Economía & Dinero

Los vacíos que la tecnología abre en el proyecto de protección de datos personales

Miriam Leiva P. 30/05/2017

Temas como Waze, cloud y big data en el extranjero, fueron puestos en la mesa de discusión ante la comisión especializada de senadores.

Hace años que los expertos hablan de un proyecto de protección de datos personales, y ahora que está en discusión en el Congreso han aparecido un sinnúmero de nuevos usos de identidades de los usuarios que los parlamentarios deberán enfrentar a la hora de legislar.

Un apronte de ello se evidenció ayer en la Comisión de Constitución del Senado que realizó una maratón de audiencias que partieron a las 10 de la mañana convocando a todos los interesados. Si bien cada uno entregó sus opiniones respecto de los principios consagrados en la iniciativa, la creación de una agencia protectora, las superposiciones con otros servicios, hubo nuevas interrogantes que surgieron tras las exposiciones, como qué se hace con los datos que los usuarios quieren entregar a plataformas digitales o cuando esos datos son recopilados por compañías extranjeras.

El director legal de Equifax, Ignacio Bunster, solicitó a los senadores no castigar la automatización de datos porque hoy casi todos los sistemas lo incorporan. “Nos parece que la automatización es tratada con una aproximación negativa, ya que no todo tratamiento automatizado redunda en la configuración de perfiles, en tiempos de big data pensar en tratamientos no automatizados de los datos nos pone en una situación muy limitada”, acotó.

Además propuso generar un sistema para que las mismas personas ejerzan su derecho a oposición (no recibir o no estar en dicha nómina) similar a la lista Robinson en España, donde quienes se inscriben dejan en claro que no desean recibir publicidad por correo electrónico u otro sistema. De esta forma dijo “el consentimiento no se transforma en una traba para los negocios”.

Por su parte, Roberto Camhi, director ejecutivo de Mapcity, hizo hincapié en revisar cómo se aplicaría la normativa a herramientas colaborativas como Waze donde los propios usuarios colocan su localización para recibir información del estado del tránsito. “Esperamos que esta legislación no inhiba el buen uso que se puede dar a los usuarios por la geolocalización porque no hay que olvidar que muchas de estas aplicaciones están en el extranjero, entonces no se puede dejar en desventaja competitiva a las empresas nacionales que al generar el dato deberán cumplir la ley local”, recalcó.

En la misma línea se pronunció el director ejecutivo de la Asociación Latinoamericana de Internet, Gonzalo Navarro, quien recordó que el tratamiento de los datos es fundamental para el desarrollo de la economía. “Los datos personales son la sangre de la economía digital. Hay que tener un balance en varios puntos, como en la localización porque no se puede extender la territorialidad de la ley a otros países donde quizás estén los datos que se están utilizando”, acotó.

Por su parte, Jorge Hermann de Hermann Consultores destacó el tema del cloud (o la nube en internet) que permite traspasar archivos de un continente a otro en circunstancias que no todos los países cuentan con resguardo de los datos, como es el caso de Chile y Turquía entre los países OCDE. “Hay que determinar rápidamente cuáles son los lugares considerados puertos seguros de una forma clara y precisa otorgándole un plazo a la Agencia para ello”, concluyó.