Economía & Dinero

Micco: "La caída del cobre nos limita para empezar a ver nuevas cosas a futuro"

Miriam Leiva P. 18/01/2016

Nada bien ha partido este año para el Gobierno ya que la principal fuente de ingresos, el cobre, ha caído 14%, situándose bajo los US$2 (US$1,94, específicamente), y las encuestas de expectativas van reduciendo las proyecciones de crecimiento hasta apenas un 2%. 

Ante estos datos, las autoridades económicas no están indiferentes, por el contrario han explicitado abiertamente su preocupación por los menores ingresos que podría significar el severo ajuste del metal rojo, lo que conduciría a un mayor déficit fiscal, y por ende a un mayor endeudamiento. Justo en la semana en que el Estado de Chile logró colocar bonos por US$ 2.450 millones en los mercados internacionales a una tasa bastante baja en relación a las otras economías sudamericanas: 1,966% para los 1.200 millones en euros, y 3,407% para US$1.240 millones.

 “La caída del precio del cobre está muy relacionada con la volatilidad de la bolsa y el desempeño de la producción industrial de China, eso nos está pegando”,  indica el subsecretario de Hacienda, Alejandro Micco, al analizar el impacto que tendrá este desplome no sólo desde el punto de vista de los ingresos, sino que frente al programa de Gobierno.  “Ello lleva a que tengamos que hacer un análisis y ver cuál es la política fiscal ante esta nueva situación, y si la baja en el precio es permanente, obviamente que la política fiscal debe estar en línea”.

¿Cómo impacta la caída del cobre a la economía y al fisco, en particular? 

Esta caída del precio del cobre nos deja con mayor estrechez, pero a diferencia de otros países, el haber hecho la Reforma Tributaria nos permite pasar esta situación de mejor forma. De hecho muchos países hoy están haciendo planteamientos de aumentar la carga tributaria, como Colombia, para poder mantener el gasto fiscal y las cuentas ordenadas. El cobre para el fisco chileno es muy importante, más importante que para la economía en general.

En ese sentido, ¿la baja del petróleo compensa esta situación del metal rojo? 

En general el cobre se mueve en conjunto con el petróleo y ambos han caído en forma importante. Para nuestra economía, la relación es 3 a 1, el cobre pesa 3 y el petróleo 1, hablando de exportaciones bis a bis con las importaciones; pero para el fisco, la relación es 1-0 porque como fisco casi no tenemos gasto por el lado del petróleo, por tanto, la caída del cobre nos pega muy fuerte.

Si se lleva a números, ¿cuánto implica la pérdida por cobre versus los mayores ingresos tributarios vía reforma?

En 2016, sin Reforma Tributaria, el gasto público sólo habría podido crecer 0,5%, y con reforma podrá crecer un 4,4%, y eso demuestra su importancia para mantener gasto. Obviamente, esta situación fue prevista con niveles de precios del cobre más altos y hoy la situación de las proyecciones fiscales son muy distintas a las que teníamos dos meses antes. Hay que estar mirando si pasa a ser más permanente.

¿El ajuste de estos días va a modificar el precio promedio del cobre previsto para este año de US$2,5? 

Primero hay que ver cuánto de esta caída de los últimos días es permanente o si hay un rebote. Cuando uno mira en la historia, el precio del cobre tiende a mucha persistencia y cuando cae tiende a quedarse ahí, y eso tenemos que tomarlo en cuenta.

¿Cuánto tiempo se deberá esperar para saber si es permanente o vendrá un rebote?

En Chile tenemos una institucionalidad, tenemos un comité de expertos del cobre que ve estos temas. Estamos en análisis, pero obviamente no son períodos largos, y cuando uno ve caídas tan importantes del precio como ahora, uno en forma responsable debe ver cuál es la política fiscal responsable dado este nivel de cobre. Aún es muy pronto para anticipar, pero sin duda hay que ir monitorean do el día a día.

Pero el comité de expertos se cita en agosto, ¿se puede convocar antes? ¿esa es una medida a adoptar? 

Siempre se puede citar antes, hay que ver cuánto dura esta caída, cuánto dura la inestabilidad en los mercados, obviamente no es un tema de 2 o 3 años, es de corto plazo. De todas formas, estas son señales importantes que desde el punto de la política fiscal uno tiene que estar viendo con mayor cuidado, aún es prematuro, pero sin duda alguna estamos muy preocupados.

