santiago ciudad

Economía & Dinero

Instituto de Finanzas Internacionales advierte una "inminente" rebaja en la nota crediticia de Chile

Antonia Cancino 19/06/2017

“Recientemente dos de las tres agencias de calificación crediticia revisaron la perspectiva de Chile de estable a negativa, citando preocupaciones sobre el creciente déficit fiscal y la relación de la deuda como parte del PIB”, así comienza su informa el Instituto de Finanzas Internacionales (IIF), donde advierte una nueva rebaja en la calificación crediticia de la economía chilena es “inminente”.

Para el IIF, “la combinación de tasas de recimiento permanentemente bajas y la rápida corrosión del balance causarán una degradación de la calificación crediticia -dentro del grado de inversión- este año o el siguiente”.

El instituto destaca que pese a los esfuerzos del gobierno por mantener una “reputación prudente”, estas condiciones de empeoramiento podría ser “aún más desafiantes después del 2018, cuando los ingresos adicionales de la reforma fiscal del 2014 se acaben y las presiones del gasto social permanezcan”.

Junto a lo anterior advierte que la próxima administración “será la encargada de modificar estas problemáticas tendencias, ya que el marco fiscal ha apoyado históricamente la confianza de los inversionistas, la base para el éxito de la economía de mercado abierta”

Las agencias Fitch Ratings y Standars & Poors, ya habían cambiado las perspectivas para la deuda soberana de “Estable” a “Negativa”, citando también preocupaciones sobre déficit fiscal.

La primera en hacerlo fue Fitch en diciembre del año pasado, argumentando que “la respuesta de la política económica ha contribuido a proteger a la economía y mantener la credibilidad, pero no ha evitado un sustancial aumento del peso de la deuda pública desde los bajos niveles que apoyaron en 2011 el alza a ‘A+’”. Y al igual que el IIF, ven un panorama no muy alentador para después del 2018, fecha en la que según la calificadora, “dado que la reforma tributaria estará completamente desplegada, las presiones sociales podrían mantenerse altas y un apetito por nuevas medidas impositivas o recortes en la inversión podría ser limitado”.

En tanto S&P, lo hizo en enero de este año señalando que respondía a los bajos niveles de crecimiento que ha mostrado la economía nacional, lo que podría traducirse en un aumento en el déficit fiscal con respecto al escenario base que maneja la compañía.