1728101_500.jpg

La apuesta de Perú: Ollanta Humala mira hacia China

Pablo Jamett 01/04/2013

Este miércoles el mandatario peruano inicia una gira por China para potenciar los lazos políticos y económicos entre Lima y Beijing, en el marco de la asociación estratégica establecida entre ambos gobiernos desde 2008.

China se ha convertido en un país clave para el desarrollo económico de Perú, de muestra un botón: durante 2012 el intercambio comercial entre ambos países alcanzó los US$7.692 millones, la cifra más alta en los últimos seis años.

El gigante asiático es el principal socio comercial de Perú -a ese país va el 15,14% de las exportaciones peruanas, le sigue Suiza y EEUU- por lo que las buenas relaciones entre Lima y Beijing son  uno de los factores determinantes para el crecimiento del país. Por tal motivo, el Congreso de Perú aprobó la semana pasada un viaje de siete días que encabezará el presidente Ollanta Humala a partir de este miércoles a China, un periplo que se enmarca dentro de una fuerte ofensiva peruana en el exterior, con el fin de potenciar al país como una plataforma de negocios. 

Durante los últimos meses delegaciones de políticos y empresarios han viajado por ciudades como Nueva York, Chicago, California, Londres y Madrid exponiendo sobre las virtudes de la economía peruana. En opinión de Alberto Ramos, economista de Goldman Sachs para América Latina, las condiciones que ofrece Perú a los inversionistas son sumamente atractivas. “Una economía bien manejada, inflación baja y rápido crecimiento son los mejores avales del país”, seguró a PULSO.

Si bien Humala no realizará un road show, sí participará como orador en el Foro Económico de Boao, uno de los encuentros de líderes políticos y empresarios más importantes de Asia, que promueve la integración económica regional a través del comercio exterior.

“El que Humala sea uno de los primeros mandatarios recibidos por el recién asumido Xi Jinping en China, muestra un trabajo estratégico bien realizado por los peruanos, el que debiera ser emulado por Chile”, dijo a PULSO la Directora del Centro Asia Pacífico de la Universidad Diego Portales, Julie Kim.

Por su parte, Ramos asegura que mientras “haya más comercio habrá más oportunidades para que se incremente la tecnología”.

PROTAGONISMO MINERO
Humala sabe que la minería es la columna vertebral de la economía peruana. Dicho sector representa el 15% del PIB peruano y nuevamente China aparece como su socio más importante en esa materia: el 80% de las exportaciones peruanas a China se relacionan con la extracción minera.

Ramos explica que Perú ha sabido aprovechar su condición de productor de commodities gracias a las condiciones de estabilidad que ofrece el país. Este factor explicaría el protagonismo que han comenzado a tener las inversiones de mineras chinas en Perú. 

Chinalco es una de las empresas chinas que aterrizó en tierras peruanas. La firma está invirtiendo US$2,2 billones (miles de millones) en una mina de cobre y una planta de procesamiento en la Cordillera de Los Andes.

La apuesta de Chinalco es uno de los 52 proyectos mineros que se contabilizan en Perú a diez años, según Financial Times. Dicho análisis agrega que si Perú recibe todas las inversiones de los proyectos mineros en los próximos 10 años -alrededor de US$53 billones- el país se ubicará inmediatamente detrás de Chile, en materia cuprífera, con una producción de 5,7 millones de toneladas al año. Hoy Perú es el tercer productor con alrededor de 1,3 millones de toneladas. 

MÁS QUE COBRE
Pero las oportunidades no están sólo en el ámbito minero. Si bien las exportaciones están concentradas en el sector de materias primas hace algunos años, las autoridades peruanas diseñaron un Plan de desarrollo del mercado de China  (POM China), una estrategia iniciada en 2007 en la segunda administración  de Alan García.

La aplicación del POM ha permitido que las exportaciones de Perú a China crecieran un sorprendente 152% entre 2007 y 2012, mientras que las importaciones se elevaron 223% en el mismo período.

La tarea para la administración de Humala es diversificar la exportación de productos hacia China, potenciando el sector de exportaciones no tradicionales que actualmente alcanza un 4%. El POM es una de las herramientas para lograrlo. 

El plan prioriza 77 productos no tradicionales en el corto, mediano y  largo plazo. Los principales sectores a los que el gobierno busca potenciar son el textil, agroindustrial y el siderometalúrgico. 

Como oportunidad de exportación, en el corto plazo el plan destaca productos como sweaters, mangos, uvas, algas, aleaciones de zinc y madera; en el mediano plazo confecciones de acrílico, camisas y pantalones de algodón, cables de cobre, café, cítricos y chocolate; y en el largo plazo, pescado congelado y muebles de madera.

La mirada de los peruanos más que nunca está puesta en Asia y en las relaciones que Humala sea capaz de cultivar con China.