Economía & Dinero

Masa salarial cayó en febrero por primera vez desde marzo de 2001 por deterioro laboral

Rodrigo Cárdenas 07/04/2017

De acuerdo a índice calculado por PULSO, la variable en asalariados retrocedió 0,7% en febrero, la primera baja en 16 años y la mayor desde octubre de 1999. En tanto, la mayor alza de sueldos se evidenció en la administración pública.

La destrucción de empleos asalariados evidenciada durante el último año, sigue impactando con fuerza en los sueldos de los trabajadores.

En un escenario marcado por el fuerte deterioro del mercado laboral, el Índice Nominal de Remuneraciones del Instituto Nacional de Estadísticas (INE) anotó en febrero un alza de 4,2%, su menor incremento desde agosto de 2010, continuando con su tendencia a la baja de los últimos meses.

Descontando la inflación, el incremento de los salarios llegó a sólo 1,4%.

La desaceleración en los incrementos salariales es coherente con un incremento de 0,7% en el empleo durante el trimestre móvil noviembre-enero, pero con una caída de 2,1% en los puestos de trabajo asalariado.

Así, según cálculos de PULSO, la masa salarial contabilizando el total de los ocupados subió 2,2% interanual en enero, dos décimas menos que el mes anterior.

Pero más preocupante aún es el escenario de la masa salarial al medir sólo los asalariados. En esta medición, se registró una caída de 0,7%, convirtiéndose en el primer retroceso para esta variable desde marzo 2001 y la mayor desde octubre de 1999, es decir, desde plena crisis asiática.

La caída además continúa la senda hacia abajo que ha venido mostrando la variable. Ya el mes pasado el alza había sido de sólo 0,3%. Así, lejos quedó el alza promedio de 4,1% registrada por la masa salarial en 2015.

De acuerdo al economista de Clapes UC, Juan Bravo, la caída de la masa salarial “demuestra el fuerte impacto que el frenazo económico ha tenido en el mercado laboral. De hecho, esta es la primera cifra negativa desde el trimestre enero-marzo 2001, lo que refleja el fuerte deterioro en materia de empleo asalariado y de las remuneraciones. Esto muestra que el menor crecimiento ha generado no sólo menores oportunidades de empleo, sino que también un cambio en la capacidad negociadora de los trabajadores que se traduce en menores incrementos de las remuneraciones ajustada por su capacidad de compra. Ello ocurre porque cuando la situación económica es mala y las oportunidades de empleo asalariado escasean, el trabajador empieza a priorizar el mantener su empleo, lo que reduce sus posibilidades de negociar mejorías de sueldo”.

Por su parte, el economista de Inversiones Security, César Guzmán, sostiene que estos datos “son un reflejo adicional de la debilidad económica, lo que reflejaría que el consumo privado continúa acotado en el primer trimestre. No obstante las perspectivas del Security siguen apuntando a una recuperación de la actividad hacia adelante, lo que no necesariamente se va a reflejar rápidamente en esta variable porque el mercado laboral tiene un rezago respecto al ciclo económico”.

Desde la Cámara Nacional de Comercio (CNC) muestran preocupación por las cifras, agregando que “esto pone en alerta los niveles de consumo futuros y por ende los resultados del sector”.

Por rubro

Tal como ha sido la tónica de los últimos meses, la administración pública lideró el alza de remuneraciones en febrero, con un incremento interanual de 9,5%, acelerándose incluso respecto al 8,7% del mes pasado.

Le sigue intermediación financiera (7,8%), Electricidad, Gas y Agua (5,4%) y hoteles y restaurantes (5,0%).

En tanto, la menor alza se registró en el comercio (1,5%) y actividad inmobiliarias (2,8%)