Economía & Dinero

Tomás Izquierdo: "Los nuevos parámetros estructurales frenarán las pretensiones de gasto de los próximos años"

Carlos Alonso 27/01/2016

¿Qué le parece el anuncio del Gobierno de  solicitar que el Comité de Expertos del Cobre entregue nuevas proyecciones a fines de  esta semana?

Con este anuncio queda claro que los supuestos que se utilizaron para construir el Presupuesto 2016 ya no están vigentes. Pero esto es más bien un tema de señal que otra cosa, porque el Presupuesto 2016 ya está aprobado, y sobre esas variables no hay mucho más que hacer. 

Es decir, ¿el Presupuesto 2016 ya está jugado?

El Gobierno tiene potestad de gastarse todo lo que está aprobado en la Ley 2016,  y si para tales efectos los ingresos son menores  al presupuestado, el Ejecutivo tiene la posibilidad de endeudarse más, lo tendrá que hacer, porque más allá de que se hizo con parámetros optimistas, ya es ley de la República, y los ingresos y gastos ya están definidos. 

Entonces, ¿los nuevos parámetros estructurales  apuntan más hacia los ingresos de 2017 -2018?

Lo que está haciendo el ministro Rodrigo Valdés con este anuncio, de corregir el valor del precio del cobre de largo plazo, es dar una señal y sincerar ese precio, ya que es una razón para frenar el apetito de gasto público. Hasta ahora Valdés no ha podido hacer todo lo que ha querido en materia de reformas, pero sí ha estado bien en cuanto a la responsabilidad fiscal y ésta es una muestra de ello. 

Con estos nuevos parámetros, ¿todo indica que el escenario fiscal para los próximos años es  aún más estrecho de lo que se esperaba?

Para 2017-2018 el escenario de gasto será más estrecho, porque los nuevos parámetros frenarán las pretensiones de gasto de los próximos años.  Además, hace más difícil llegar a la meta de balance estructural, ya que requiere más austeridad fiscal. En el fondo, lo que quiere Valdés es hacer explícito esta precariedad de recursos que tiene el país para 2016 y los próximos años. Está juntando argumentos para frenar las peticiones de gastos. 

¿Qué debe hacer el fisco para no deteriorar más las cuentas fiscales?  

Es una ecuación bien compleja. Por un lado si se frena muy bruscamente el gasto público, en un escenario de desaceleración como el actual, con una inversión alicaída, puede afectar aún más la actividad,  y eso Valdés lo va a querer evitar. Entonces la alternativa que queda es  que el Gobierno gaste menos para efectivamente no deteriorar las cuentas públicas, pero a la vez entregar mejores señales para animar la inversión privada. Esa puede ser la estrategía del fisco para no frenar tan bruscamente el gasto público. 

Archivos relacionados