Economía & Dinero

Los caminos que tomará la inversión en Inteligencia Artificial el 2018

Daniel Fajardo 10/11/2017

Existe un consenso en la industria TI de que la Inteligencia Artifical (IA) será la tecnología top one para el próximo año. Conceptos como big data, asistentes virtuales, cloud e IoT siguen en el podio, pero la mayoría influidos por la IA, tanto a nivel masivo, como en el sector corporativo.

1. El protagonismo de la Inteligencia Artificial inunda a todas las industrias

Claramente, la Inteligencia Artificial (IA) se comenzó a robar todas las cámaras en las tendencias tech el 2017. Para el próximo año, seguirá siendo la protagonista. Actualmente se generan 2.500 millones de gigabytes de datos al día y para el 2020 se esperan 40 zettabytes. Según IDC, en 2018 un tercio de las empresas latinoamericanas adquirirá esta nueva herramienta para procesar información y la inversión en sistemas cognitivos rondará los US$350 millones hacia 2020. “Estamos trabajando en más de 70 proyectos y con 40 empresas distintas, las que se han atrevido a romper con los paradigmas actuales creando organizaciones cognitivas”, comenta, Aldo Marzolo, gerente general de Cognitiva en Chile.

2. Los asistentes virtuales comienzan a insertarse en las empresas

Los asistentes virtuales como Alexa de Amazon, Siri de Apple y Cortana de Microsoft han existido por algún tiempo en el mundo de los consumidores.

Pero ahora están empezando a abrirse camino en el espacio de trabajo “y están ayudando a las empresas a reducir costos mediante la automatización de tareas básicas realizadas previamente por personas o completar las tareas cotidianas con mayor rapidez”, indica Marco Cantamessi, gerente general de Dimension Data Chile. Según un estudio de tendencias 2018 de esta compañía, un 62% de las organizaciones espera que los asistentes virtuales tengan un lugar en sus empresas en los próximos dos años.

3. El big data se potenciará con la computación cognitiva

Según IDC, el crecimiento del big data y soluciones analíticas hacia 2018 será de 33% en infraestructura en la nube, 29% en software, y 29% en servicios. Pero desde Ricoh, comentan que lo digital no es el destino, sino la base para una transformación mucho más profunda. “El crecimiento exponencial del tráfico de datos en términos de velocidad, variedad y volumen presenta un enorme desafío que hoy en día está siendo manejado por los sistemas de big data. Sin embargo, la convergencia de esta tecnología con la computación cognitiva (CC), significará un salto cualitativo en cómo se procesa el inmenso flujo de datos”, indica Crispín Vélez, encargado de Transformación Digital de Ricoh Latinoamérica.

4. La combinación entre realidad aumentada y machine learning

El gigante de logística, DHL, está utilizando con éxito el machine learning (aprendizaje por medio de los datos), IA y la realidad aumentada (RA) en sus operaciones de preparación de pedidos en el almacén mediante el uso de gafas inteligentes. Los lentes colocan un mostrador frente a los ojos del usuario, que le ofrecen instrucciones visuales de los pedidos, la ubicación exacta de las mercancías en el almacén y dónde deben colocarse en el carro.

Según Cantamessi, de Dimension Data, “estamos empezando a ver casos de uso de realidad aumentada que van mucho más allá de las industrias del entretenimiento y el juego, ahora está comenzando a moverse hacia el espacio del consumidor”.

5. El crecimiento de la inversión en los “Analíticos Predictivos”

Otra tecnología que está ganando rápidamente la atención de organizaciones en todo el mundo son los Analíticos Predictivos (AP). De acuerdo con Frost & Sullivan, los ingresos generados globalmente por esta tecnología exhibirán un crecimiento anual compuesto (CAGR) del 25% entre 2016 y 2020, apalancado por la demanda de soluciones de inteligencia de negocios que brinden mayor agilidad y competitividad a las empresas. “Los AP están penetrando los procesos de toma de decisiones de buena parte de las empresas de la lista Fortune 500, permitiendo obtener inteligencia en tiempo real lista para traducirse en acciones concretas y para ofrecer predicciones sobre tendencias y probabilidades futuras”, dice Crispín Vélez.