2239809_500.jpg

Economía & Dinero

Joseph Ramos: "Apuntamos a tener un nuevo estudio de productividad totalmente comparable con la OCDE"

Lucy Aravena L. 13/01/2016

Explica que podría ser una suerte de continuidad del que hoy hacen Corfo y la UAI, pero mejorado, y aspiran a que debute en 2016-2017. Este se alimentaría de la base de datos del SII y sería agregado, sectorial y por tamaño de empresa.

Joseph Ramos tomó el año pasado el desafío de encabezar la Comisión Nacional de Productividad (CNP) del Gobierno, tarea no menor si se considera que de acuerdo al último estudio elaborado por la Universidad Adolfo Ibáñez (UAI) por encargo de  la Corfo, hubo una caída de 1% de la Productividad Total de Factores (PTF) en 2014.

La comisión está trabajando actualmente en tres informes que ayudarán a su diagnóstico de lo que sucede en cuanto a  productividad en Chile: uno que abordará los avances de las agendas de productividad de los últimos cuatro gobiernos, otro sobre el sector minero y uno sobre el sector hospitalario local. Sin embargo, Ramos revela que, entre otros temas, también está en la mira de la  instancia generar un estudio anual de medición de la productividad que permita la comparación con la OCDE.

El economista participará mañana en un seminario sobre la materia organizado por Icare, que contará con la presencia del ministro de Hacienda, Rodrigo Valdés.

Eduardo Bitran de Corfo dijo que quería trabajar junto a la CNP para seguir sacando un estudio de productividad hecho por la UAI. ¿Qué le parece? 

Hay tres objetivos que tenemos como comisión. Primero, los temas mandatados por el Gobierno que conciernen a la minería, ello incluye la elaboración de un informe y las competencias laborales. Segundo, está cualquier tema  que la propia comisión decida profundizar. Y tercero, cada año efectuar un estudio con indicadores sobre la evolución de la productividad. Creo que este último objetivo siempre fue visto como una especie de continuidad de lo que hasta ahora estaba haciendo la Corfo con la UAI, pero que incluso se mejorara.

Cuando habla de mejorar, eso tiene que ver con los varios estudios sobre productividad que han surgido. Ya Bitran hizo una crítica al  de Clapes-UC.

Está este estudio de Corfo con la UAI, está el de Clapes, hay investigadores como Vittorio Corbo, Klaus Schmidt-Hebbel y Rodrigo Fuentes, y seguramente se me ha ido algún otro. Y todos más o menos concluyen, a grosso modo, que la productividad fue alta en la década de los 90 y ha estado casi plana en la década de los 2000, pero hay importantes diferencias entre ellos. Entonces,  queremos sacar una serie que recoja lo mejor de los anteriores. En lo posible,  sacar una serie con una metodología idéntica a la usada por la OCDE, si no es este año el que viene. En esto hay distintas metodologías, pero queremos una que sea internacionalmente comparable, usando la OCDE como la mejor práctica.

¿Cómo esperan lograrlo? 

La metodología OCDE requiere más datos  micro de lo que todos los demás estudios tienen. Entonces, la razón por la cual no se ha hecho es porque hasta ahora no habíamos dispuesto de los datos micro económicamente necesarios, concretamente datos a nivel de empresas. La idea es recogerlos de la información del Servicio de Impuestos Internos (SII) y por razones obvias, esas son cifras más complicadas de conseguir. Se está trabajando en el Ministerio de Economía para que sea este año. Seguramente,  dado que el estudio de la Corfo con la UAI cuenta con esta serie hacia atrás, vamos a querer utilizarla para tener una referencia histórica. Con todo,  a lo que apuntamos es a ser completamente comparables con la OCDE. Ojalá que sea en el informe de fines de este año, que saldría aproximadamente en noviembre, pero si no sería ya para 2017.

¿Y eso, en qué pie deja a los otros estudios sobre productividad?

