President Trump Delivers Remarks At Utah State Capitol In Salt Lake City

Economía & Dinero

Presupuesto 2019 de EEUU incluye US$200.000 millones para estimular infraestructura

L. Ruiz y agencias 13/02/2018

Solicitud al Congreso estadounidense para autorizar ese dinero en 10 años busca estimular avances por un total de US$1,5 billones (millones de millones) que serán pagados por estados, localidades e inversionistas privados.

El Presidente de EEUU, Donald Trump, reveló su segundo presupuesto fiscal para 2019, que incluye un plan de gasto de US$200.000 millones en infraestructura, además de US$23.000 millones para mejorar la seguridad de sus fronteras y la inmigración, así como US$716.000 millones para programas nucleares que incluye el arsenal nuclear. El anuncio ayudó a los avances del mercado, con aumentos en los índices de materiales e industriales del S&P 500.

La solicitud al Congreso estadounidense para que autorice ese dinero en infraestructura en 10 años busca estimular avances por un total de US$1,5 billones (millones de millones) que serán pagados por estados, localidades e inversionistas privados.

El plan, que según funcionarios gubernamentales enfrenta un difícil camino por delante, remodelaría la forma en que el Gobierno federal financia carreteras, puentes y otros proyectos de infraestructura. Y si llega a buen término, muchos estadounidenses podrían enfrentar impuestos y tasas más altos.

Pero, la propuesta no ofrece tantos fondos federales nuevos como los demócratas querían ni aborda directamente cómo el Gobierno federal conseguirá el dinero necesario. El Gobierno calificó la propuesta como un punto de partida para las negociaciones.

Trump ha convertido su plan de infraestructura en una de sus principales prioridades legislativas para este año, antes de las elecciones parlamentarias de noviembre que marcarán la mitad de su presidencia, en las que los demócratas intentarán tomar el control del Congreso en poder de los republicanos.

La propuesta legislativa de Trump en materia de infraestructuras necesitaría 60 votos para ser aprobada en el Senado de 100 escaños. Pero como los republicanos sólo tienen una escueta mayoría de 51-49, necesitarán el respaldo de algunos demócratas para su aprobación.

Considerando que se espera una fuerte oposición demócrata, el plan parece enfrentar una batalla cuesta arriba. “El plan de Trump es sólo otro regalo para las corporaciones y gente adinerada a expensas de los trabajadores estadounidenses, y no aborda algunas de las necesidades más urgentes de infraestructura que enfrenta nuestro país”, dijo el Comité Nacional Demócrata.

Trump se reunió ayer con funcionarios estatales y locales, incluidos los gobernadores de Wisconsin, Luisiana, Virginia y Maine, antes de sostener una cita con los líderes del Congreso el miércoles para analizar su propuesta.

Déficit presupuestario al alza

Ayer también se conoció que el déficit presupuestario de EEUU aumentó en los primeros cuatro meses del año fiscal luego que el crecimiento del gasto excediera los ingresos.

La brecha fiscal de Estados Unidos aumentó 11% a US$175.700 millones entre octubre y enero frente al mismo período del año anterior, informó el Departamento del Tesoro. Los desembolsos aumentaron 5% a US$1.300 millones, mientras que los ingresos crecieron 4% a US$1.100 millones.

El déficit presupuestario se amplió en el último año fiscal al mayor desde 2013. Se espera que la brecha siga aumentando a medida que el envejecimiento de la población aumente el gasto en atención médica y programas de jubilación y por los recortes fiscales promulgados este año que se espera reduzcan los ingresos en hasta US$1.500 millones la próxima década. El domingo, el director de presupuesto de la Casa Blanca, Mick Mulvaney, dijo que el déficit presupuestario aumentará este año, pero podría reducirse con el tiempo debido al crecimiento económico.

El presupuesto propuesto por la administración Trump muestra que el déficit de 2019 aumentará a casi US$984.000 millones y sumará un total de US$7.100 millones en la próxima década. Eso supone que el Congreso adopte todas las propuestas de Trump, incluidos recortes de gastos, y que la economía no sufra una recesión. EEUU registró un superávit de US$49.200 millones en enero, unos US$2.000 millones menos que el superávit de 2017.

Los superávit en enero son impulsados gracias a cambios en ciertos pagos que normalmente se hacen el primer día del mes, pero se trasladan por feriados de Año Nuevo.