Economía & Dinero

Inédito mensaje del presidente del BC de Brasil moderó previsión de alza de tasa

Francisca Guerrero 20/01/2016

El presidente del Banco Central, Alexandre Tombini, aseguró ayer que revisará de manera "significativa" las proyecciones del país.

Brasil fue uno de los más golpeados por las actualizaciones de los pronósticos del Fondo Monetario Internacional, tanto así que el presidente del banco central brasileño, Alexandre Tombini, reaccionó ayer y en un comunicado de prensa aseguró que con considerará una “significativa” rebaja del panorama de crecimiento del país cuando tome una decisión sobre las tasas de interés hoy miércoles, para la cual incluirá “todos los datos económicos relevantes disponibles”.

El FMI redujo sus perspectivas para el gigante sudamericano en 2,5 puntos hasta una contracción de 3,5% este año, mientras que en 2017 espera un estancamiento de la actividad. De esta manera, el país se transforma en uno de los grandes lastres a nivel mundial y regional.

La noticia se dio a conocer ayer, justo cuando el comité de política monetaria del central brasileño, integrada por ocho miembros del banco y conocido como Copom, iniciaba su encuentro monetario de dos días, en el que evalúa si sube o no la tasa de interés de referencia de Brasil, la Selic, que actualmente se ubica en el 14,25%.

Después de las declaraciones de la autoridad monetaria brasileña, los operadores apostaban a un incremento de 25 puntos básicos en la tasa de interés hasta 14,5%, según Reuters, y de 50 puntos hasta 14,75%, según el sondeo de Bloomberg.

Para Renato Botto, gerente de Absolute Investments en Sao Paulo, las palabras de Tombini “lucen como una excusa para no subir las tasas de interés”, según indicó a Reuters.

Mientras que a Alberto Ramos, economista para América Latina de Goldman Sachs, indicó en un informe que considerando la presión política que se intensifica sobre el banco central y la declaración del presidente de la entidad no descartan “que la reanudación del ciclo de alza (de tasas) comience con más moderación con 25 puntos básicos”. No obstante, asegura que “esto probablemente sería interpretado como una señal/respuesta monetaria algo débil al desafío de inflación”, que actualmente sobrepasa el 10%.

Pero además del incremento en el IPC, el banco central está bajo fuerte presión de parte de políticos, sindicatos y líderes empresariales para mantener estables las tasas y evitar hundir aún más a una economía inmersa en su peor recesión en una década.

El Gobierno de la presidenta Dilma Rousseff está preocupado de que más incrementos en la tasa Selic afecten sus planes para revivir la economía, lo que genera tensiones con el banco central.

Si bien Brasil es uno de los que se encuentra contra la pared, la decisión sobre las tasas es algo que inquieta a varias autoridades monetarias en la región, que encaran al mismo tiempo un avance sostenido del IPC y una desaceleración económica. Pero siendo el control de los precios el mandato oficial de todo banco central, son varios los que están siguiendo el ciclo alcista de tasas, entre ellos Perú, Colombia y Chile. 

Archivos relacionados