2246216_500.jpg

Economía & Dinero

Senadores de Comisión de Hacienda discrepan sobre si seguirá abierto debate tributario

Miriam Leiva P. 29/01/2016

Tres de los cinco integrantes de esta instancia indican que la discusión sobre cuál sistema impositivo es mejor para el país se mantendrá presente en los próximos años. Se trata de Juan Antonio Coloma, José García y Carlos Montes, aunque por distintas razones.

Muchas voces han surgido para advertir que uno de los ejes de la próxima campaña presidencial será un nuevo cambio del sistema tributario, debido a los inconvenientes que auguran en la implementación de  la reforma aprobada en 2014, por la coexistencia de dos regímenes. 

Para solucionar aquellos problemas, el Ejecutivo envió un segundo proyecto para simplificar el esquematributario y la convivencia entre el sistema semi integrado y la renta atribuida, que fue despachado a Ley el miércoles con un trámite express de 44 días. No obstante, la evacuación de este proyecto no zanja si se cierra o no el debate tributario para los próximos años, considerando que la reforma entra en régimen en 2018, cuando corresponde la llegada de un nuevo Gobierno a La Moneda.

En este contexto, los senadores de la Comisión de Hacienda también discrepan a la hora de responder si el despacho del proyecto de simplificación debiera ser el broche final que deje atrás el debate sobre los impuestos en Chile. 

“Parte importante del tema tributario se cierra ahora y creo que es lo que debe hacer este Gobierno: ir cerrando las reformas”, indica el senador Ricardo Lagos (PPD), el más tajante para dar un portazo a un nueva discusión sobre la materia.

Una respuesta más matizada entrega el presidente de la instancia legislativa, senador Andrés Zaldívar (DC): “Personalmente espero que así sea y se cierre el debate. Y si bien cualquier Gobierno tiene la plenitud de facultades para poder cambiarlo o no, yo creo que no se puede estar reformando el sistema tributario a cada rato, sería un error. Eso dependerá de quien el país elija”.

Y eso fue precisamente lo que los senadores de la oposición anunciaron durante la discusión en la sala del segundo proyecto. “Este tema tiene que ser el eje de cualquier nuevo Gobierno, nosotros vamos a proponer un reemplazo por completo de esta reforma que la Nueva Mayoría ha hecho y que creo  ha ayudado a trancar la economía del país”, anticipa el senador Juan Antonio Coloma (UDI).

Cabe recordar que si bien la oposición acordó con el Gobierno la coexistencia de los dos sistemas y con ello apoyó la Reforma Tributaria en 2014, en la tramitación del segundo proyecto de perfeccionamiento votó en contra. Sus dudas apuntaron al impacto sobre el crecimiento, a que se estaría limitando el emprendimiento, a que las tasas corporativas quedaron en un nivel alto (27%), entre otros. 

“Por cierto que en Chile Vamos esos puntos los plantearemos en la próxima elección. Es un absurdo que dos empresas con igual monto de utilidades y retiros tengan cargas tributarias distintas por el sólo hecho de tener una estructura jurídica diferente”, sostiene el senador José García (RN).

También el senador Carlos Montes (PS) es partidario de mantener abierta la puerta para confrontar opiniones: “La derecha va a levantar este tema. Yo no le tengo miedo a la discusión, más bien creo que la Concertación estuvo demasiado tiempo bloqueada sin querer hacer cambios. Fue Piñera quien hizo algunos cambios que sorprendieron porque la Nueva Mayoría se había chupado y mantuvo franquicias eternas”. 

¿Qué sistema se prefiere?

Si se abriera la discusión sobre una nueva estructura impositiva, hay división entre los senadores de la Comisión de Hacienda sobre cuál modelo seguir, aunque ninguno se muestra partidario del sistema semi integrado que comenzará a regir con la Reforma Tributaria.

Coloma y García apuntan a volver al sistema integrado  como el que existe hasta hoy y que cambiará completamente en 2018, con una tasa de Primera Categoría menor al 27% y con un crédito que reconozca el 100% de lo pagado por la empresa a la hora del tributo final, que corresponde a las personas, o Global Complementario. 

“Nos interesa proponer una estructura que sea pro inversión y pro crecimiento, porque creemos que el sistema actual no cumple esas exigencias”,  constata García. 

En otra vereda están los senadores Zaldívar y Montes, que preferirían un sistema desintegrado, tal como en su momento lo proponía el think tank ligado a la Concertación, Cieplan. Ello implica que empresas y personas tributan por separado con tasas distintas según nivel de utilidades y rentas.

“Personalmente no soy partidario de este sistema, mi aspiración, que ojalá podamos cumplir en un tiempo más largo, unos diez años más, es que sea  totalmente desintegrado igual que en Estados Unidos”, señala el titular de la comisión.

Asimismo Montes manifiesta: “Tiendo a pensar que es mejor tener un sistema desintegrado, pero no están las condiciones para discutirlo, siempre es bueno tener debate pero no creo que haya la voluntad política ni la mayoría para hacer más cambios”.

Más escéptico fue Lagos, quien expresó sus dudas de que la oposición pueda abrir este tema en la campaña presidencial, porque la recaudación de la reforma estará financiando la educación superior gratuita, y no cree que vayan a retroceder en ese beneficio. “No voy a entrar en el debate sobre cuál sistema es mejor, hay muchas razones para ambos lados, pero acá se trata de generar menos ruidos y ya que acabamos de pasar por un proyecto de simplificación, dejémoslo ahí no más”, remata.

Archivos relacionados