Economía & Dinero

Latinoamérica cierra 2015 con altos niveles de inflación. En 2016 podría moderarse

Paulina Breschi 11/01/2016

Sólo México y Bolivia lograron cerrar el año con inflación baja. Sin embargo, el panorama en el resto de la región fue negativo: políticas expansivas ayudaron a que la inflación superara su objetivo. Se espera que en 2016 la inflación se mantenga en niveles elevados, aunque más moderados.

2015 fue un año para olvidar, sobre todo en las economías de Latinoamérica. El crecimiento se desaceleró, los mercados cayeron y las proyecciones empeoraron. Sumado a los escándalos políticos en la región y bajos niveles de crecimiento, se encuentra una inflación que se disparó en general en América Latina durante 2015, donde en la mayoría de los países se mantuvo por encima de su objetivo y en varios casos incluso por arriba de su límite superior, como en Brasil, Chile, Colombia y Perú. 

El viernes se conoció que Chile cerró el año con una inflación de 4,4%, en comparación al 3,9% del año anterior. La misma cifra registró Perú para todo 2015. Y Brasil terminó el año con un 10,7% de inflación, muy por encima del 6,5% que representa el techo de su rango meta.

Colombia cerró el año con un crecimiento de 5,2% en los precios del consumidor, un aumento en comparación al 3,3% del mismo periodo del año anterior.

En México, la alta base de comparación del año pasado, sumada a una serie de descuentos en tarifas y precios públicos junto a la reducción del precio de los combustibles, permitieron que la inflación cayera por debajo de su objetivo de 3% por primera vez en los 22 años de independencia monetaria que tiene el banco central, llegando a 2,1%. Mientras que en Bolivia la inflación llegó a 2,9% en 2015, la tasa más baja desde 2010.

“En la región la caída de los precios de los commodities tiene un impacto beneficioso en la presión de precios, pero en muchos de estos casos los gobiernos se aprovecharon de la debilidad de los precios para reducir subsidios y aumentar las tarifas energéticas, lo que ayudó a disminuir algunos beneficios”, dijo a PULSO Fiona Mickie. 

En esto coincide el director de Moody’s para América Latina, Alfredo Coutiño, que considera que el repunte inflacionario tuvo que ver mayormente con las presiones generadas por la prolongación de políticas expansivas, “sobre todo la monetaria, en un ambiente de debilidad estructural del crecimiento regional, por lo que las presiones generadas encontraron acomodo más en la inflación y menos en las importaciones ya que las depreciaciones cambiarias detuvieron la aceleración del desequilibrio externo”, dijo a PULSO.

Expectativa para este año

Con todo, el panorama para 2016 no se ve muy favorable. Según los analistas, aunque la inflación logrará moderarse, permanecerá en niveles elevados. “Las persistentes depreciaciones cambiarias y las presiones que aún existen sobre las monedas, van a generar un efecto de traspaso mucho mayor hacia la inflación durante 2016”, sostiene Coutiño. El analista estima una inflación para Brasil en 2016 de 7%; en Chile, de 4,2%; en Colombia, de 4,5%; en México, de 4%; y en Perú, de 3,5%. 

Según Neil Shearing, economista para Latinoamérica de Capital Economics, la inflación subirá, mientras el shock deflacionario de los commodities comenzará a desaparecer.

La experta de The Economist intelligence Unit cree que en la mayor parte de la región, incluyendo Chile, Colombia y Perú, la inflación convergerá cerca de la meta este año, “reflejando una combinación de políticas monetarias más ajustadas, una demanda local relativamente débil y una mejora de la oferta. Incluso en Brasil, la profunda recesión debiese llevar la inflación a niveles bajo el 10%”. Mientras, en Argentina se prevé una inflación superior, relacionada con la devaluación de la moneda local. Sin embargo, cree que incluso en los países estables de la región seguirá existiendo un riesgo de inflación para 2016, impulsado por la depreciación de las monedas y efectos negativos en la demanda producidos por el fenómeno de El Niño. “En Venezuela, la incapacidad de las autoridades de reconocer la escala de las distorsiones económicas del país hará que la inflación aumente mucho más”, consigna Mackie. 

Los analistas coinciden en que la región estará en modo de normalización monetaria durante 2016, lo cual será positivo para moderar la inflación. “Sin embargo, en algunos países será conveniente incluso poner las condiciones monetarias en territorio restrictivo. La política monetaria necesitará de la ayuda fiscal en el sentido de regresar a la disciplina. De esta forma, la inflación sólo volverá a su rango objetivo si existe normalización sincronizada entre la política monetaria y la fiscal”, consigna Coutiño.

Archivos relacionados