Economía & Dinero

Luis Felipe Céspedes: "Necesitamos una gran cantidad de voluntarios. Ese es el plan y no hay otros planes alternativos"

Carlos Alonso 06/06/2016

El secretario de Estado descartó que el Gobierno esté pensando un plan B por si falla la cantidad de voluntarios que se necesita para el Censo 2017. Esto porque el único foco es lograr reclutar a los cerca de 450 mil censistas que se necesitan. Desestimó que los cambios en la jefatura del Censo afecten la planificación del proceso estadístico.

Entre 400 mil y 500 mil censistas voluntarios necesita reunir el Instituto Nacional de Estadísticas (INE) para que el  próximo 19 de abril de 2017 se pueda realizar de manera correcta el Censo Abreviado. Por ello, la Comisión Nacional  Censal, -responsable político del Censo- puso énfasis en el reclutamiento y por ende creó una subcomisión encargada de este ítem y otra enfocada en el transporte y la logística. La instancia que es presidida por el ministro de Economía, Luis Felipe Céspedes, se reunirá una vez al mes para monitorear los avances de este levantamiento estadístico. Para el secretario de Estado esta etapa es “sin lugar a dudas uno de los desafíos importantes que se tiene para la realización del Censo”. Por ello, agregó que “para lograrlo se requiere de un trabajo muy mancomunado de las distintas instituciones públicas y privadas”. 

Desde hace dos meses el ministerio de Economía, y en particular usted, ha comenzado a jugar un rol más preponderante, ¿esto se debe a la etapa en la que está ese proceso o porque ha visto dificultades en el actuar del INE?

-Es un proceso natural, ya que luego que se forma la Comisión Nacional Censal, donde el ministro de Economía es quien la lidera  y en esta instancia se comienza a involucrar a distintos ministerios. Hace dos semanas generamos dos subcomisiones, una de reclutamiento y otra de transporte con el  propósito de ir generando las instancias necesarias para enfrentar de buena manera el Censo. 

Para el Censo se necesitan unos 450 mil voluntarios, ¿es esta la etapa más difícil del proceso?

-Es sin lugar a dudas uno de los desafíos importantes que se tiene para la realización del Censo. Para lograrlo se requiere de un trabajo muy mancomunado de las distintas instituciones públicas y privadas. 

Para motivar a las personas a participar se habló de entregar un bono parecido al que se entrega a los vocales de mesa, ¿está decidido cuál será el incentivo?

-Estamos evaluando todas las alternativas, pero lo primero que debemos  decir es que serán voluntarios. Y por ello,   la subcomisión encargada del reclutamiento está trabajando en identificar en qué grupos se puede capturar una alta cantidad de voluntarios. En ese sentido, hemos hecho llamados a  estudiantes que para 2017 estén cursando tercero y cuarto medio.

Pero ¿sí habrá un incentivo monetario?

-Estamos evaluando cuál es la mejor fórmula y cuáles serán los distintos métodos para poder reclutar a toda la gente que se requiere para ese día.  

En ese aspecto ¿se está trabajando en algún plan B por si la gente inscrita no llega el día del Censo?

-Estamos trabajando en reclutar la cantidad de gente que necesitamos para el Censo. Ese es el plan A, plan A y plan A.

¿Pero tendrán  algún plan  alternativo en caso de emergencia?

-Necesitamos una cantidad grande de voluntarios, ese es el plan y no hay otros planes alternativos: vamos a realizar un Censo en un sólo día y, por lo tanto, necesitamos una cantidad determinada de gente.

Los problemas que ha tenido el INE para mantener y consolidar una sola jefatura para el Censo ¿causan ruido al proceso?

-Tenemos una línea de tiempo, una carta Gantt que se tiene que ir cumpliendo. Eso es lo que el INE ha estado realizando, y es lo que corresponde, más allá de los ajustes en el equipo que son naturales en cualquier proceso. El INE está ejecutando el programa con las distintas acciones que tiene que cumplir. Eso es lo relevante y lo importante.

Esto, ¿más allá de que los problemas los han tenido personas con cargos relevantes en el proceso del Censo?

-Reitero. Acá tenemos una línea de trabajo con acciones concretas a realizar y eso es lo que se está llevando adelante. 

Productividad

¿Se puede avanzar con medidas que mejoren la productividad y a la vez sean inclusivas?

-Son absolutamente compatibles, y en el caso de nuestro país el principal desafío está puesto en que las micro, pequeñas, y medianas empresas aumenten su competitividad, ya que es baja en comparación a los países desarrollados, y por ello, si nosotros somos capaces de aumentar la productividad en estas empresas vamos a estar generando más crecimiento, mayor desarrollo en esos sectores y eso genera más inclusión social. Tenemos el desafío de aumentar la productividad en los emprendedores e innovadores. 

 ¿Qué hace falta para que todo este foco que el Gobierno le está dando a la productividad se refleje en las cifras de crecimiento?

-Nosotros lo hemos dicho bien claro: debemos aumentar la confianza en nuestra economía. Este es un trabajo que no sólo involucra a los empresarios y al Gobierno, sino que a toda la ciudadanía, porque cuando tenemos prácticas anticompetitivas por parte de algunas empresas, eso también merma la confianza de los consumidores y de los ciudadanos, por lo tanto, este es un trabajo que tenemos que llevar todos adelante.

¿Cuándo la economía podrá estar creciendo en niveles más cercanos a su potencial? 

-Nosotros hacemos proyecciones dos veces al año y en su  momento mostraremos nuestra visión sobre la marcha de la economía.  Pero más allá de marcar un momento determinado del tiempo, lo importante es que se está produciendo una convergencia hacia una discusión distinta en temas de productividad, y eso es lo que debemos reforzar. 

¿Habrá nuevas medidas para la productividad?

-Estamos evaluando las medidas que nos han entregado distintos actores, y cuando hayamos terminado ese análisis anunciaremos cuáles vamos a impulsar y promover.