Economía & Dinero

Paul Sullivan entregó las claves para el buen uso del dinero

Francisca Guerrero 08/06/2016

Organizar gastos, destinar un porcentaje al ahorro y no dejar de disfrutar, son pasos cruciales según el destacado columnista de The New York Times.

 La historia del creador de las cajas de las hamburguesas del McDonalds que superó cinco veces el cáncer, la de una estrella del fútbol americano y la de una profesora jubilada son algunos de los ejemplos que ocupó Paul Sullivan, connotado columnista de The New York Times, para explicar la buena administración del dinero a su audiencia en la conferencia “Las claves para usar bien tu dinero y hacer crecer tus ahorros”, de AFP Capital. 

La diversidad de los casos empleados era justamente para demostrar que todos podemos hacer un buen uso del dinero en función de nuestro bienestar, más allá de si se trata de un acaudalado empresario, un deportista o una profesora. 

“No se trata de cuánto dinero tienes, sino de que puedas controlar lo que haces en tu vida”, aclara de partida el conferencista, quién llama a no quejarse del tráfico, el clima, los intereses y los impuestos, “porque no están bajo nuestro control”. 

Sullivan reenfoca la atención en la tarea de la administración inteligente de nuestro dinero a las áreas que sí dependen de nuestras decisiones. “Lo que podemos controlar es cuánto ahorramos y gastamos”, subraya. 

“Lo fundamental es un plan de ahorro y gastos, sin dejar de gratificarse (…) Para que sea sostenible el plan requiere de honestidad, de modo que permita controlar tus instintos”, sostiene el columnista estadounidense. 

Además, asegura que en la medida que los ingresos lo permitan el ítem de recreación debe estar presente en la organización de los gastos, de lo contrario no será un plan sostenible. 

La planificación que propone es un ejercicio mental, en el que consideres un porcentaje más o menos permanente de ahorro, te hagas conscientes de todos tus gastos y, al mismo tiempo, del dinero que dispones para tus gustos. 

Si el hábito no es mental, entonces no duda en recomendar una típica tabla de  Excel. “Simple matemática. Si cada mes tengo US$2.000 lo divido en 500 para mi renta, 300 de alimentación y otros gastos básicos, un porcentaje para el ahorro y el resto para el goce”. 

Consultado por PULSO respecto a cómo comenzar a aplicar el plan cuando ya se arrastra una deuda importante, como es el caso de la mayoría de los chilenos, indicó que “no se puede dejar de pagar pero tampoco es viable que pagues todo de una sola, sería una buena idea, pero la gente no lo hace, porque si lo único que haces es pagar deudas no vas a disfrutar tu vida ni de lo que haces y en esas condiciones cumplirás sólo unos meses o a lo más un año y después volverás a caer en malos comportamientos”. 

En ese marcó aseguró que lo más conveniente es “un plan según el cual destines un moto determinado al pago de la deuda pero al mismo tiempo puedas hacer otras cosas, como pagar tu renta, comprar ropa, comida y tener algo de diversión. Quizá habrá menos dinero para el entretenimiento, pero si no tomas esa decisión en el momento oportuno será aún más complejo en el futuro por el crecimiento de la deuda”. 

¿Es este un plan para ricos? Sullivan no lo cree y sostiene que “la gente más pobre es la que mejor hace este ejercicio de organización. Ellos saben que con lo poco que tienen deben alimentarse, recrearse, etc.”.