2178792_500.jpg

Economía & Dinero

Hollande anuncia plan de emergencia económica para combatir el desempleo

Pulso y AFP 18/01/2016

El presidente francés anunció que va a destinar más de US$2.000 millones al empleo.

El presidente francés François Hollande  anunció este lunes un “plan de emergencia” en favor del empleo por un monto de “más  de 2.000 millones de euros”, equivalente a US$2.179 millones, financiados por recortes presupuestarios y sin aumento de impuestos. 

Todo ello en el marco de “un nuevo modelo social”, indicó el presidente según lo publicado esta mañana por el periódico francés Le Figaro, donde Hollande también se refirió a que su país debe conseguir un crecimiento más robusto.

“Esos 2.000 millones de euros serán financiados sin tasas suplementarias de  ningún tipo, es decir que serán financiados por economías”, dijo Hollande al  presentar una serie de medidas para luchar contra el desempleo, que afecta a  más de tres millones y medio de personas en Francia. 

Estas declaraciones se dan luego de que la tasa de desempleo en Francia alcanzara su máximo histórico.

En ese sentido, el presidente francés además de proclamar que el país se enfrenta a una incertidumbre económica y desempleo persistente, también existe una “emergencia económica y social”, señaló el periódico francés.

En un discurso de año nuevo ante los sectores económicos del país, el  presidente recordó que un millón de desempleados no tienen el bachiller y  anunció un plan para formar a medio millón de personas, al que se destinarán  mil millones de euros. 

Acusado por la oposición de querer hacer bajar artificialmente las cifras  del desempleo cuando falta un año para la elección presidencial, Hollande  sostuvo que su plan no es un “artificio estadístico”. 

Anunció asimismo el otorgamiento a las empresas de menos de 250 asalariados  de una prima de 2.000 euros anuales por cada contratación de empleados pagados  hasta 1,3 veces el salario mínimo. 

En momentos en que se prepara una reforma del código laboral, Hollande  indicó que las empresas podrán “modular más” el tiempo de trabajo “en interés  del empleo”.