Economía & Dinero

Gobierno evalúa distintos caminos para "salvar" y aprobar este mes Reforma Laboral

Miriam Leiva P. 13/01/2016

Pese a que se han duplicado los acercamientos en la NM, personeros admiten que el tema es complejo y no descartan que discusión se retrase para marzo.

Fue la ministra del Trabajo, Ximena Rincón, la que encendió las alertas respecto de la disposición del Ejecutivo para dar un nuevo tiempo a la Nueva Mayoría para buscar un acuerdo en torno a la Reforma Laboral. La autoridad llamó a los senadores de la oposición integrantes de la Comisión de Trabajo, Andrés Allamand (RN) y Hernán Larraín (UDI), para plantearles la posibilidad de devolver el proyecto a la Comisión. “Les pregunté si no tendrían inconveniente y ambos dijeron que no. Estamos evaluando esa posición, no hay una decisión tomada”, indicó Rincón. 

El retorno del articulado es uno de los caminos, que por vía reglamentaria, evaluó el Ejecutivo para que la Nueva Mayoría llegue a un acuerdo y no aparezca dividida en la votación final, considerando las distancias que existen en temas como reemplazo interno y extensión de beneficios. 

La intención sería despachar el proyecto hoy de la Comisión de Hacienda para que la Sala lo vea en la tarde, si termina el despacho del proyecto de fortalecimiento de la democracia.

Las alternativas que se barajan es que una vez informado el proyecto en la Sala, se solicite un segundo informe a la Comisión de Trabajo; o un nuevo plazo para presentar indicaciones; o se proceda abiertamente a la votación del articulado, lo cual parece la alternativa menos plausible. 

Según los múltiples comentarios en el Senado, el Gobierno decidió no someter a votación el articulado porque terminaría llegando a una Comisión Mixta más afín a los planteamientos pro sindicales que están por una huelga efectiva sin reemplazo. Frente a ese escenario, el proyecto podría quedar “incluso más duro” y dejaría en una encrucijada a los senadores que buscan “moderar” el texto a la hora de votar la propuesta de la Mixta. “Al final previeron un choque de trenes de imprevisibles consecuencias, y prefirieron darse un plazo para rearmar el mono”, resumió agudamente un parlamentario.

¿Acuerdo o chuteo para marzo?

Esta jugada de pedir un segundo informe tiene dos aristas: un acuerdo de la Nueva Mayoría que impida la Mixta y el proyecto salga en enero; o no hay luz y el proyecto se retoma en marzo.

Y pese a la voluntad de buscar un acuerdo, hasta ayer las posiciones seguían sin converger, y los socialistas no cejaban en su idea de no reemplazo en huelga. “Queremos que haya nivelación de la cancha, queremos una nueva ley laboral con huelga efectiva… Tengo esperanza de llegar a buen puerto”, indicó el presidente de la Comisión de Trabajo, senador Juan Pablo Letelier (PS). 

Más dispuesta se mostró la senadora Adriana Muñoz (PPD), integrante de la instancia especializada al manifestar: “No es malo hacer un esfuerzo por agotar el debate en la Comisión y buscar un acuerdo, en vez de ir a medir fuerzas en una votación”. El titular de la Comisión de Hacienda, senador Andrés Zaldívar (DC), defensor de la “moderación”, indicó “no me quiero pronunciar respecto a esa idea, es posible desde el lado reglamentario”.

Los temas que estarán sobre la mesa serán titularidad en extensión de beneficios, presencia de sindicato interempresas en la negociación, tiempo de vacancia de la normativa, huelga, reemplazo, descuelgue y casos de subcontratación. Además, la ministra Rincón adelantó que en este segundo paso se realizarán perfeccionamientos de forma, sugeridos por la Corte Suprema. 

“Tenemos la mejor disposición para desatar los nudos, si este aplazamiento es un reconocimiento de que el Gobierno no tiene mayoría interna, esperamos que sea bien aprovechado y corrija el texto. Ojalá no sea para chutear la pelota y volver a sala con un proyecto defectuoso”, indicó Allamand. 

En todo caso, en La Moneda, el ministro vocero de Gobierno, Marcelo Díaz, admitió ayer la posibilidad de que el debate se dilate a marzo.

Archivos relacionados