OIT

Economía & Dinero

OIT advierte riesgos en proyecto que crea estatuto para jóvenes que estudian y trabajan

Miriam Leiva P. 17/04/2018

Ante la Comisión de Trabajo de la Cámara, la entidad alertó sobre el no pago de horas extraordinarias y la alta flexibilidad en la organización de la jornada. Advirtió que no implique un “efecto sustitución” para otros empleados.

Una voz de alerta respecto de algunos contenidos del proyecto que crea un estatuto laboral para los jóvenes que se encuentran estudiando en la educación superior, lanzó la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

La entidad llamó a tener cuidado a que la posibilidad de contratar a estudiantes no termine sustituyendo empleos que tendrían carácter de permanente. “Nos permitimos sugerir evaIuar si esta mayor oferta de mano de obra será absorbida por una mayor demanda adicional de parte de las empresas. En caso contrario, se daría un efecto de sustitución por eI cual los trabajadores bajo esta modalidad de contrato reempIazarían a otros fuera de ella”, indicó Humberto Villasmil, especialista en Normas Internacionales del Trabajo y Relaciones Laborales de la OIT.

El funcionario internacional entregó sus comentarios ante la Comisión de Trabajo de la Cámara de Diputados, que hace unas semanas está revisando la iniciativa que el Ejecutivo reactivó calificándola con urgencia simple. El proyecto había sido enviado en 2013 durante el primer período de Piñera y no había sido revisado en ninguna comisión.

En términos generales el articulado busca aumentar el empleo formal en los jóvenes entre 18 y 24 años otorgándoles cobertura de seguridad social y de accidentes del trabajo; y dotarlos de mayor experiencia anticipando su ingreso al mercado laboral, entre otros objetivos. Para ello propone generar reglas especiales para personas de este segmento etario que se encuentren cursando estudios regulares en la educación superior, como el no aplicar la norma automática de transformación a contrato indefinido; establecer jornadas continuas y discontinuas de trabajo sin sobrepasar las 30 horas semanales, ni las 12 horas diarias; no pactar horas extraordinarias; y pactar turnos domingos y festivos; entre otras normas.

Luz amarilla

La OIT se refirió a varios de estos puntos atendiendo los convenios que ha firmado el país. Villasmil afirmó: “A la luz de las recomendaciones de la OIT que puedan ser directa o indirectamente apIicabIe es legítimo legislar sobre el tema, pero cuidando que no se dé una excesiva precarización, discriminación o segmentación de una categoría de trabajadores en relación a otras”.

Entre sus comentarios llamó la atención sobre el hecho de que el proyecto no refiera ningún artículo respecto del salario que se otorgará a este segmento. “Por lo que cabe interpretar que el trabajador-estudiante queda cubierto por el salario mínimo en forma proporcional a las horas trabajadas. Obviamente, que eso constituiría el piso mínimo Iegal”, señaló en su presentación el funcionario proponiendo que se deje establecido en la letra de la ley: la forma de cálculo, la estimación deI salario y la base imponibIe para considerar las cotizaciones.

Asimismo, explicó que la iniciativa permite la distribución de horas de “forma muy flexible”, incluso permitiendo pactar labores en domingos y festivos que “habitualmente conlleva un pago extra en los contratos regulares. Lo anterior se hace con un tipo normativo muy abierto que quizás cabría acotar. En la medida que la carga de trabajo se concentre en pocos días, o en días festivos y domingos, y dado que no se considera suplemento saIarial por esos días, este tipo de contrato podría posibilitar una merma en la remuneración frente a los contratos habituaIes”, recalcó la entidad.

También planteó su duda respecto de la norma que no computa esta modalidad de contrato para calcular la antigüedad si por ejemplo, el estudiante se quedara trabajando en la misma empresa bajo otras condiciones, “esto sugiere quizás una desproporcionada reordenación que no pareciera suficientemente justificada y que implicaría un abaratamiento de costos a la larga”. P