Susana Jimenez

Economía & Dinero

Susana Jiménez: La mujer fuerte del equipo económico de Piñera

Carlos Alonso 12/01/2018

Si bien en 2010, cuando llegó Sebastián Piñera al Gobierno fue sondeada por los equipos técnicos, su llegada no prosperó y decidió arribar a Libertad y Desarrollo donde comenzó su acercamiento con las políticas públicas. Este mismo aprendizaje la llevó integrar el equipo económico del Presidente electo, donde tuvo un rol protagónico.

En 1995, Susana Jiménez llegó a trabajar al Banco Central. Ahí, junto con desempeñarse como economista en la División de Estudios del ente rector, dedicaba el tiempo libre a practicar uno de sus deportes preferidos, el tenis, junto a sus compañeros. “Íbamos al Estadio del Banco Central. Ahí formamos un buen grupo donde todas las semanas jugábamos tenis”, recuerda su amiga Bettina Horst, gerenta general de Libertad y Desarrollo (LyD).

Pero su pasión por el deporte no comenzó ahí, sino que durante su época escolar. Su madre es de Austria y por ello viajaba varios veranos a ese país para pasar las vacaciones. Ahí se forjó su acercamiento con el esquí desde una temprana edad. En Chile, participó en algunos campeonatos escolares y de adulta integró varios años los master de La Parva, campeonatos nacionales e internacionales de aficionados.

Esta pasión por el deporte poco a poco fue trasmitida a sus hijos, quienes también entrenaron y algunos aún compiten en la misma disciplina.

Durante los fines de semana, Susana Jiménez y su familia suelen viajar a su campo en Curacaví, donde lo que más hacen es practicar deporte. Sus cercanos señalan que este estilo de vida, ligado al deporte, le permite compatibilizar su intensa vida laboral con la familiar.

Más todavía a partir de 2017, ya que asumió el cargo de subdirectora de Políticas Públicas LyD e integró el equipo económico de la candidatura del Presidente electo Sebastián Piñera. “Su válvula de escape siempre ha sido su familia. Le gusta compartir con ellos y eso lo aprovecha bien los fines de semana”, cuenta un cercano a la familia. Susana Jiménez está casada y tiene cuatro hijos: de 21, 19, 16 y 13 años. Ella, al igual que sus hijos, estudió en el Saint George’s.

En 1987 ingresó a la Universidad Católica a estudiar Ingeniería Comercial con mención en Economía, luego realizó un magíster en el Instituto de Economía de la misma casa de estudios. Fue compañera de generación de la economista Andrea Repetto y su círculo más cercano de su época universitaria la recuerda como una estudiante aplicada y ordenada. “Todos los compañeros le pedíamos sus cuadernos para estudiar. Sus apuntes eran ordenados. Esa era una de sus cualidades”, recuerda Begoña Fernández, compañera de esa generación, con quien mantiene una amistad hasta el día de hoy. Si bien cuenta que era matea y disciplinada para estudiar, no calificaba como “ratón de biblioteca”, ya que se daba el tiempo libre para su principal hobby: el deporte.

Terminada su carrera, hizo su práctica profesional en el Banco Central y su vida laboral comenzó en Fontaine & Paul Consultores Asociados, ligada al economista y ex ministro Juan Andrés Fontaine, quien la recuerda como “una excelente profesional”. Rememora que “ella venía saliendo de la universidad. Fue su primer trabajo y dejó una excelente impresión. Tenía talento, conocimiento en economía y una de sus principales características era ser detallista en los trabajos que emprendía”.

Mientras trabajaba en la consultora, Jiménez se casó y decidió salir a “mochilear” por un año junto a su marido, como una especie de “Luna de Miel ampliada”. El trayecto escogido para conocer fueron los países de Europa, Sudeste Asiático y Estados Unidos. “Era algo poco inusual para ese tiempo”, recuerda uno de sus amigos.

Ya en Chile, volvió al Banco Central, pero ya no como practicante, sino que como economista de la Gerencia de Programación Macroeconómica dependiente de la División de Estudios, donde el actual ministro de Hacienda, Nicolás Eyzaguirre, era el jefe. Su paso por el instituto emisor duró tres años. Ahí conoció a Bettina Horst y a Patricio Rojas, con quienes posteriormente trabajaría en el sector privado. “Su principal cualidad es ser detallista y por ello está acostumbrada a hacer un trabajo bastante bueno y profesional, lo que se suma a su alto nivel técnico”, señala Rojas. Después de estar en el BC se fue a vivir a Nueva York, en Manhattan. En Estados Unidos fue asistente económico del representante del Ministerio de Hacienda y pudo estudiar un diplomado en Asuntos Internacionales en la Universidad de Nueva York. Ahí nació una de sus cuatro hijos.

En su vida familiar también destaca la presencia de su madre austriaca. Sus cercanos relatan que cuando ambas están solas, el idioma que utilizan es el alemán. “Es una costumbre que se forjó desde pequeña, desde los viajes que hacía para pasar las vacaciones”, precisan en su entorno. Otra de las particularidades es que entre sus padres hablan inglés, pero recalcan que el idioma natural con su madre es el alemán y sólo lo cambian al español cuando están compartiendo con más gente.

Si bien en 2010, cuando llegó Sebastián Piñera al Gobierno fue sondeada por los equipos técnicos del mandatario, su arribo no prosperó y decidió aterrizar en Libertad y Desarrollo, donde comenzó su acercamiento con las políticas públicas. Ese mismo aprendizaje la llevó a integrar el comando del entonces candidato presidencial de Chile Vamos. Ahí jugó un rol protagónico al ser la macro coordinadora del equipo económico, rol que hoy la tiene como una carta para liderar los ministerios de Economía y de Energía del nuevo Gobierno.