Banco Central

Economía & Dinero

Indicadores líderes prevén aceleración de la actividad y mercado sube PIB de 2018 y 2019

C. Alonso y C. Ramos 11/01/2018

El repunte en la confianza empresarial y de consumidores, el crecimiento de las importaciones de bienes de capital que anticipan una mayor inversión, el alza de los agregados monetarios y el rally bursátil, permiten avizorar un mejor escenario 2018, el que poco a poco se comienza a internalizar en las proyecciones del mercado.

En octubre, el ministro de Hacienda, Nicolás Eyzaguirre señalaba tras conocer el dato de crecimiento de agosto de 2,4%, que la economía estaba mostrando las primeras florecitas de recuperación. Estas señales poco a poco se fueron robusteciendo hasta quedar reflejado en el 3,2% que registró el Índice Mensual de Actividad Económica (Imacec) en noviembre. Este mejor registro llevó a que el mercado elevara su proyección de crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) para 2018 de 3% a 3,2% y para 2019 de 3,3% a 3,5%.

Pero este mejor escenario se comenzó a fraguar antes a través de los indicadores líderes que permiten prever un mejor escenario macroeconómico en 2018. Uno de esos indicadores es el de la confianza empresarial y de consumidores, que a mediados del año pasado se ubicaban ya en niveles neutrales y que hoy ya se sitúan levemente en terreno positivo o cercano a ello. Lo mismo anticiparon las importaciones de bienes de capital, que en 2017 volvieron a crecer luego de cuatro años de caída. Esto permite esperar con mayor certeza que la inversión crecerá este año en línea con lo previsto por el Banco Central.

Los expertos concordaron en que este repunte descansa, principalmente, en las expectativas que pueda concretar el nuevo Gobierno. Para Patricio Rojas, la explicación de esta mejora en las perspectivas de crecimiento se debe a las expectativas que ha generado la próxima Administración y de su capacidad de concreción. “Hay una percepción de que el nuevo Gobierno tendrá una posición bastante fuerte en destrabar proyectos de inversión, que en el último tiempo han tenido problemas burocráticos o algunos problemas administrativos que han tendido a paralizar esos proyectos”, señaló Rojas. Por ello, el experto aseveró que “si eso realmente se concreta en el corto plazo, claramente la recuperación partirá más temprano”.

Guillermo Le Fort, de Le Fort Economía y Finanzas, subrayó que “los indicadores líderes son volátiles afectados por factores políticos que generan expectativas y, siendo el mercado chileno pequeño, las decisiones internacionales afectan al país”. Asimismo, acotó que la proyección de PIB de 3,2% para este año “es razonable”.

De acuerdo al académico de la Universidad de Chile, Joseph Ramos, la economía podría entrar a un círculo virtuoso donde habría más consumo y más inversión. “Veo que la mayor parte de los analistas están proyectando incluso hasta un crecimiento cerca del 4%”, señaló el economista, agregando que “no hay que ser un gurú para descifrar que la mayor parte del empresariado ve al Gobierno de Sebastián Piñera como más amigable al sector privado”.

Cristián Echeverría, economista y académico de la Universidad del Desarrollo (UDD), indicó que en su escenario base el 2018 será un año bastante mejor que 2017, tanto por aspectos de demanda interna como por la demanda internacional. “No me sorprendería que el Banco Central vaya corrigiendo al alza sus proyecciones de crecimiento”, anticipó, recordando el rango de 2,5%-3,5% que señaló el Informe de Política Monetaria (IPoM) de diciembre.

A su vez, el ex director de Adimark, Roberto Méndez, también entregó una visión optimista al afirmar que la inversión será el motor del crecimiento en 2018. “La inversión es el factor que podría dar una sorpresa al alza este año”.

Mejora de confianza.

Desde mediados del año pasado los indicadores de confianza comenzaron a mostrar un mejor horizonte económico. Esto escenario se está comenzando a consolidar con el alza en las expectativas de PIB.

En ese sentido, el último Índice de Confianza Empresarial, -realizado por la UDD- cerró 2017 en nivel neutral, luego de estar varios meses en niveles levemente pesimista. “Anticipamos una mejora en la confianza empresarial para el 2018, con altos y bajos mes a mes, pero en promedio trimestral, se debería empezar a notar un cambio”, previó Echeverría, quien elabora el informe.

Asimismo, la Encuesta de Percepción y Expectativas del Centro de Microdatos de la Universidad de Chile, ha registrado un alza de casi 10 puntos desde diciembre de 2016. Específicamente, en septiembre de 2017 alcanzó los 116,9 puntos, su mayor nivel desde marzo de 2014.

En esa línea, Joseph Ramos, encargado de la encuesta, precisó que “ganara quien ganara las elecciones, las expectativas igual iban a tender a mejorar, ya que la gente cree que viene algo diferente y apuesta a que eso puede ser mejor”.

Con todo, a juicio del experto el primer año de la administración de Sebastián Piñera será bastante decisivo. “Si es que Piñera logra unión en torno a algunos proyectos de ley y que se genere un clima de que el país puede avanzar en muchos temas, esto puede ser bueno para el futuro”, destacó.

No obstante, precisó que los problemas surgirán si es que el nuevo Gobierno favorece más a algunos grupos que a otros. “El clima de mayor confianza que hay se evaporará”, advirtió.

Finalmente, con una mirada algo más cautelosa, Méndez, quien lideró por años la encuesta Adimark, proyectó que las expectativas para este año, tenderán a estabilizarse. “Probablemente después de marzo se normalizarán, una vez que el nuevo Gobierno asuma”, especificó.

De todas formas, afirmó que los niveles estarán mejor que el año pasado, “hay fundamentos para eso como la política interna y lo externo. Está bastante sólido, pero dentro de unos márgenes que no se van a mover demasiado”.

Asimismo, indicó que el primer año de Piñera será “extremadamente favorable para su proyecto”, ya que a su juicio, la oposición está muy desorganizada. Será una gran oportunidad para el gobierno de Piñera, “al tener una oposición bastante fragmentada y un Congreso que aunque no tiene mayoría, está bastante cerca”, concluyó.