Patricio Meller: "Da lo mismo si tienes un doctorado. En ciertas materias, un software perfectamente te puede sustituir"

PULSO

Entrevista con el presidente de Fundación Chile.

Para Patricio Meller, presidente de Fundación Chile (FCH), la economía circular es parte de una serie de grandes cambios sociales, económicos y tecnológicos que estamos viviendo, donde la “revolución digital” es fundamental. 

Meller estima que en la visión productiva anterior a la actual, lo único que le interesaba a la gente era consumir un bien, sin ninguna preocupación por el proceso productivo. Pero ahora -según Meller-, está cambiando esa concepción. “El consumidor se empieza a preocupar ahora en cómo es el proceso de producción de un producto, como por ejemplo, su impacto en la huella de carbono. O sea, hay una preocupación antes del consumo en sí”, comenta el presidente de FCH.

¿Y después de consumir?

– También hay una preocupación post consumo, de saber qué sucede después con el producto. Pero uno de los principales cambios del consumidor pasa también con respecto a la propiedad. Antes, queríamos ser propietarios de las cosas que usábamos (el auto es el mejor ejemplo), pero de a poco, uno comienza a cuestionarse si realmente es necesario tener un vehículo cuando más del 90% del tiempo no se ocupa. Entonces, la clave ahora está en el traslado y para eso no necesito ser dueño del auto. Modelos como el de Uber o Airbnb son un claro ejemplo, donde la tecnología es fundamental. Por eso, son varias revoluciones que están llegando juntas.

¿Cómo cuáles?

– Están pasando muchas cosas juntas, especialmente desde el punto de vista de la Industria 4.0, que va aparejada a la tecnología. Pero todo esto ha sido gatillado por la “revolución digital”, la gran capacidad de procesamiento que hemos logrado como sociedad. Lo vemos en otros campos como el de la medicina molecular o la investigación sobre el genoma humano. También surge la revolución robótica y la inteligencia artificial, donde se abre un mundo fascinante si pensamos que en el futuro esta sea capaz de pensar más rápido que el hombre.

¿El típico argumento de Hollywood?

– Sí, pero no creo que sea algo importante aún para preocuparnos. No es lo más urgente.

¿Y qué es lo urgente?

– Lo relacionado a economía circular. Todos los trabajos rutinarios van a ser sustituidos por un software o un robot. Y no sólo son los relacionados a los obreros. Pueden ser también técnicos o profesionales. No importa el cargo o nivel educativo, lo que importa es el tipo de labor. Da lo mismo si tienes un doctorado. En ciertas materias, un software te puede perfectamente sustituir.

¿Qué otro tipo de tecnología es importante en este ámbito?

– El Internet de las Cosas (IoT) también es fundamental, porque no sólo permite juntar datos, sino que además puedes procesarlos y utilizarlos para diferentes cosas. Por ejemplo, ya se está probando una tecnología que tiene varios sensores en los asientos de un automóvil y que reconoce sólo al dueño del vehículo para encenderse, o bien capta cuándo éste tiene sueño mientras maneja y genera una alarma. Lo interesante no es sólo generar la información, sino saber usarla.

¿Pero hay temas pendientes con respecto al uso de esos datos donde aún tenga que intervenir la legislación?

– En estos temas, mientras menos se interfiera, mejor. Toda la legislación que se haga quedará obsoleta dado el ritmo de generación tecnológica que está sucediendo.