1472634_500.jpg

Las dos caras de Aysén. ¿Por qué protesta la región que más crece en el país?

Víctor Petersen 17/02/2012

A pesar de los buenos datos de actividad y empleo, los ayseninos alegan que el costo de la vida en la región es mucho más alto a otras, y exigen subsidios.

Si las regiones se midieran sólo por las cifras, Aysén podría ser la envidia del resto del país y más de alguno podría pensar en cambiar su domicilio.

Los fríos datos indican que su actividad económica fue la que más creció en 2011, nada menos que un 19,4%. Tiene la segunda tasa de desempleo más baja del país: 4,2% en el trimestre octubre-diciembre, lo que implica que de las 56 mil personas que totalizan la fuerza de trabajo, 53.620 tienen una ocupación. Y el virus Isa que afectó a la salmonicultura  en 2008 está “totalmente controlado”, según el seremi de Economía, Fernando Guzmán. En ese contexto, ¿Cómo se explican las protestas en esta zona de poco más de 100 mil habitantes?

FENOMENO AISLAMIENTO
“Parecemos una isla, porque no tenemos buena conectividad  y todo es más caro”, señala Iván Fuentes, presidente del Movimiento Social por la Región de Aysén, quien sostiene que las brillantes cifras económicas no se condicen con la realidad. “Cada vez que aparecen las cifras, nos angustiamos porque esos buenos datos no nos han llegado y no reflejan lo que vivimos”, señala.

Los economistas explican que si bien la producción de la región es importante, ésta no llega directamente a la zona, ya que muchos de esos recursos se destinan a otras regiones, o el extranjero.

Fuentes pone el acento en el alto costo de la vida. Dice que la bencina, ocupada para los motores de las lanchas y botes bordea los $1.100,  y el kilo de pescado los $800. “Todos tienen empleo, pero la plata no nos alcanza”, recalca Fuentes. Por eso, entre otros puntos, exigen que el Estado subvencione el alto costo de los combustibles, que incluye petróleo, bencina, parafina, gas y leña; y en electricidad, agua y alimentos escenciales.

Según un informe de Asoex encargado a IdN, el ingreso per cápita de Aysén llegó a US$12.397 en 2011, menos del promedio nacional de US$14.153 y lejos de los más de US$27 mil de Antofagasta, la región más rica.

Según la Casen 2009, la población en condición de pobreza llega al 15,1%, igualando al promedio nacional. La cifra casi duplicó al 8% de Antofagasta, pero está lejos del 27% que marca la IX.

El académico de la U. de Chile, Alejandro Alarcón, sostiene que  “está claro que este es un fenómeno del aislamiento donde la producción va a parar al resto del país, y el consumidor queda aislado”, y advierte que para mejorar eso “debiera haber más conectividad y desarrollo tecnológico para poner fin a esa asimetría”.

Por su parte, el economista jefe de BBVA, Alejandro Puente, destaca que “no hay problema en que el Estado se haga cargo y subsidie en algunos casos, como ocurre en Magallanes con el gas, pero primero hay que evaluar si estratégicamente es factible”. Mientras, advierte que “no necesariamente los conflictos en las sociedades se dan en las situaciones más adversas, porque cuando el escenario es bueno,es donde  hay mayor conflictividad y exigencias, ya que hay un tema de búsqueda de mayor renta”.