1934229_500.jpg

Economía & Dinero

Gobierno suscribirá protocolo de acuerdo para acotar temas que quedarán para marzo en Reforma Laboral

Juan Pablo Palacios 26/01/2016

Documento precisará los temas donde hay diferencias en la NM. El ministro de Hacienda oficializó que aprobación del proyecto se realizará al regreso del receso legislativo.

Lo que era un secreto a voces en el Congreso, definitivamente fue confirmado ayer por el Gobierno en el comité político en La Moneda: el despacho de la Reforma Laboral quedará para marzo, no cumpliéndose con el plazo autoimpuesto que establecía su aprobación a ley en enero.

La ratificación del dato fue realizada por el ministro de Hacienda, Rodrigo Valdés, a los jefes de los partidos de la Nueva Mayoría (NM). “No va a ser posible de aprobar esta semana, pero eso no quita que podamos hacer todos los esfuerzos en los días que siguen para llegar a acuerdos que nos permitan despacharla lo más rápido después”, dijo el secretario de Estado.

Valdés señaló que “seguimos trabajando, puede que tengamos un acuerdo, lo que no vamos a tener es el plazo, porque las comisiones están todas trabajando, las salas también”. Añadió que en la situación actual “tenemos que buscar un buen acuerdo, sacar una buena ley que busque cautelar equilibrios entre equidad, que es muy necesaria, y eficiencia, que también es muy necesaria”.

El aplazamiento se debe a la urgencia de la aprobación de otros proyectos de ley y, especialmente, a que Gobierno no logró convencer a los cinco senadores de la DC que están por morigerar los alcances de la reforma. Los senadores Andrés Zaldívar, Ignacio y Patricio Walker, Jorge Pizarro y Manuel Antonio Matta consideraron que la posición defendida por el Ejecutivo no recoge ninguna de las principales demandas del grupo, por lo que finalmente se restaron de un acuerdo.

La noticia fue vista con reparos desde el sector más duro de la NM. “Dejar la reforma laboral para marzo es una muy mala señal y no se condice con el escenario que nos ha planteado el ministro de Hacienda, con la necesidad de generar confianzas para enfrentar turbulencias económicas. Dejar abierto el tema laboral no es lo más adecuado”, cuestionó el senador y presidente del PPD, Jaime Quintana.

El timonel del PC, Guillermo Teillier, señaló que “yo personalmente hubiera preferido la aprobación ahora de la reforma laboral, pero ya no fue así porque hay diferencias que se mantienen, el gobierno prefirió no llevar a votación, prefirió buscar aun el entendimiento (…) No es bueno, tampoco catastrófico, pero no es bueno porque habíamos hecho un compromiso y los trabajadores estaban esperando que se aprobara ahora”.

En tanto, el presidente de la DC Jorge Pizarro aseveró que “si el gobierno no está en condiciones de plantear una posición concreta” respecto de los puntos que dificultan el diálogo, “es difícil que tengamos posibilidad de despacharla ahora”.

El también DC y titular del Senado, Patricio Walker, defendió la postura de reponer las adecuaciones necesarias que abrían espacios acotados al reemplazo interno. “En el programa de la NM estaba claramente establecido que nosotros íbamos a legislar en torno a impedir el reemplazo externo de trabajadores en huelga y en eso no hay ninguna opinión discrepante. Establecer servicios mínimos y adecuaciones  necesarias fue parte de un acuerdo al que se llegó con el Gobierno. Esa fue una indicación que no presentaron los senadores de la DC, fue presentada por el Gobierno y  firmada por la Presidenta Bachelet. Por lo tanto creo que es muy injusto cuando se trata de cargar responsabilidades sobre un partido político o sobre la mayoría de sus senadores. Lo que nosotros hicimos fue respaldar la indicación del Gobierno”, sostuvo.

Protocolo de acuerdo

Con este nuevo aplazamiento en el Gobierno buscan de todos modos acotar el debate que quedará pendiente para marzo y apuestan a suscribir antes del receso legislativo un protocolo de acuerdo con los parlamentarios que fije los parámetros del eventual acuerdo. 

Trascendió que en el documento se precisarán los seis temas donde hay diferencias en la Nueva Mayoría como adecuaciones en caso de huelga, extensión de beneficios, sindicato interempresa, descuelgue, entrada en vigencia de la ley y reemplazo ante huelgas en firmas subcontratistas.

“Se espera a lo menos zanjar esta semana la mitad de los temas y dejar para inicios de marzo los puntos más duros”, dijo un parlamentario oficialista.

Archivos relacionados