2069751_500.jpg

Economía & Dinero

Programas generadores de empleo están entre los con mayor ejecución en el 1T

M. Leiva y R. Cárdenas 13/05/2016

Por otro lado, hubo 23 partidas que han gastado menos del 10%. Diputado Pablo Lorenzini criticó el bajo nivel de desembolso y solicitó al Ministerio de Hacienda evaluar y reasignar esos recursos a proyectos de inversión que generen trabajo.

La desocupación es un factor de preocupación dentro del Gobierno y así lo reflejaron las cifras de ejecución fiscal del primer trimestre de este año. Dentro de los 8 programas que en ese período gastaron más del 50% de su presupuesto anual figuran dos relacionados con  generación de empleo, según antecedentes de la Dirección de Presupuestos (Dipres).

El área Mujer y Trabajo del Ministerio de la Mujer desembolsó entre enero y marzo un 68,9% de su presupuesto. Es decir, de los $7.332 millones aprobados, ya gastó $5.055 millones. En este subtítulo se asignan dineros para iniciativas de jefas de hogar, asociatividad y emprendimiento y buenas prácticas laborales con equidad de género. Por su parte, el programa Pro Empleo presentó un 54% de ejecución, gastando $18.758 millones de los $34.715 millones de presupuesto vigente. Cabe señalar que este monto se amplió en los primeros meses del año, porque la Ley aprobada para 2016 sólo destinaba $15.362 millones a este ítem.

El primer lugar de la lista de mayor gasto en el primer trimestre la encabezaron los programas de Energización Rural y Social, y la Subsecretaría del Interior, con 86,8% y 73,7% de ejecución, respectivamente.

En el otro lado de la medalla, de un total de 311 programas estatales, 140 registraron una ejecución bajo el promedio de 23,8% en el período, y de ellos 23 ni siquiera llegaron a 10%. 

Dicholistado fue liderado por tres programas del Ministerio de Educación: Fortalecimiento de la educación superior (1,6%), Becas y asistencialidad estudiantil (2,3%), e infraestructura educacional (3,2%).

Como ha sido habitual en los últimos años, también se encontró en esta posición el programa de inversión sectorial de salud, con sólo $17.684 millones gastados (3,6%), de un total de $496.264 millones.

Además, dentro de esta categoría figuraron 7 oficinas dependientes del Ministerio de Economía: Millenium de investigación científica; Comité Innova Chile; Fondo de administración pesquero; Servicio de Cooperación Técnica (Sercotec); Fondo de innovación para la competitividad; y las subsecretarías de Pesca y Turismo. 

Desde la Subsecretaría de Turismo aclararon que el Plan Nacional de Desarrollo Turístico Sustentable “tiene fondos de transferencias a distintas instituciones, y este proceso de tramitación y toma de razón por parte de la Contraloría se realizó durante el primer trimestre. En abril ya tenemos un 28% de ejecución presupuestaria, mientras que en mayo sobrepasaremos el 40%”. 

Reasignaciones. Las subcomisiones mixtas de presupuestos del Congreso comenzaron a revisar las partidas de todos los ministerios para conocer si han gastado o no dentro del promedio esperado. 

Los resultados no han sido muy satisfactorios al menos en la segunda subcomisión, según afirmó su presidente, el diputado Pablo Lorenzini (DC). Recalcó que el Instituto del Deporte ha gastado muy poco, “de las inversiones previstas para los estadios sólo ha desembolsado 1% a abril, de un total de $5.000 millones”.

Molesto estaba el parlamentario con este bajo nivel de ejecución, porque indicó que a mediados de año, cuando la Dipres les llama la atención, se terminan gastando ese dinero en compra de bienes, porque ya no se alcanza a llamar a licitación. “Después andan a la carrera y gastan en cualquier cosa, porque aunque quieran ya no pueden cumplir con las inversiones”, denunció.

Por ello, Lorenzini le ha solicitado al ministro de Hacienda, Rodrigo Valdés, que evalúe los programas y que los recursos de aquellos que no estén gastando se desvíen a proyectos de inversión que estén disponibles para generar empleo y enfrentar la mayor cesantía que afecta al país.  “¿Para qué tenemos esa plata empozada? Pero el ministro está en otra, anda en la reforma laboral, en proyectos filosóficos (como el de productividad), en vez de ocuparse de lo terrenal y entrar en el invierno con más empleos de emergencia”, recalcó.