Economía & Dinero

Hasta dónde puede llegar el yuan este año y cuál será su efecto en la economía global

F. Guerrero y L. Ruiz 25/01/2016

Los analistas subrayan que para seguir interviniendo el central chino deberá utilizar una cantidad elevada de sus reservas.

China sigue marcando el pulso de los mercados a medida que entramos en la última semana de enero con importantes caídas en el inicio de año. Así, se han hecho cada vez más comunes las intervenciones del banco central de ese país, con el yuan tocando mínimos de cinco años. Tras esto surge la pregunta de hasta dónde podría caer el yuan y cuál sería su efecto en Chile y en el resto de las economías globales.

“El banco central chino está interviniendo y esperamos que la moneda llegue a cerca de 6,90 yuanes por dólar a fines de año”, dijo a PULSO el estratega de divisas de Commerzbank, Lutz Karpowitz.

El experto agregó que las autoridades chinas no pueden gastar gran parte de sus reservas en una intervención, porque los mercados se pondrían nerviosos si las reservas caen demasiado rápido. “Si las salidas de capital continúan, la posibilidad de que llegue a niveles por sobre 7 yuanes se hace mayor”, señaló.

En tanto, el analista de mercados emergentes TD Securities para China, Sacha Tihanyi, destacó que las autoridades estén controlando la divisa de una manera más estable, ya que están preocupados por la volatilidad general de los mercados financieros. Sin embargo, advirtió, difícilmente esto se mantendrá ya que la cantidad de reservas de tipo de cambio que deberían utilizar debiera ser alta.

“Es probable que logren establecer nuevas presiones depreciativas en las próximas semanas contra el dólar estadounidense, dependiendo del estado en que se encuentren los mercados financieros globales”, dijo a PULSO.

Efecto global

Oxford Economics modeló escenarios explorando una caída de 10% del yuan para el tercer trimestre de 2016 y dijo que, en sí mismo, un movimiento significativo del yuan contra el dólar, si no es acompañado por un shock en el crecimiento de China o un mayor estrés financiero global, tendría solo un impacto menor en la expansión económica global y en la inflación. 

Pero si otros tipos de cambio responden a la debilidad del yuan, como lo han hecho recientemente, el efecto se haría más sustancial y diferenciado. 

Según el centro de estudios inglés, el crecimiento de la zona euro y de Japón estarían entre los más golpeados porque sus tipos de cambio efectivos se apreciarían, añadiendo presión deflacionaria. Esto podría obligar al BCE y al Banco de Japón a implementar más alivio cuantitativo. 

La expansión mundial se ralentizaría a 2,4%, desde el pronóstico actual de Oxford de 2,6%, y la Reserva Federal aumentaría su tasa de interés solo una vez este año. 

Corea del Sur, Taiwán y México se contarían entre los beneficiados, dado que su competitividad en las exportaciones de vería potenciada por la debilidad de sus monedas. Por el movimiento de tipos de cambios de sus rivales, en tanto, China no vería mucho impulso a sus exportaciones.

Archivos relacionados