parte de un acuerdo” laboral.

Ayer el ministro de Hacienda, Rodrigo Valdés, se refirió al encuentro y confirmó las gestiones del Gobierno para arribar a consenso con todos los agentes, incluidos los gremios.

“Hemos tenido mucho diálogo con muchos actores. Mientras más actores se suman a ese diálogo, mejor, mientras más actores abracen el acuerdo final, va a ser mejor. Pero uno no puede estar obligado a tener a todos los actores en ese acuerdo final”, dijo el jefe de las finanzas públicas.

Valdés destacó que “lo importante es que siguen las conversaciones con los distintos actores, seguimos avanzando. La ministra Rincón ha hecho un trabajo muy cuidadoso de hablar con mucha gente y eso ayuda a que tengamos al final del día una mejor ley cuando haya un acuerdo final”. 

Según concordaron en la Nueva Mayoría, las conversaciones para alcanzar un acuerdo “ya se postergaron para marzo”, esto por la intensa agenda de proyectos de ley que se vieron esta última semana legislativa.

En tanto, el Vicepresidente de la República, Jorge Burgos, restó dramatismo a la postergación del despacho de la reforma. “Lo importante es que salga una buena reforma laboral, si para eso hay que esperar unos días, para las primeras semanas legislativas de marzo, tampoco es tan dramático”, dijo. 

“A veces los plazos ayudan a apurar la causa, tiene de dulce y agraz. Probablemente si no hubiese habido plazos, se hubiesen despachados menos proyectos”, agregó Burgos al ser consultado por si la ambiciosa lista de proyectos de ley para aprobar antes del 31 de enero afectó el despacho de la Reforma Laboral desde el Congreso.

Mala señal

El jefe de la bancada de diputados del PPD, Tucapel Jiménez, lamentó que el acuerdo y el despacho de la Reforma Laboral hayan quedado para el regreso del receso legislativo.

“Hubiese querido que hubiéramos aprobado todo esta semana, sobre todo los dichos del ministro de Hacienda, si uno piensa en la economía los empresarios necesitan certezas. Por eso mientras más pasa el tiempo es peor. Pero por otro lado no hay mucho más que hacer y habrá que esperar a marzo”, dijo Jiménez.

Aseguró que “por todo lo que ya hemos hablado con el Gobierno la discusión no debiera pasar de la segunda quincena de marzo”.

Archivos relacionados