2172254_500.jpg

Economía & Dinero

Quiebras personales admisibles llegan a 1.306 y la mitad corresponden a profesionales

Carlos Alonso 27/05/2016

De acuerdo a la Superintendencia de Insolvencia y Reemprendimiento, de octubre de 2014 a abril de este año, más de la mitad de quienes tomaron la decisión de reorganizar sus deudas tienen un ingreso mensual bajo los $500 mil. El monto promedio de la deuda asciende a $26 millones. Por su parte, solitudes de empresas admitidas ascienden a 62.

En octubre de 2014 entró en vigencia la Ley de Reorganización y Liquidación de Activos de Empresas y Personas, que reemplazó a la antigua ley de quiebras. Esta nueva legislación tenía como objetivo acelerar los procesos de insolvencia de las empresas y reorganizar a las que tienen alguna viabilidad. Además, fijó un proceso especial para que las personas puedan declararse en situación de quiebra y renegociar sus deudas a través de un proceso ágil, consensuado,  y  con resoluciones en un tiempo acotado. 

Así, con estas nuevas directrices, desde que entró en vigor la ley y hasta el 30 de abril recién pasado, un total de 3. 341 personas han realizado solicitudes de inicio del procedimiento concursal de renegociación.

De ellos, 1.306 personas obtuvieron la admisibilidad e iniciaron la tramitación de sus procedimientos de reorganización. 

De acuerdo a cifras de la Superintendencia de Insolvencia y Reemprendimiento, de ese total,  el  76% era trabajador dependiente, equivalente a 996 personas. Muy por debajo se ubicó la categoría jubilado, pensionado o montepiado, con el 10% del total, que equivale a 137 personas. Luego se ubican los cesantes con un 6% (74 personas). Asimismo, la mitad era profesional y  el  47% se dedicaba a algún oficio. 

En cuanto a los ingresos, el 23,2% recibe una remuneración líquida mensual inferior a $250 mil, mientras que el  33,2% gana entre $250 mil y $500 mil. En suma, más de la mitad de quienes tomaron la decisión de reorganizar sus deudas tiene un salario mensual inferior a los $500 mil. 

En cuanto a la edad promedio, la mayor concentración se produce en el tramo que fluctúa entre los 30 y 44 años con un 49%, seguido por el rango entre 45 y 59 años, con un 28%. Más atrás, el  tramo que comprende desde los 60 años y más registra un 14%, y por último, entre  los 18 y los 29 años con un 9%.

Ahora bien, de las 1.306 solicitudes admisibles, 936  personas lograron terminar su renegociación al 30 de abril de 2016.  El proceso  tuvo  un tiempo de tramitación promedio de 69 días. 

El monto promedio de la deuda de las solicitudes admisibles asciende a $26 millones.  De ellos, el promedio de deuda de los hombres llega a $30 millones,  mientras que el de las mujeres a $21 millones. 

Según tipo de acreedores, el mayor pasivo promedio corresponde a bancos, con $20,7 millones, seguido de cooperativas de ahorro y crédito con $5,6 millones, servicios financieros con $3,9 millones y enseñanza con $3,8 millones.

El superintendente de Insolvencia y Reemprendimiento, Andrés Pennycook, sostuvo que “este es un cambio de paradigma, ya que  la nueva ley busca que las personas puedan reemprender saldando sus deudas”.  Asimismo, Pennycook  dijó que “vemos con satisfacciónque más de un 90% de las renegociaciones termina con acuerdo entre el deudor y los acreedores”.

Reorganización de firmas La nueva legislación también tenía como propósito que las empresas que se declararan en quiebra lo hicieran de manera organizada y en un tiempo acotado, o bien a las firmas que eran viables, hacer su proceso de reestructuración de forma ordenada y rápida.  

Con ese objetivo, al 30 de abril de 2016 se habían realizado 117 solicitudes judiciales de Reorganización de Empresas Deudoras y, de éstas, 62 contaban con resolución de reorganización dictada y publicada en el Boletín Concursal. De ese total, 48 se encontraban vigentes, 1 terminada y en los 13 restantes se dictó término anticipado, convirtiéndose en procedimientos de liquidación.

Para el procedimiento  de liquidación de activos de la empresa deudora, al 30 de abril de 2016 se encontraban en tramitación 995 solicitudes judiciales. De éstas, 462 contaban con resolución de liquidación dictada y publicada en el Boletín Concursal. De dicho total, 406 estaban vigentes y en 56 se había dictado y publicado resolución de término.

¿Qué dice La ley? Una de las modificaciones principales de  la ley es que crea procedimientos concursales, que son procesos de reorganización o liquidación o repactación de las deudas. 

Se aplican a las empresas y a las personas naturales. De esta manera, se ofrece una salida para los diferentes tipos de deudores, ya sean micro, pequeñas, medianas o grandes empresas, o personas jurídicas sin fines de lucro o personas naturales. Los procedimientos concursales buscan equilibrar los derechos de los deudores con los de los acreedores, y ofrecen a ambas partes garantías para resolver los conflictos.

Asimismo, se busca la  conservación de las empresas como unidades productivas, lo que les permitiría mantener el giro y seguir dando empleo. Todo esto en un tiempo máximo de 12 meses para la empresa.

Mientras que para las personas naturales, en tanto, el procedimiento concursar de renegociación les permite renegociar las deudas con los acreedores, o les da la opción de ejecutar los bienes de forma simplificada y expedita. Todo esto en un período  de 8 meses.  También se establecieron tribunales para hacerse cargo de estos procedimientos, los que tomarán preferentemente las causas concursales y pueden someterlas a arbitraje concursal, en el que un árbitro inscrito ante el tribunal se hace cargo de tomar las decisiones.