Economía & Dinero

Rusia se contrajo 3,7% en 2015, su mayor descenso desde 2009

Francisca Guerrero 26/01/2016

Según varios pronósticos, el mayor exportador de energía continuaría en recesión durante el presente año.

Con el precio del petróleo en un continuo descenso, un golpeado rublo y sanciones económicas a cuestas por el conflicto en Ucrania, la economía rusa continuó su declive y registró una contracción de 3,7% en 2015, después de haber avanzado apenas 0,7% el año anterior, según los datos preliminares divulgados ayer por el Servicio Federal de Estadística.

Si bien la baja en la actividad fue levemente mejor al 3,8% estimado por analistas en los sondeos de Reuters y Bloomberg, otros indicadores económicos publicados en la misma jornada dieron cuenta de que los vientos en contra continúan azotando las perspectivas rusas.

Las ventas minoristas cedieron un 15,3% interanual en diciembre, en línea con los pronósticos, superando la caída de 13,1% en noviembre y completando cuatro meses seguidos en terreno negativo de dos dígitos.

La inversión de capitales se redujo un 8,7% interanual, comparado con una baja de 4,9% del mes previo, revirtiendo una tendencia en la parte final del 2015 que había sugerido cierta mejora en las condiciones para los productores.

Los salarios reales, por su parte, retrocedieron 10%, frente al declive de 9% en noviembre y peor que el descenso de 8,5% previsto por los analistas.

Finalmente, la contracción de la producción industrial superó los pronósticos de -4,2% y la caída de 3,5% del mes anterior, al registrar una baja de 4,5%.

A la luz de estos números, el estratega de Danske Bank en Helsinki aseguró que “la economía está en medio de grandes ajustes, porque todavía es adicta al petróleo. Además, indicó a Bloomberg que “la debilidad del rublo y la sustitución de importaciones continuarán apoyando a la producción local pero a un ritmo moderado. Hay un largo y doloroso viaje que recorrer”.

Pese a la débil situación económica, los responsables de la política monetaria, que se reúnen este viernes, tienen poco espacio para recortar la tasa de interés, considerando que la inflación de diciembre se situó en 12,4%, triplicando la meta de 4% trazada por el banco central.

En este escenario, William Jackson, economista de mercados emergentes de Capital Economics, considera que “los datos destacan que si bien lo peor de la crisis en Rusia ya pasó, la economía aún sigue extremadamente débil”. Agregó que la última caída de precios del crudo, junto con el deterioro del rublo, que se ha depreciado 7% frente al dólar durante este año, “aumentan las probabilidades de un segundo año consecutivo de recesión”.

Los pronósticos del Fondo Monetario Internacional van en la misma línea. Para 2017 espera una contracción de 0,6%, mientras que recién ve una recuperación en 2018, con una expansión de 1%.

Archivos relacionados