2235713_500.jpg

Economía & Dinero

Reforma Laboral: Gobierno apuesta a zanjar acuerdo la próxima semana, pero despacho queda ya para marzo

Juan Pablo Palacios 21/01/2016

De todos modos, se evalúa que el próximo martes o miércoles la iniciativa empiece a ser vista por la sala del Senado. Diputados DC advierten que no están los votos para aprobar los cambios que pide grupo de senadores de su partido.

A una semana de que finalice el año legislativo, en el Gobierno trabajan a contrarreloj para intentar acercar posiciones en el debate de Reforma Laboral con el ala de senadores de la DC, quienes han impedido sellar un acuerdo definitivo en la Nueva Mayoría (NM) por diferencias de fondo respecto del corazón de la iniciativa.

El grupo de legisladores, representado por Andrés Zaldívar e Ignacio Walker, insistió el martes en una reunión con los ministros de Hacienda, Rodrigo Valdés, y del Trabajo, Ximena Rincón, en reponer las “adecuaciones necesarias” por parte del empleador en caso de huelga, permitiendo el traslado de personal no involucrado en un conflicto laboral desde un recinto a otro. También plantearon la extensión universal de beneficios y que la negociación del sindicato interempresa sea voluntaria y no obligatoria para el empleador como lo propone actualmente el proyecto. 

En tanto, el Ejecutivo sólo planteó ajustes acotados al texto legal que despachó la Comisión de Trabajo del Senado, no logrando convencer al llamado sector de los “príncipes”.

Ante ese escenario, Valdés y Rincón se dieron un plazo de una semana para intentar alcanzar un consenso definitivo. Sin embargo, el ministro de la Segpres, Nicolás Eyzaguirre, ya reconoció ayer que es posible que no se despache el proyecto antes de marzo, lo que al interior del oficialismo ya es un hecho. Cabe indicar que la meta de La Moneda era aprobar como ley la iniciativa antes del 31 de enero.

En ese contexto, las fuentes precisan que la idea del Ejecutivo es que la próxima semana quede pavimentado el camino para que de regreso del receso de febrero se culmine de manera expedita el debate laboral.

Añaden que el objetivo es no llegar a Comisión Mixta y que al menos la próxima semana la reforma empiece a ser vista por la sala del Senado, tras su nuevo paso por la Comisión de Trabajo, dejando para marzo la votación de tercer trámite en la Cámara de Diputados.

“Estamos más cerca del acuerdo, aunque hay tres temas en controversia, eso llevará a que las dos partes (Gobierno y  senadores DC) tengan que flexibilizar su postura en alguno de esos puntos”, dice un personero involucrado en las negociaciones.

Pugna con diputados

La postura de matices en la Reforma Laboral, expuesta por el grupo de senadores de la DC, generó la molestia de los diputados de ese partido. “La posición de la Democracia Cristiana no está representada por la opinión de algunos senadores que tienen una posición distinta a lo que la bancada de la DC votó acá en la Cámara de Diputados. Nosotros estamos por mantener los estándares básicos que son los pilares de esta reforma laboral y, por tanto, quiero primero que nada emplazar a los senadores de mi partido, que están en otra tesis a lo que se aprobó en la Cámara de Diputados y a lo que forma parte del programa de gobierno, que aclaren su postura, pues de alguna u otra manera confunden a la opinión pública, ya que no es la opinión de la DC. El partido en la Cámara de Diputados votó en consecuencia con los contenidos esenciales de la reforma”, dijo el diputado de la falange y vicepresidente de la Cámara, Patricio Vallespín.

El diputado y presidente del PC Guillermo Teillier, también planteó reparos a la postura de los “príncipes”. “No hay que meter a todos los senadores DC en el mismo saco, porque la senadora Goic ha mostrado una postura distinta, Jorge Pizarro también. Pero sí creo que ese grupo ha actuado con demasiada intransigencia, se están oponiendo a toda la Nueva Mayoría, contra el interés del Gobierno y sobre todo contra el interés de los trabajadores. Están favoreciendo a los empresarios”, dijo.

El senador Ignacio Walker (DC) salió al paso de las críticas: “En Chile existe un sistema bicameral, Cámara de Diputados y Senado. Cinco de los siete senadores de la bancada de la DC hemos presentado una propuesta muy concreta, donde hay dos o tres aspectos que son muy sensibles y que no han madurado y que requieren de más debate. La DC va a defender tres principios, primero fortalecer los derechos colectivos de los trabajadores, organización sindical y negociación colectiva. Segundo, proteger la libre afiliación sindical, que está en la doctrina de la DC y en todo sistema de la Organización Internacional del Trabajo (OIT). Y tercero, proteger a las Pymes, a los más de 700 mil micro y pequeños empresarios que generan entre el 60% y el 70% del empleo. A ellos no les podemos exigir los mismos estándares que a las grandes empresas. En eso estamos conversando”.

Por su parte, el diputado PPD Tucapel Jiménez sostuvo que ante el nivel de diferencias, lo más adecuado es que la reforma sea zanjada en una Comisión Mixta. “No veo cuál es la necesidad urgente de sacar esto el 31 de enero o sacarlo la primera semana de marzo. Tampoco entiendo la preocupación de que la reforma se pueda ir a Comisión Mixta, las discrepancias entre senadores y diputados siempre se han arreglado en Mixta. Entendíamos que los senadores le iban a hacer cambios o mejoras al proyecto, pero la idea no era tocar el corazón de la reforma. Hoy estamos entrampados en el corazón de la reforma como titularidad, extensión de beneficios y derecho real a huelga. Sólo queda esperar lo que van a decir los senadores y nosotros irnos a Mixta”, dijo. 

Archivos relacionados