Informe Itaú: Inflación sigue sorprendiendo a la baja en Chile

Constanza Ramos 06/10/2017

Para el cierre de año prevé un IPC de 2,4% mientras que para 2018 la ve en 2,8%.

El Inflationary Surprise Index de banco Itaú subió desde -0,26 puntos en agosto a -0,22 puntos. En esta oportunidad destacó la moderación del índice mexicano, ya que la inflación reveló una dinámica de precios más benigna. El subíndice chileno cayó más profundamente en territorio negativo, mientras que la inflación oficial brasileña sorprendió a la baja.

El índice compara las tendencias de indicadores de inflación publicados durante el mes con lo que los analistas esperaban para ellos.

El índice chileno, a s u vez, cayó a -0,62 en septiembre, desde -0,48 en agosto. En este punto, Itaú indicó que “el bajo crecimiento, la inercia y el favorable desempeño del tipo de cambio, combinados con expectativas de inflación bien ancladas probablemente contendrán presiones inflacionarias”. Así proyectó que la inflación se mantendrá baja durante el resto del año para llegar a 2,4% al cierre del año y en 2,8% en 2018.

Por su parte, el índice brasileño se mantuvo en territorio negativo en septiembre (-0,43), procedentes de -0,45 en agosto. De esta manera, el IPCA registró un aumento de 0,19% en agosto, quedando por debajo de la expectativa más optimista. “La inflación se mantiene en niveles cómodamente bajos”, rescató el informe.

Por su parte, el índice de México se moderó a 0,29 en septiembre, desde 0,41 en agosto. En pocas palabras, los datos de inflación están mostrando una dinámica de precios más benigna a través de componentes tanto básicos como no básicos. Con lo que anticiparon una inflación interanual del 5,7%.

En tanto, el índice de Colombia subió a -0,42 en septiembre, desde -0,62 en el mes anterior y estimaron una inflación terminará el año en 4,2%.

Por último, el índice peruano subió a 0,35 en septiembre, desde -0,80 en agosto, debido a un shock en el suministro de alimentos. De acuerdo a Itaú “la reversión del choque de oferta agrícola de El Niño, junto con la debilidad de la demanda interna y los efectos rezagados de la apreciación del PEN marcarán la desinflación en el futuro”.