migrantes

Economía & Dinero

Gremios coinciden en que no debería existir cuota para contratación de migrantes

Lucy Aravena L. 13/02/2018

Límite máximo para la contratación de trabajadores extranjeros es de 15% de la dotación total. El proyecto de ley enviado por el Gobierno eleva esa cifra a 25%. Sin embargo, privados estiman que liberalizarla ayudaría a evitar el empleo informal.

El expansión del fenómeno de la inmigración en Chile ha provocado que esta materia haya escalado en la agenda de los gremios empresariales.

Según datos de Clapes UC, entre 2009 y 2013 los inmigrantes representaban entre el 1,3% y el 1,4% del empleo total, mientras que en 2017 alcanzaron niveles históricos al ascender a 2,1%, lo que equivale a cerca de 200 mil personas.

En ese contexto, la Cámara Nacional de Comercio (CNC), la Sociedad Nacional de Agricultura (SNA), la Cámara Chilena de la Construcción (CChC) y la Sociedad Nacional de Minería (Sonami) concuerdan en que se debe liberalizar completamente el actual límite máximo de 15% para la contratación de trabajadores extranjeros dentro de la dotación total de la empresa. Mientras que la Sociedad de Fomento Fabril (Sofofa) estima que esta cuota debe al menos ser expandida y eventualmente eliminada.

Así, la postura del sector privado va más allá de la última propuesta legal del Gobierno que establece una expansión de la cuota a un 25%.

“Mantener una restricción de contratación del 15% podría operar simplemente como incentivo a la informalidad laboral (…) Necesitamos eliminar este tipo de limitantes para elevar el estadio de nuestro crecimiento potencial”, señala el presidente de Sofofa, Bernardo Larraín Matte.

Mientras, el titular de la SNA, Ricardo Ariztía, considera que la existencia de un límite “no es el camino de poder regularizar el trabajo propiamente tal. O sino se termina en otro procedimiento, en que a través de contratistas, uno amplía la cuota”.

Pero más allá de su visión sobre el límite de contratación, los gremios llevan a cabo políticas particulares para abordar la inmigración dentro de su propio sector.

CNC y su bolsa de trabajo

El comercio y el turismo emplean cerca de un tercio de los trabajadores migrantes existentes en el país. Ante esto, el líder de la CNC, Manuel Melero, cuenta que firmaron un convenio con otras entidades para crear una bolsa de trabajo dirigida al trabajador migrante que busque desempeñarse en estos sectores. Esta bolsa comenzará a operar en marzo y a las empresas que deseen participar se les exigirá que provean de un empleo formal.

SNA y su manual de contratación del migrante

Ariztía revela que el gremio lanzó hace un tiempo un manual para la contratación del trabajador extranjero que elaboraron con la colaboración de la OIT “en el que se da a conocer de manera fácil las diferentes alternativas de contratación que existen en el agro, según la documentación con que cuenta cada inmigrante”.

CCHC, su enfoque en la capacitación y vivienda

El titular de la CChC, Sergio Torretti, señala que el gremio lleva a cabo una serie de capacitaciones para los trabajadores extranjeros dado que la labor del sector requiere de una elevada especialización y máxima seguridad. Además, revela que con el Ministerio de Vivienda trabajan para ver si se puede extender el subsidio para el arriendo a migrantes.

Sofofa y sus propuestas

El gremio identificó un conjunto de medidas sectoriales que restringen la contratación de inmigrantes y que esperan que sean abordadas en una nueva política migratoria. “Consideramos que debiera ampliarse el sistema de becas y el uso de franquicias tributarias en líneas especialmente dirigidas a migrantes para el aprendizaje de idiomas, legislación laboral básica y cultura de trabajo en Chile, y especialmente, certificación de competencias laborales adquiridas en sus países de origen”, acota Bernardo Larraín.

Sonami y su visión global

El presidente de Sonami, Diego Hernández, aclara que si bien no existe una gran cantidad de trabajadores extranjeros en el sector, de todas formas se ha visto migrantes en pequeñas empresas de servicios para la minería, por lo que insiste en que la existencia de una cuota de 15% o 25% es una traba principalmente para las firmas de menor tamaño del sector