La Fed eleva su tasa por segunda vez en el año a entre 1% y 1,25% y adelanta plan para reducir su balance

Leonardo Ruiz 15/06/2017

El central estadounidense dijo que la economía se ha expandido moderadamente, que el mercado laboral se mantuvo sólido y que la reciente debilidad en la inflación sería algo transitorio.

Era algo esperado por los mercados. La Reserva Federal de EEUU elevó su tasa en 25 puntos base por tercera vez en seis meses a entre 1% y 1,25% y, a pesar de la debilidad reciente de la inflación central, las autoridades del banco central estadounidense dijeron que esperan una nueva alza en la segunda mitad del año, que algunos analistas creen que ocurrirá en diciembre.

El endurecimiento de la política monetaria, pese a las crecientes preocupaciones por la debilidad de la inflación estuvo acompañado de algunos detalles sobre cómo planean las autoridades reducir su balance de US$4,5 billones este año. Esto partiría inicialmente con una reducción de US$6.000 millones mensuales para los bonos del Tesoro, lo que se incrementará en otros US$6.000 millones en intervalos de tres meses por doce meses hasta alcanzar US$30.000 millones por mes. Un tope inicial total serían US$10.000 millones al mes, contando los US$6.000 millones de los bonos del Tesoro y otros US$4.000 millones de valores respaldados por hipotecas. Estos últimos incrementarían hasta US$20.000 millones.

No se reveló cuándo partirá este proceso, pero la presidenta del central, Janet Yellen, dio a entender que no sería en la misma reunión de la otra alza. “Los riesgos a corto plazo para el panorama económico parecen estar más o menos equilibrados, pero el comité está monitoreando de cerca la evolución de la inflación”, dijo el Comité Federal de Mercado Abierto (FOMC, en inglés) en un comunicado emitido luego de una reunión de dos días en Washington. “El comité actualmente espera comenzar a implementar un programa de normalización del balance este año, siempre y cuando la economía evolucione como se anticipó”.

Los estrategas también emitieron pronósticos de otros tres aumentos de un cuarto de punto en 2018, similar a las proyecciones anteriores en marzo.“Se espera que la inflación de 12 meses se mantenga por debajo del 2 por ciento a corto plazo, pero se estabilice alrededor del objetivo del 2 por ciento del comité a mediano plazo”, dijeron las autoridades en el comunicado.

El FOMC había descrito previamente la inflación como cerca de su objetivo. Yellen, acompañó esta perspectiva con su declaración, señalando: “Esperamos que nuestra inflación se mantenga baja en el corto plazo (…) pero seguimos creyendo que las condiciones están para que aumente”. Acotó que despues de una desaceleración en el primer trimestre, el crecimiento parece haberse recuperado.

El rendimiento de los bonos del Tesoro estadounidense a 10 años subió después de la decisión, mientras que el índice Standard & Poor’s 500 aumentó, pero cerró con una caída de 0,10%.

Datos publicados el miércoles mostraron que en términos interanuales la versión básica de la inflación de precios al consumidor, que excluye los componentes de alimentos y energía, se desaceleró por cuarto mes consecutivo, a 1,7% en mayo. Después de esa noticia, la probabilidad de que la subida de junio fuera seguida por otro aumento este año cayó a alrededor de 28% desde 48%, de acuerdo con los precios de los contratos de futuros de los fondos federales.

En una declaración separada, la Fed detalló su plan para permitir que el balance se contraiga gradualmente retirando una cantidad fija de activos mensualmente.

Enlaces relacionados