En caso de que sea permanente, ¿qué impacto tendría en la política fiscal?

Chile ha sido extremadamente responsable en su política fiscal y eso nos permite, asegurarle a la gente que los pasos que hemos dado en temas como educación, están financiados, y no serán revertidos porque el precio del cobre haya caído. Ello debido a que hicimos una reforma tributaria y entendíamos que no podíamos hacer un cambio estructural sólo basándonos en lo que el cobre estaba dando porque el precio estaba alto. Entonces con esta caída uno tiene que pensar, OK, los pasos que hemos dado están firmes, pero los siguientes pasos hay que estar viéndolos según esta nueva realidad, eso hay que tomarlo en cuenta. Todavía es muy prematuro, pero hay que ser claros en que una caída del precio del cobre como la que hemos tenido tiene impacto, ésta es una nueva situación que hay que revisar y evaluar la política fiscal de mediano y largo plazo, porque uno de los grandes activos que nos ha permitido avanzar es tener cuentas fiscales ordenadas.

¿Eso quiere decir que el Estado no tiene un peso más para comprometer en gasto futuro? 

Cuando se tiene un precio del cobre como éste, uno debe ir mirando los proyectos que tenía, uno tiene que revisar las prioridades y la gradualidad de las acciones. Hoy tenemos la situación donde la reforma nos ayuda a compensar esta baja del cobre, que nos permite seguir cumpliendo con nuestros compromisos a futuro, pero la caída del cobre nos limita para empezar a ver nuevas cosas a futuro.

¿En un escenario de riesgo, con un cobre a US$2 en promedio, el Presupuesto está financiado? 

Con un nivel de US$2 el fisco no recibe mucho más recursos directos, pero tenemos una situación fiscal sólida que nos permite acceder a los mercados financieros -se acaba de emitir bono a una tasa muy buena-, y tenemos los fondos soberanos, por ende la situación fiscal sigue siendo sólida. Lo importante es que una política fiscal responsable debe considerar no sólo este año ni el próximo, sino que una trayectoria de mediano plazo.

¿O sea no puede haber más proyectos con alto financiamiento a futuro?

Uno debe ser responsable en términos de que si tenemos un ciclo del precio del cobre que ha hecho caer más los ingresos de lo esperado, uno tiene también que empezar a hacer política fiscal responsable a futuro y los proyectos que están en marcha deben tomar en cuenta eso: la priorización e implementación deben ser más largas, eso es lo que hace un Gobierno responsable con su ciudadanía, en torno a que los pasos que se dan para ir mejorando las condiciones deben ser pasos seguros y no sujetos a vaivenes del precio del cobre.

¿Y cómo afectará esta situación del cobre al crecimiento?

Lo del cobre le pega más al fisco que a la economía en su conjunto. Creo que la economía sigue siendo sana, la caída en el cobre no afecta los cimientos en cuanto a estabilidad fiscal, política monetaria; tenemos un tipo de cambio que está otorgando la señal de que la economía debe moverse del norte minero al centro y al sur a áreas de más exportaciones no cobre, hay que seguir favoreciendo este traspaso y seguir pensando que el crecimiento de mediano plazo no va a estar por lado del cobre.

Pero ese traspaso ha sido bastante lento, porque la expansión del PIB no sube del 2%.

Chile ha sido capaz de crecer con precio del cobre bajo, lo hizo en los 90 con niveles bastante más bajos que ahora, Chile sabe que tiene la posibilidad de crecer con precios del cobre como los actuales y no veo por qué no podemos hacerlo ahora. Hay cosas buenas como el costo de energía que se ha ido solucionando, eso era una traba en el pasado que ya no está.

¿Ve mucho pesimismo en aquellos que proyectan que Chile apenas puede crecer 2% o incluso menos este año?

Nosotros estamos hablando dentro de los rangos planteados (2% a 3%, según el Banco Central). Lo que está sucediendo con el cobre es parte de las situaciones de riesgo que se está materializando, y podemos decir que vamos a estar en la parte más baja de los rangos. 

Archivos relacionados