2235719_500.jpg

Economía & Dinero

Ricardo Caballero: Este Gobierno "es una fiebre que ha causado daño, pero no sabemos todavía si ha afectado irreversiblemente órganos vitales o no"

Olga Bustamante 04/01/2016

Ante caída del cobre y aludiendo a las reformas del Gobierno señala que "lo primero que debe hacer Chile es dejar de dispararse en el pie. Todo lo otro es secundario".

A su juicio, "es inconcebible" que la Presidenta Bachelet no tenga responsabilidad en lo que se ha ejecutado y advierte que el ministro de Hacienda "no puede hacer milagros".

Ricardo Caballero, el economista chileno de más renombre en el exterior, viene poco al país durante el año y habla aún menos. Por eso, cuando lo hace, es seguido con atención por el mercado, por sus pares y también por las autoridades.

Y si bien es muy cuidadoso para elegir sus palabras y muchas veces lo realiza usando analogías, sus mensajes son siempre claros. En el caso de Chile en este inicio de 2016, su mayor preocupación sigue siendo el deteriorado clima interno, donde responsabiliza al Gobierno y sus “mal pensadas” reformas, pero también a la “gran pérdida de confianza de la sociedad en casi todos sus líderes, tanto del sector público como privado”. Ante la nueva realidad del precio del cobre, para lo cual no ve una pronta reversión, es enfático en señalar que lo esencial es que el país deje de “dispararse en el pie” y que si se quiere encarar el desafío de atacar la desigualdad -lo que a su juicio es importante-, se haga bien. “El problema no es que el Everest no sea digno de ser escalado. El problema es la forma tan improvisada y carente de toda información técnica para hacerlo”, plantea.

En el plano externo, recomienda no quitarle los ojos de encima a la desaceleración de China, prevé que la Reserva Federal de EEUU ejecutará menos alzas de tasas que las preanunciadas y teme por Brasil, incluso por su efecto sobre Argentina.

Hace 5 meses usted dijo que le sorprendería más ver el cobre de vuelta sobre US$3 que bajo US$2. Estamos cerca de US$2, ¿habrá tocado piso?

Difícil saberlo. No es un mercado que yo siga muy de cerca, pero no parece haber una gran razón estructural, ni de oferta o de demanda, para que cambie la tendencia. Si uno mira los precios de las opciones en el mercado de cobre, la volatilidad implícita en éstas revela mucha incertidumbre (aunque sustancialmente menos que con respecto al precio del petróleo!).

Plantea que la vieja economía china -más intensiva en commodities- estará creciendo en los próximos años a menos de 5%-6% por año, ¿puede eso llevar al cobre bajo US$2 la libra?

Depende de otros factores también, como la expansión de oferta producto de proyectos que recién se están completando y lo que ocurra con el dólar. Pero está dentro de los escenarios posibles.

¿Cómo se debe adaptar Chile a esta nueva realidad del cobre? ¿Qué desafíos le impone?

Lo primero que debe hacer Chile es dejar de dispararse en el pie. Todo lo otro es secundario. La caída del precio del cobre tiene algo de positivo en que reduce el número de balas disponibles… pero por supuesto ésta es una manera extremadamente costosa de “mejorar” el ambiente.

¿Qué disparos en el pie se ha hecho Chile?

Todas las reformas han sido mal pensadas. Y también ha habido demasiados escándalos de toda índole que reflejan un debilitamiento fuerte de nuestras instituciones.

Se habla de mejorar la productividad, ¿cómo?

No lo sé en el caso específico de Chile. Esto requiere de un análisis profundo a nivel microeconómico. No tengo la información. Este ya se ha transformado en un problema crónico de Chile, que partió mucho antes que este Gobierno.

Hay quienes señalan que el daño provocado por las políticas que ha impulsado este Gobierno puede tomar casi una década corregirlo, en que la economía crecerá apenas entre 2% y 3%. ¿Ve algo de eso?

La economía es como el clima de montaña, muy difícil de predecir ya que pueden ocurrir muchos eventos inesperados. Todo lo que puede hacer uno es prepararse bien, escoger la estación y rutas correctas, buscar la ayuda de expertos en la montaña que se va a escalar, hacer muchas prácticas y ponerse en escenarios complejos de antemano para minimizar la improvisación si éstos ocurren.

En contraste, lo que ha pasado en Chile en este último tiempo es equivalente a un grupo de amigos que después de un almuerzo muy regado decide escalar el Everest. En este contexto, no es sorprendente que se hayan cometido tantos errores. Afortunadamente los países, a diferencia de los escaladores improvisados, no mueren como producto de los accidentes. Pero sí se dañan, y sólo con el tiempo veremos cuán extenso ha sido este daño.

En principio, usted calificó a este Gobierno como la fiebre y no la enfermedad. ¿Sigue siendo así o ya se constituyó en un mal en sí mismo?

Es una fiebre que ha causado daño, pero no sabemos todavía si ha afectado irreversiblemente órganos vitales o no.

Ahora, a lo que me referí la primera vez que hablé de fiebre, fue para recalcar que los temas de desigualdad sí son importantes en nuestro país. Este Gobierno y sus errores son un síntoma de este problema, como lo es la fiebre. El problema no es que el Everest no sea digno de ser escalado. El problema es la forma tan improvisada y carente de toda información técnica para hacerlo.

¿Cómo ha visto la actuación del ministro de Hacienda, Rodrigo Valdés? ¿Es suficiente lo que intenta hacer para mejorar el rumbo del Gobierno? 

Siguiendo como mi analogía, el grupo de amigos se dio cuenta a mitad de camino que estaban en problemas serios y tomaron la buena decisión de llamar a un par de sherpas. Pero éstos últimos no pueden hacer milagros, los escaladores ya están en la mitad de la montaña en una situación compleja. Peor aún, el grupo de amigos no entiende muy bien el lenguaje de los sherpas, y a menudo sigue improvisando y tratando de escalar en lugar de bajar a un lugar seguro para revaluar con mesura.

¿Cuál es la responsabilidad de la Presidenta Bachelet en todo esto que se ha hecho y ha pasado?

No tengo evidencia de su responsabilidad, pero me parece inconcebible que no la tenga.

¿Hay políticas o medidas adoptadas en este período que un próximo Gobierno deberá intentar retrotraer?

No es fácil rearmar un huevo revuelto…

Archivos relacionados

Enlaces relacionados