Economía & Dinero

Mercado se alinea con BC: suben proyecciones de PIB y cierran la puerta a bajas en la TPM

Constanza Ramos 13/09/2017

Los resultados de la Encuesta de Expectativas Económicas (EEE) del Banco Central, corrigieron al alza las proyecciones del PIB 2017 desde un 1,4% a 1,5%. Asimismo, para el 2018 se revisó desde el 2,6% a un 2,8% y para 2019 de un 3% a 3,2%.

Poco a poco los brotes verdes de la economía se comienzan a asentar. Si tras el Imacec de 2,8% de julio, comenzaron los primeros vientos positivos para la economía chilena y que luego fueron reafirmados por el Banco Central en el Informe de Política Monetaria (IPoM), ayer estas mejores perspectivas fueron ratificadas por el mercado: la Encuesta de Expectativas Económicas del ente rector de septiembre subió su proyección de PIB para 2017 de 1,4% a 1,5%; para 2018 de 2,6% a 2,8% y para 2019 de 3% a 3,2%.

¿Qué habría detrás de estas renovadas expectativas? Un mejor escenario externo, un repunte del precio del cobre y las expectativas relacionadas con el ciclo político, es decir, el cambio de Gobierno.

Martina Ogaz, economista de Euroamerica, afirmó que se está sustentando una recuperación. A su juicio, las mejores perspectivas están influidas por el mejor Imacec de julio y las mejores cifras de las ventas de autos e importaciones de bienes de capital. “Hay por lo menos 3 o 4 indicadores que nos están dando señales de que por lo menos a finales de año, deberíamos tener un repunte un poco más fuerte a nivel económico”, pronosticó.

Miguel Ricaurte, economista jefe de Itaú, subrayó que “para que la actividad siga ganando velocidad al ritmo que lo hizo en julio, es necesario que al menos se sostengan los niveles de producción minera registrados en julio. Este hecho representa un factor de riesgo considerando la baja inversión que ha habido en el sector en un contexto de caída sostenida de la ley del mineral extraído”. Sin embargo, precisó que el impulso monetario que le ha entregado el Banco Central a la economía, los mejores precios promedio del cobre (en relación al año pasado) y señales de confianza privada que van mejorando, apoyarán una recuperación de la actividad en la segunda mitad del año.

Los asesores económicos de los dos principales candidaturas presidenciales -que lideran las encuestas- también comentaron aunque con diferencias las mejores perspectivas que está mostrando la actividad.

Desde el comando de Alejandro Guillier, Osvaldo Rosales pronosticó que la actividad crecería entre 3% y 3,5% el próximo año. Así detalló que la recuperación del precio del cobre, un crecimiento más alto en la Unión Europea, un crecimiento del comercio mundial, “generan condiciones para que una economía pequeña y abierta como la chilena, que depende tanto del ciclo externo, pueda mejorar su proyección de crecimiento”.

Una visión más cautelosa provino desde el comando de Sebastián Piñera. Su asesor económico y socio de Econsult, José Ramón Valente, si bien reconoce que la economía se está recuperando, “todavía está sobre niveles muy bajos”, aseguró.

No obstante, aseveró que si el 1,5% sienta las bases para un crecimiento mejor hacia futuro, eso sería condicional al cambio de Gobierno. “Obviamente tenemos mejores condiciones externas y las condiciones externas son como una energía, pero para que la energía genere crecimiento, necesitas un buen engranaje. La energía no se transforma por sí sola en crecimiento, sino que necesita un buen gobierno para transformarse en crecimiento”.

¿Bajas de tasas? No por ahora

Respecto de la trayectoria de la Tasa de Política Monetaria (TPM), la Encuesta de Expectativas Económicas evidenció un cambio en la visión de los encuestados. Si en el sondeo anterior proyectaron que habría un recorte de 25 puntos bases antes de fin de año, ahora no pronosticaron nuevos movimientos a la baja, en línea con el mensaje del BC.

En el detalle, la encuesta indicó que se mantendría en 2,50% al menos hasta la mitad del 2018. Lo que sería apoyado por las expectativas de un repunte de la economía y una inflación que convergería a 2,3% a fines de año y se mantendría en 2,8% el próximo.

En este punto, Ricaurte, señaló que el cambio de las expectativas de esta encuesta respecto de la anterior, se debe a que el mercado reaccionó al mensaje entregado por el Banco Central en el último IPoM, “en el sentido que el escenario base no contempla recortes adicionales de tasas para lograr que la inflación converja a la meta del 3% dentro del horizonte de proyección”, puntualizó. Ogaz, en tanto, acotó que si bien en su escenario base todavía esperan una recorte hacia noviembre, asegura que esa opción ha ido perdiendo fuerza. Rosales, por su parte, mencionó el factor del debilitamiento del dólar, lo que produciría condiciones para una rebaja de tasas. Pese a ello, afirmó que la TPM “ya está suficientemente baja como para no hacer ninguna restricción a la recuperación del crecimiento”.