Paul Romer

Economía & Dinero

Paul Romer, el economista jefe del BM que denunció la alteración del Doing Business

PULSO 13/01/2018

Crítico al modelo tradicional de la macroeconomía, en 2011 llegó a plantear una nueva formula en Honduras que convirtiera a ese país en un lugar autónomo sin corrupción y sin elites.

Sin duda, el hombre de la jornada de este sábado en que se develó la alteración del ranking Doing Business del Banco Mundial para Chile, fue Paul Romer, el economista jefe del organismo quien denunció las irregularidades del polémico informe e incluso pidió disculpas al país, lo cual llevó más tarde al propio Banco Mundial a matizar sus dichos.

Y es que Romer se ha caracterizado durante su carrera por criticar el orden establecido y se ha alejado del pensamiento tradicional de la macroeconomía. Este economista, empresario y activista, y que desde junio de 2016 ocupa el relevante puesto en el BM, se ha mostrado contrario a la evolución teórica de la macroeconomía y contra los economistas neoclásicos. Además, considera que el modelo matemático es perjudicial para el manejo de la economía real.

Romer es doctor en matemáticas de la Universidad de Chicago, y en 1997 fue considerado como una de las 25 personas más influyentes por la revista Time. Antes de asumir en el Banco Mundial se desempeñaba como profesor de economía en la Escuela de Negocios Stern en la Universidad de Nueva York.

De hecho, su pensamiento contra el modelo convencional lo llevó a plantear nuevas formulas para erradicar la pobreza en algunos países. Ese fue el caso de Honduras, donde Romer en 2011, planteó quitar la corrupción, las reglas económicas “distorsionadas” y las elites para crear una nueva ciudad con su propia ley y gobierno, llamada “Charter City”.

Esta sería administrada por países que han desarrollado instituciones sólidas y un estado de derecho.  En 2011, el congreso hondureño aprobó el proyecto que daba inicio al proceso para avanzar a ese modelo. Sin embargo, luego de un tiempo Romer se retiró del proyecto porque la agencia creada para supervisar la iniciativa firmó un acuerdo con inversionistas.

La noticia fue una sorpresa para Romer. Él creía que una comisión de transparencia temporal que había formado con un grupo de expertos conocidos debería haber sido consultada, por lo que se retiró.

La ley que establece el experimento de Honduras en una ciudad autónoma, una región de desarrollo especial, o RED en sus iniciales en español, “creaba flexibilidad que promueve innovaciones, pero requiere una divulgación estricta en el camino”, dijo Romer en esa oportunidad.