Economía & Dinero

Patricio Rojas: "Lo más importante es que a futuro no se comprometan gastos permanentes que estén desalineados con los ingresos"

Carlos Alonso 27/01/2016

¿Qué opinión le merece el anuncio del Gobierno de revisar el precio del cobre de largo plazo?

Lo primero que hay que decir es que me parece extraño  que hayan llamado al comité de expertos del precio del cobre  y no a los que fijan el PIB tendencial. Hoy día el ajuste que hay que hacer para el PIB potencial también es relevante, por lo tanto, si uno está viendo un ajuste de largo plazo se debieran considerar ambas variables.

Dicho eso, ¿qué efectos prácticos tiene una corrección de los parámetros del precio del cobre de largo plazo?

En la medida que los parámetros de largo plazo – que están desalineados- se corrijan rápidamente es una buena señal, pero en la práctica  no tiene mucho impacto, porque  los gastos para 2016 ya se efectuaron,  y por lo tanto, con estos parámetros corregidos lo que se puede determinar es el mayor déficit estructural que registrará la economía, pero no mucho más. Ahora lo relevante es que el ministro de Hacienda hiciera un ajuste en las proyecciones efectivas, tanto en PIB y precio del cobre. 

En este caso ¿el objetivo es dar una señal?

Lo que se puede saber con esta información es cuánto serán los ingresos permanentes que tendrá el país, y por lo tanto, alinearlo con los gastos. En definitiva, en la medida que tengamos claridad de cuáles serán los ingresos  permanentes  se puede determinar los gastos  permanente, y para ello no es necesario esperar septiembre ni octubre  para tener claridad sobre estos parámetros. 

¿Esta nueva realidad complica adicionalmente el escenario fiscal 2017-2018?

Se está anticipando que el escenario 2017 y 2018 se viene bastante estrecho, pero también  anticipando sobre  el déficit estructural que tiene la economía, y cuál será el esfuerzo que hará este Gobierno en reducir el déficit estructural. Ellos están comprometidos en ir reduciendo 0,25 punto por año, sin embargo, el nivel de déficit hoy en día es superior al que el Gobierno había proyectado originalmente y, en ese sentido, también da claridad del punto de partida y de que la convergencia a balance será más lenta de lo que se presupuestaba. 

¿Ve compleja la convergencia a balance estructural?

Lo más probable es que si el Gobierno corrige el déficit estructural por los verdaderos parámetros de largo plazo, el déficit estructural será mayor, por lo tanto el ajuste comprometido de 0,25 punto, si bien lo puede cumplir, el punto de partida es mayor, y eso es un elemento que el Gobierno debe sincerar. 

En ese sentido, ¿el Gobierno debería reducir el gasto o bien ampliar el déficit estructural?

Hay que hacer un esfuerzo por avanzar hacia la convergencia, y por ello, lo más importante es que a futuro no se comprometan gastos permanentes que estén desalineados con los ingresos permanentes. Por lo tanto, hay que gastar en función de estos ingresos permanentes. Lo más importantes es que los gastos comprometidos hacia adelante sean coherentes con los ingresos permanentes, y realizarlo en base a presupuestos realistas y no voluntaristas.

Archivos relacionados