Economía & Dinero

Observatorio Fiscal: para mayor flexibilidad presupuestaria se necesita mayor control

Carlos Alonso 28/04/2017

Un informe de este centro de investigación reveló que en 2016 el erario a nivel de las partidas del Gobierno Central tuvo una ejecución real de 104% en relación a lo planificado en la ley.

La discusión del Presupuesto es compleja. De eso no hay dudas y por ello, cada peso que se gasta o se deja de gastar es tema de análisis y debate. Uno de esos es si el Gobierno logra ejecutar el 100% del presupuesto aprobado, realizar reasignaciones, lo sobre-ejecuta o sub-ejecuta. Uno de estos temas fue analizado por el Observatorio Fiscal. De acuerdo al informe “¿Cómo gastaron los servicios públicos en 2016 una vez aprobada la ley de Presupuestos 2016?”, el investigador Manuel Henríquez señaló que a nivel de Gobierno Central la ejecución fue de 98,4%, en relación a lo planificado en la Ley de Presupuestos 2016. A nivel de las partidas del Gobierno Central el escenario es distinto, puesto que la ejecución real llegó al 104% en relación a lo planificado en la Ley de Presupuestos 2016. Asimismo, el reporte detalló que 82% de las partidas presupuestarias presentó una ejecución mayor al del presupuesto inicial sin considerar el presupuesto del tesoro público. Estas partidas, a su vez, tuvieron una ejecución promedio de 7% por sobre sus presupuestos iniciales con un rango de variación entre 0% y 15%.

En el detalle, el informe muestra que el Ministerio de Salud es el que presentó mayores ejecuciones de gasto en relación a su presupuesto, tanto en términos del monto (más de $813 mil millones) como por el porcentaje que representa de su gasto total (12,1%), por encima del promedio de las partidas, lo cual está explicado principalmente por un fuerte sobre gasto en los ítems “servicio de la deuda”, “otros gastos corrientes”, “gastos en personal” y en “bienes y servicios de consumo”. Por el contrario, resalta el Ministerio de Economía, con la ejecución más baja en relación a su presupuesto que representa un porcentaje de -13,1%. Esto está explicado por un menor gasto en ítems como “iniciativas de inversión” y “préstamos de fomento a privados”.

De acuerdo a Henríquez, si bien la flexibilidad presupuestaria “es necesaria para una gestión eficiente de la ejecución presupuestaria de las instituciones públicas, se debe buscar un mejor equilibrio con una planificación presupuestaria más realista, tanto a nivel de partidas como de los programas presupuestarios”.

Es más, Henríquez añadió que “la OCDE recomienda que en el caso de Chile podría plantearse mejorar aún más la flexibilidad presupuestaria, siempre cuando existan mejores herramientas para medir los resultados del respectivo gasto”.

Para ello, el informe sugiere contar con una oficina de análisis presupuestario en el Congreso, para que los parlamentarios reciban apoyo continuo tanto para evaluar la ejecución de la Ley de Presupuestos, como para detectar inconsistencias en la propuesta de ley ex ante y, con ello, los senadores y diputados podría ser un contrapeso real frente al Ejecutivo a la hora de analizar la ejecución del gasto público.