Lo que queremos ver es la diferencia entre los distintos estudios que se han hecho. Ya nos juntamos con la gente de Clapes, que nos presentaron  su metodología. En particular, queremos saber qué parte de los diferentes resultados se debe a diferencias metodológicas y qué parte a diferencias de datos propiamente tal, ya que queremos entender el por qué de estas diferencias.

Y el estudio con la metodología OCDE, ¿aparte de permitir la comparación internacional, qué otras ventajas acarrearía? 

Queremos no sólo tener la evolución de la productividad global, sino que también por sectores. Ahí las diferencias son bastantes más importantes entre los distintos estudios. Además, si es que logramos los datos del SII, queremos también ver la evolución por tamaño de la empresa. Entonces queremos abordar tres dimensiones con el estudio: el agregado, el sectorial y ojalá por tamaño de empresa.

¿Este nuevo informe con datos recopilados del SII lo elaboraría la CNP, el Ministerio de Economía, o se encargaría a externos? 

Esto es el corazón de la comisión, entonces la CNP sí tendría la autoridad principal en esto, más que subcontratarlo. Lo que sí está contemplado tener es un brillante y aterrizado investigador en esto que nos colabore. No te puedo dar el nombre, pero es un chileno y co autor con Andrés Velasco en algunas investigaciones. 

¿Están  viendo además crear otras mediciones de corto plazo para no tener que esperar un año? 

También tenemos la aspiración de contar, de aquí a fin de año, con una especie de mapa con indicadores macroeconómicos vinculados a la productividad. Ello estaría compuesto por datos que sí varían cada tres meses. Por ejemplo, despidos y contrataciones, salarios, patentes, exportaciones nuevas o a mercados nuevos, inversiones grandes, etcétera. Tener unos 15 indicadores, cada uno de los cuáles en el día a día ayude a ver qué está pasando aquí. De hecho, un tema muy interesante es que en Chile se crean muchas pequeñas empresas, pero se quedan ahí. Y uno quisiera que las empresas escalaran.

Entrando en los resultados del estudio de la UAI, la productividad cayó un 1% en 2014. ¿Cuál es su lectura al respecto?

Cuando se da una productividad negativa, a mí me cuesta creer que nos pusimos crecientemente ‘estúpidos’. Lo que sí creo es que si las empresas estiman, por ejemplo, que sus ventas van a aumentar 3% y contratan personal para ello, pero resulta que sus ventas finalmente crecen menos, se quedan con personal subocupado que luce como una caída de la productividad. El problema de la baja productividad, a mi modo de ver, es el bajo nivel de ventas. Las tres fuentes de ventas han estado flojas: el sector externo, la inversión -en parte la minera por el escenario internacional y en parte la nacional por el tema de la incertidumbre y la retroexcavadora-,  y además el consumidor ha estado muy cauto. Por ende, yo no lo llamo un problema de productividad, sino que macroeconómico. No se aprovechó, macroeconómicamente hablando, el potencial productivo que tiene el país. 

¿Y cómo se da un vuelco en esta situación?

Obviamente no podemos con este contexto  externo tener ventas creciendo un 5%. Si los ministros de Hacienda, Rodrigo Valdés, y de Economía, Luis Felipe Céspedes, lo hacen bien, podríamos llegar a 3%, si no lo hacen tan bien 2% y si lo hacen mal, un 1,5%. Y en ese caso va a lucir como una fuerte caída de la productividad, pero en el fondo porque estamos desaprovechando tanto la fuerza  de trabajo como la capacidad productiva del país en equipos.

¿A qué nivel deberíamos apuntar a crecer en productividad?

En este mismo período de los años 2000 la productividad de EEUU ha estado creciendo entre 1% y 1,5%. Estoy absolutamente convencido que un país emergente como Chile tiene la posibilidad real de crecer más rápido que la frontera (otros países). Diría que medio punto porcentual por encima del movimiento de la frontera.

Archivos relacionados